/ miércoles 11 de agosto de 2021

Se va o se queda

No hay que meterle mucho seso. Tan simple como preguntar: ¿Usted quiere que el Presidente Andrés Manuel López Obrador siga en su cargo?

Un simple sí o un simple no. Esa debería ser la respuesta a la siguiente consulta popular que seguramente habrá de realizarse a finales de febrero o principios de marzo del año próximo.

El Senador Ricardo Monreal coordinador de Morena en el Senado de la República ha propuesto la pregunta de esta manera: ¿Está de acuerdo con que se concluya de manera anticipada el desempeño del cargo de la persona titular de la Presidencia de la República a partir de la pérdida de confianza?

En la pasada consulta inicialmente se preguntaría a la gente si quería que se enjuiciara a los expresidentes anteriores al actual, pero cambió radicalmente y terminó en algo vago, impreciso y confuso y que solo sirvió para gastar más de 500 millones de pesos, desprestigiar al INE y sin ninguna consecuencia legal ni utilidad práctica.

En la consulta que se avecina y ya se prepara, los actores políticos del presente ya están sacándole la punta al lápiz para hacer la consabida preguntita del se va o se queda.

El Senador Monreal pretende que la respuesta de los consultados se base en la pérdida de la confianza lo cual es un concepto muy relativo, con formulación tendenciosa y que finalmente ocasionará muchas dudas. Lo mismo sucede con el término "conclusión anticipada" y con otra imprecisión: "La persona titular de la Presidencia de la República". Porqué no llamarlo por su nombre?

Es más simple preguntar si usted quiere que el Presidente Andrés Manuel López Obrador siga ocupando el cargo o que se vaya. Se queda o se va. Simple y llano. El que está de acuerdo dice sí y el que no simplemente lo expresa y ya.

Hacerla con figuras literarias como el retruécano, la metáforas, las hipérboles, las sinécdoques, las anáforas, el oxímoron, la metonimia, la prosopopeya y tantos recursos gramaticales que hay, es traicionar a la democracia y hacernos tontos solos.

Si se quiere honrar la palabra del Presidente, respetar la constitución y engrandecer la democracia, solo hay que preguntar: ¿Quiere usted que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se quede o que se vaya? Y la respuesta es un sí o un no.

Pero tras de la revocación del mandato hay muchos temas jurídicos que abordar y serán objeto de una próxima entrega aquí en nuestra casa editorial: EL OCCIDENTAL. Esté usted pendiente.

No hay que meterle mucho seso. Tan simple como preguntar: ¿Usted quiere que el Presidente Andrés Manuel López Obrador siga en su cargo?

Un simple sí o un simple no. Esa debería ser la respuesta a la siguiente consulta popular que seguramente habrá de realizarse a finales de febrero o principios de marzo del año próximo.

El Senador Ricardo Monreal coordinador de Morena en el Senado de la República ha propuesto la pregunta de esta manera: ¿Está de acuerdo con que se concluya de manera anticipada el desempeño del cargo de la persona titular de la Presidencia de la República a partir de la pérdida de confianza?

En la pasada consulta inicialmente se preguntaría a la gente si quería que se enjuiciara a los expresidentes anteriores al actual, pero cambió radicalmente y terminó en algo vago, impreciso y confuso y que solo sirvió para gastar más de 500 millones de pesos, desprestigiar al INE y sin ninguna consecuencia legal ni utilidad práctica.

En la consulta que se avecina y ya se prepara, los actores políticos del presente ya están sacándole la punta al lápiz para hacer la consabida preguntita del se va o se queda.

El Senador Monreal pretende que la respuesta de los consultados se base en la pérdida de la confianza lo cual es un concepto muy relativo, con formulación tendenciosa y que finalmente ocasionará muchas dudas. Lo mismo sucede con el término "conclusión anticipada" y con otra imprecisión: "La persona titular de la Presidencia de la República". Porqué no llamarlo por su nombre?

Es más simple preguntar si usted quiere que el Presidente Andrés Manuel López Obrador siga ocupando el cargo o que se vaya. Se queda o se va. Simple y llano. El que está de acuerdo dice sí y el que no simplemente lo expresa y ya.

Hacerla con figuras literarias como el retruécano, la metáforas, las hipérboles, las sinécdoques, las anáforas, el oxímoron, la metonimia, la prosopopeya y tantos recursos gramaticales que hay, es traicionar a la democracia y hacernos tontos solos.

Si se quiere honrar la palabra del Presidente, respetar la constitución y engrandecer la democracia, solo hay que preguntar: ¿Quiere usted que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se quede o que se vaya? Y la respuesta es un sí o un no.

Pero tras de la revocación del mandato hay muchos temas jurídicos que abordar y serán objeto de una próxima entrega aquí en nuestra casa editorial: EL OCCIDENTAL. Esté usted pendiente.

ÚLTIMASCOLUMNAS