/ domingo 24 de mayo de 2020

¿Se les acabo la dignidad?

Al igual que en la administración inmediata pasada, ahora se vuelve a cometer un crimen al que se pretende investir de legalidad, pero en aquel entonces fue duramente criticado y condenado por el ahora Ejecutivo; ahora que hace uso de la misma artimaña, -sin la mínima dignidad-, resulta “benéfica y provechosa” para los jaliscienses, ya que el Legislativo le autorizaron un empréstito a la cabeza del movimiento “ciudadano”, cuando se adujo por el Ejecutivo, como parte de su propuesta, que con toda dignidad defendería los intereses de los jaliscienses e impedirían el hipotecar el Estado y a las nuevas generaciones.

Ahora resulta que de la misma manera los priistas salieron a defender, lo que no se ha dicho que con mucha dignidad el golpe que el viernes de la semana pasada, los del Movimiento Ciudadano, uno del PRD y una de Morena, se coludieron para sestar otro golpe a la sociedad, al autorizar un empréstito que también la sociedad reprobamos, nada más por la cantidad de seis mil doscientos millones de pesos, sin que se justifique puntualmente en que se aplicaran ya que solamente se dice que será para aplicarse en la tan llevada y traída pandemia de COVID 19, de ahí la pregunta, ¿Dónde dejaron la dignidad? que presumían tener o ¿será que no tan solo que los deambulan en la calle sin tapabocas en estos tiempos, son unos pendejos? porque han venido a agravar la situación de sanidad, ¿Qué serán esos diputaditos que junto con el Ejecutivo le asestan semejante golpe a la economía y a la inteligencia de todos los jaliscienses? o ¿se vale, porque todos somos iguales que los que transitaban por la calle sin tapabocas en esos momentos tan delicados de la pandemia? que se puede hacer a diestra y siniestra cualquier cosa en nuestro agravio y no pasa nada.

Es inconcebible semejantes latrocinios por parte del Ejecutivo, que con el argumento de la tan mentada lucha por la austeridad se deje de atender un tema más preocupante que la pandemia que hoy aqueja a todo el mundo, como lo es la falta de seguridad que el Estado nos presta a todos los jaliscienses y cometa la dolosa, grave, trascedente y cobarde acción de reducir el presupuesto a la seguridad, -no se decir a cual, porque no veo ninguna en este Estado- pero aun así hay un presupuesto del Estado destinado para ese rubro; la otra igual de alarmante es que reduce al gasto de la educación a la Universidad de Guadalajara, en principio, como si no nos diéramos cuenta que cada día hay diez veces más muertes violentas y desparecidos, cometidos por la otra delincuencia organizada, que seguirá gozando, igualmente que la oficial, de plena impunidad, hoy por hoy más fortalecida ante la miseria en que viven las instituciones encargadas de ella, si la vida no les importa, menos el patrimonio y evidentemente la educación mucho menos, en definitiva estas acciones son a todas luces equivocas, puesto que no se debe dejar de atender tan importantes rubros y menos aún rebajarles gasto; sin seguridad ni educación, jamás se podrá avanzar a un entorno de satisfacción donde los jaliscienses nos desarrollemos en plenitud.

En otro contexto, pero haciendo hincapié que quisiera cambiar de estilo en mis artículos, pero todavía me corre sangre por las venas y no puedo acallar la criminalidad con que se conducen los Diputados del Movimiento dizque Ciudadano; igual al nefasto proceder a que me refiero en líneas precedentes, resulta ser la convocatoria emitida por el Congreso, para elegir a tres Consejeros que vayan a integrar el Consejo –para mí de la caricatura, que la ley dice de la Judicatura- ya que la corrupción, la beligerancia, la ineptitud y la impunidad, desde los actuales Consejeros, con alguna honrosa excepción, que tienen en sus direcciones a sus cuates, familiares y cómplices en esa institución, que debería de ser lo más honorable, respetable y honesto, que deberá ser el perfil de quien resulte electo por los diputados, ya que al final la ley, no obstante, el cumulo de requisitos, muchos de ellos inútiles como ilegales, es de exigir que se busque dentro de los aspirantes a persona o personas que tengan esa condición, que nos urge a todos los jaliscienses, dejen de vernos como aquellos que caminaban por la calle sin tapabocas, ya basta; espero que no se ofendan, que si así fuera, ni modo, es más ofensiva su actuación sin ningún recato para respetar la inteligencia, el honor, la dignidad y los derechos humanos del ciudadano, que les han importado un bledo en todo este quehacer de la administración pública.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

Al igual que en la administración inmediata pasada, ahora se vuelve a cometer un crimen al que se pretende investir de legalidad, pero en aquel entonces fue duramente criticado y condenado por el ahora Ejecutivo; ahora que hace uso de la misma artimaña, -sin la mínima dignidad-, resulta “benéfica y provechosa” para los jaliscienses, ya que el Legislativo le autorizaron un empréstito a la cabeza del movimiento “ciudadano”, cuando se adujo por el Ejecutivo, como parte de su propuesta, que con toda dignidad defendería los intereses de los jaliscienses e impedirían el hipotecar el Estado y a las nuevas generaciones.

