/ jueves 6 de enero de 2022

Las remesas

El Banco de México, informó que entre los meses de enero a noviembre del año 2021, nuestro País recibió de sus migrantes que se encuentran trabajando en Estados Unidos, 46,834 millones de dólares.

Un aumento del 26.73% respecto del mismo período pero del año 2020, siendo muy importante destacar que la tendencia ha sido al alza, a pesar de las notorias dificultades ocasionadas por la pandemia del COVID-19.

4 mil millones de dólares por mes, es una cifra que se refleja claramente en la economía del País, pero es preciso recalcar que ese ingreso procede del esfuerzo de nuestros compatriotas que con el sudor de su frente y perdone usted lo coloquial, pero como dicen en el rancho, "se parten el lomo de sol a sol" se ganan sus 7,65 dólares por hora trabajando de verdad a brazo partido en Estados Unidos.

Ellos, los migrantes mexicanos, envían a sus familias que permanecen aquí, el fruto de su trabajo; solo aquél que ha estado laborando más allá del Río Bravo conoce de las penas, las mortificaciones, las vicisitudes, las privaciones y los riesgos que se experimentan para poder mandar dinero a sus familiares que se han quedado en México.

No es fácil ganar el dinero allá. Se trabaja desde que inicia la jornada hasta que se termina; los supervisores no lo sueltan, todo el tiempo están checando que se haga el trabajo bien y a tiempo; la hora de trabajo verdaderamente tiene 60 minutos.

No se gasta en cosas superfluas; se limitan al máximo los trabajadores, en el colmo del sacrificio, no van a restaurantes lujosos, toman el bus como le llaman, no van al cine, no andan en paseos o casinos, los migrantes quieren que sus esposas, hijos, sus padres y sus hermanos que dejaron en México al menos tengan un techo, ropa limpia y un plato con comida en la mesa.

De verdad hay que reconocer el extraordinario esfuerzo de nuestros Paisanos que ponen todo su empeño y que de paso contribuyen de manera muy importante al crecimiento y fortalecimiento económico de nuestro país, ya que en buena parte la estabilidad financiera depende de los ingresos provenientes de las remesas fruto exclusivo de su trabajo.

Lo que molesta es que haya quienes se suban al carro de la victoria y tomen como propios los esfuerzos de los que en verdad trabajan para las familias que se quedaron en México, no los que disfrutan del presupuesto.

Debe quedar claro que las remesas no son fruto ni obra de este gobierno ni de los anteriores y una cosa más ya que andamos con esos pequeños detalles del discurso oficial: las vacunas no nos las regala el gobierno, las estamos comprando nosotros con el sudor de nuestra frente, se pagan con los impuestos de la gente.

Así que a otro perro con esas pulgas.

* Doctor en Derecho

*** FRASE

De verdad hay que reconocer el extraordinario esfuerzo de nuestros Paisanos que ponen todo su empeño y que de paso contribuyen de manera muy importante al crecimiento y fortalecimiento económico de nuestro país.

El Banco de México, informó que entre los meses de enero a noviembre del año 2021, nuestro País recibió de sus migrantes que se encuentran trabajando en Estados Unidos, 46,834 millones de dólares.

Un aumento del 26.73% respecto del mismo período pero del año 2020, siendo muy importante destacar que la tendencia ha sido al alza, a pesar de las notorias dificultades ocasionadas por la pandemia del COVID-19.

4 mil millones de dólares por mes, es una cifra que se refleja claramente en la economía del País, pero es preciso recalcar que ese ingreso procede del esfuerzo de nuestros compatriotas que con el sudor de su frente y perdone usted lo coloquial, pero como dicen en el rancho, "se parten el lomo de sol a sol" se ganan sus 7,65 dólares por hora trabajando de verdad a brazo partido en Estados Unidos.

Ellos, los migrantes mexicanos, envían a sus familias que permanecen aquí, el fruto de su trabajo; solo aquél que ha estado laborando más allá del Río Bravo conoce de las penas, las mortificaciones, las vicisitudes, las privaciones y los riesgos que se experimentan para poder mandar dinero a sus familiares que se han quedado en México.

No es fácil ganar el dinero allá. Se trabaja desde que inicia la jornada hasta que se termina; los supervisores no lo sueltan, todo el tiempo están checando que se haga el trabajo bien y a tiempo; la hora de trabajo verdaderamente tiene 60 minutos.

No se gasta en cosas superfluas; se limitan al máximo los trabajadores, en el colmo del sacrificio, no van a restaurantes lujosos, toman el bus como le llaman, no van al cine, no andan en paseos o casinos, los migrantes quieren que sus esposas, hijos, sus padres y sus hermanos que dejaron en México al menos tengan un techo, ropa limpia y un plato con comida en la mesa.

De verdad hay que reconocer el extraordinario esfuerzo de nuestros Paisanos que ponen todo su empeño y que de paso contribuyen de manera muy importante al crecimiento y fortalecimiento económico de nuestro país, ya que en buena parte la estabilidad financiera depende de los ingresos provenientes de las remesas fruto exclusivo de su trabajo.

Lo que molesta es que haya quienes se suban al carro de la victoria y tomen como propios los esfuerzos de los que en verdad trabajan para las familias que se quedaron en México, no los que disfrutan del presupuesto.

Debe quedar claro que las remesas no son fruto ni obra de este gobierno ni de los anteriores y una cosa más ya que andamos con esos pequeños detalles del discurso oficial: las vacunas no nos las regala el gobierno, las estamos comprando nosotros con el sudor de nuestra frente, se pagan con los impuestos de la gente.

Así que a otro perro con esas pulgas.

* Doctor en Derecho

*** FRASE

De verdad hay que reconocer el extraordinario esfuerzo de nuestros Paisanos que ponen todo su empeño y que de paso contribuyen de manera muy importante al crecimiento y fortalecimiento económico de nuestro país.

ÚLTIMASCOLUMNAS