Luis Octavio Cotero Bernal

  / martes 19 de marzo de 2019

Mejor el mal desempeño

Sigue cayendo la Justicia Federal -que la local se cuece aparte- hoy me permito comentar la vergonzosa actitud de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Empecemos, según dicho de una Magistrada de ese Órgano de Control Constitucional, que es integrante del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Laboral en Jalisco, supuestamente recibió la indicación de parte del Director de la Asociación Nacional de Jueces y Magistrados de Circuito del Poder Judicial Federal, quien a su vez recibió la indicación del C. Alfonso Pérez Daza, que es integrante del Consejo de la Judicatura, de dicho poder Federal, institución que grita a los cuatro vientos ser garante de la constitución, lo que constituye una pena mundial para el foro de abogados de este país, ya que se le ordena a jueces y magistrados que se abstengan de emitir comentarios contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ignorando estultamente que también son mexicanos y gozan de todos los derechos humanos consignados en nuestra Carta Magna, como es el de la libertad de expresión, que solo exige preservar el respeto y la dignidad de las personas, lo que exhibe una vez más la miseria de justicia que se ministra en este país, ya que denota la carencia e invasión a la autonomía, primero del poder Ejecutivo en relación al judicial; luego de éste a cada uno de los órganos jurisdiccionales.

En ese orden de ideas, cuando la máxima representación del Poder Judicial se atreve a dar instrucciones de esa naturaleza, so pena de procedimientos de responsabilidad, resulta ocioso, ya que los investidos de administradores de justicia, estoy seguro que saben lo que el derecho mexicano establece respecto de responsabilidades de los servidores públicos, las civiles e inclusive las penales, a que se pueden enfrentar cuando se habla de alguna persona sin fundamento ni razón, de ahí que esa indicación es por demás estéril, en clara violación a su independencia que debe gozar cada poder y cada órgano jurisdiccional.

Es tiempo de que se den cuenta que el resto de los mortales como el suscrito, no estamos de acuerdo ni consentimos actitudes de esta naturaleza, ya es hora que se den cuenta que en este país nadie es absoluto por el solo hecho de detentar un cargo público, ni un poder está por encima de otro, ya que estos tienen sus propias delimitaciones bien establecidas en la ley, donde, por cierto, queda prohibida la invasión de uno sobre el otro, así como en lo particular nuestros derechos terminan, donde comienzan los de los demás, o de una forma más nítida, cumple con tus obligaciones y los derechos ajenos se generarán naturalmente.

Ahora bien, es bien sabido por los integrantes del Poder Judicial, que el que critica injusta e ilegalmente a alguien le trae consecuencias, por tanto no existe la necesidad de estas prevenciones que se les hacen a los jueces y magistrados, más vale y es de extrema urgencia señores consejeros, que mejor se pongan a revisar la calidad y la cantidad de las sentencias que dictan tales funcionarios, que cumplan cabalmente con la ley y el espíritu de esta y no hagan funcionarios sometidos y serviles, que desafortunadamente son los más, en nombre de la institución dictan sentencias medrosas e injustas, en consecuencia, apartadas del derecho y la objetividad con que deben desempeñar el cargo que se les ha conferido a los superiores encargados de la vigilancia del desempeño de los funcionarios judiciales; se debe dejar de exigir y exhibir sometimiento y servilismo al Ejecutivo.

Profesor Investigador de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

Sigue cayendo la Justicia Federal -que la local se cuece aparte- hoy me permito comentar la vergonzosa actitud de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Empecemos, según dicho de una Magistrada de ese Órgano de Control Constitucional, que es integrante del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Laboral en Jalisco, supuestamente recibió la indicación de parte del Director de la Asociación Nacional de Jueces y Magistrados de Circuito del Poder Judicial Federal, quien a su vez recibió la indicación del C. Alfonso Pérez Daza, que es integrante del Consejo de la Judicatura, de dicho poder Federal, institución que grita a los cuatro vientos ser garante de la constitución, lo que constituye una pena mundial para el foro de abogados de este país, ya que se le ordena a jueces y magistrados que se abstengan de emitir comentarios contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ignorando estultamente que también son mexicanos y gozan de todos los derechos humanos consignados en nuestra Carta Magna, como es el de la libertad de expresión, que solo exige preservar el respeto y la dignidad de las personas, lo que exhibe una vez más la miseria de justicia que se ministra en este país, ya que denota la carencia e invasión a la autonomía, primero del poder Ejecutivo en relación al judicial; luego de éste a cada uno de los órganos jurisdiccionales.

En ese orden de ideas, cuando la máxima representación del Poder Judicial se atreve a dar instrucciones de esa naturaleza, so pena de procedimientos de responsabilidad, resulta ocioso, ya que los investidos de administradores de justicia, estoy seguro que saben lo que el derecho mexicano establece respecto de responsabilidades de los servidores públicos, las civiles e inclusive las penales, a que se pueden enfrentar cuando se habla de alguna persona sin fundamento ni razón, de ahí que esa indicación es por demás estéril, en clara violación a su independencia que debe gozar cada poder y cada órgano jurisdiccional.

Es tiempo de que se den cuenta que el resto de los mortales como el suscrito, no estamos de acuerdo ni consentimos actitudes de esta naturaleza, ya es hora que se den cuenta que en este país nadie es absoluto por el solo hecho de detentar un cargo público, ni un poder está por encima de otro, ya que estos tienen sus propias delimitaciones bien establecidas en la ley, donde, por cierto, queda prohibida la invasión de uno sobre el otro, así como en lo particular nuestros derechos terminan, donde comienzan los de los demás, o de una forma más nítida, cumple con tus obligaciones y los derechos ajenos se generarán naturalmente.

Ahora bien, es bien sabido por los integrantes del Poder Judicial, que el que critica injusta e ilegalmente a alguien le trae consecuencias, por tanto no existe la necesidad de estas prevenciones que se les hacen a los jueces y magistrados, más vale y es de extrema urgencia señores consejeros, que mejor se pongan a revisar la calidad y la cantidad de las sentencias que dictan tales funcionarios, que cumplan cabalmente con la ley y el espíritu de esta y no hagan funcionarios sometidos y serviles, que desafortunadamente son los más, en nombre de la institución dictan sentencias medrosas e injustas, en consecuencia, apartadas del derecho y la objetividad con que deben desempeñar el cargo que se les ha conferido a los superiores encargados de la vigilancia del desempeño de los funcionarios judiciales; se debe dejar de exigir y exhibir sometimiento y servilismo al Ejecutivo.

Profesor Investigador de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

domingo 19 de mayo de 2019

Con poquita conciencia

domingo 12 de mayo de 2019

Sólo la verdad salva

domingo 05 de mayo de 2019

Poder sin beneficio

jueves 02 de mayo de 2019

La dictadura imperfecta

domingo 21 de abril de 2019

Gusto injusto

domingo 14 de abril de 2019

¿Águila o gusano?

jueves 11 de abril de 2019

Duele más la indiferencia

martes 19 de marzo de 2019

Mejor el mal desempeño

lunes 04 de marzo de 2019

La trinidad del Estado

lunes 04 de marzo de 2019

La trinidad del Estado

Cargar Más