Ahora resulta que de la misma manera los priistas salieron a defender, lo que no se ha dicho que con mucha dignidad el golpe que el viernes de la semana pasada, los del Movimiento Ciudadano, uno del PRD y una de Morena, se coludieron para sestar otro golpe a la sociedad, al autorizar un empréstito que también la sociedad reprobamos, nada más por la cantidad de seis mil doscientos millones de pesos, sin que se justifique puntualmente en que se aplicaran ya que solamente se dice que será para aplicarse en la tan llevada y traída pandemia de COVID 19, de ahí la pregunta, ¿Dónde dejaron la dignidad? que presumían tener o ¿será que no tan solo que los deambulan en la calle sin tapabocas en estos tiempos, son unos pendejos? porque han venido a agravar la situación de sanidad, ¿Qué serán esos diputaditos que junto con el Ejecutivo le asestan semejante golpe a la economía y a la inteligencia de todos los jaliscienses? o ¿se vale, porque todos somos iguales que los que transitaban por la calle sin tapabocas en esos momentos tan delicados de la pandemia? que se puede hacer a diestra y siniestra cualquier cosa en nuestro agravio y no pasa nada.

Es inconcebible semejantes latrocinios por parte del Ejecutivo, que con el argumento de la tan mentada lucha por la austeridad se deje de atender un tema más preocupante que la pandemia que hoy aqueja a todo el mundo, como lo es la falta de seguridad que el Estado nos presta a todos los jaliscienses y cometa la dolosa, grave, trascedente y cobarde acción de reducir el presupuesto a la seguridad, -no se decir a cual, porque no veo ninguna en este Estado- pero aun así hay un presupuesto del Estado destinado para ese rubro; la otra igual de alarmante es que reduce al gasto de la educación a la Universidad de Guadalajara, en principio, como si no nos diéramos cuenta que cada día hay diez veces más muertes violentas y desparecidos, cometidos por la otra delincuencia organizada, que seguirá gozando, igualmente que la oficial, de plena impunidad, hoy por hoy más fortalecida ante la miseria en que viven las instituciones encargadas de ella, si la vida no les importa, menos el patrimonio y evidentemente la educación mucho menos, en definitiva estas acciones son a todas luces equivocas, puesto que no se debe dejar de atender tan importantes rubros y menos aún rebajarles gasto; sin seguridad ni educación, jamás se podrá avanzar a un entorno de satisfacción donde los jaliscienses nos desarrollemos en plenitud.

En otro contexto, pero haciendo hincapié que quisiera cambiar de estilo en mis artículos, pero todavía me corre sangre por las venas y no puedo acallar la criminalidad con que se conducen los Diputados del Movimiento dizque Ciudadano; igual al nefasto proceder a que me refiero en líneas precedentes, resulta ser la convocatoria emitida por el Congreso, para elegir a tres Consejeros que vayan a integrar el Consejo –para mí de la caricatura, que la ley dice de la Judicatura- ya que la corrupción, la beligerancia, la ineptitud y la impunidad, desde los actuales Consejeros, con alguna honrosa excepción, que tienen en sus direcciones a sus cuates, familiares y cómplices en esa institución, que debería de ser lo más honorable, respetable y honesto, que deberá ser el perfil de quien resulte electo por los diputados, ya que al final la ley, no obstante, el cumulo de requisitos, muchos de ellos inútiles como ilegales, es de exigir que se busque dentro de los aspirantes a persona o personas que tengan esa condición, que nos urge a todos los jaliscienses, dejen de vernos como aquellos que caminaban por la calle sin tapabocas, ya basta; espero que no se ofendan, que si así fuera, ni modo, es más ofensiva su actuación sin ningún recato para respetar la inteligencia, el honor, la dignidad y los derechos humanos del ciudadano, que les han importado un bledo en todo este quehacer de la administración pública.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

domingo 05 de julio de 2020

Espléndida impunidad

domingo 28 de junio de 2020

Cuando el arriero es bueno

lunes 22 de junio de 2020

Una Trinidad infame

lunes 08 de junio de 2020

Bendita manifestación

domingo 31 de mayo de 2020

Hoy soluciones, no justificaciones

domingo 24 de mayo de 2020

¿Se les acabo la dignidad?

domingo 17 de mayo de 2020

Un Presidente de la CEDHJ timador

domingo 10 de mayo de 2020

Convocatoria discriminatoria

domingo 03 de mayo de 2020

La mentira, delito grave

Cargar Más