/ domingo 19 de abril de 2020

Gobierno abombado

¿Sera posible que hayamos llegado a aceptar y consentir una autoridad de escaso entendimiento o razón, frente a la realidad que vivimos todos los días? porque es innegable que las autoridades, tanto a nivel federal como estatal, que frente a la problemática de la delincuencia constante en que vivimos, por todos los rincones de la patria y en particular de nuestro estado, donde se cometen delitos de homicidio, desaparición forzada, robo a casa habitación, robo a negocios, robo de vehículos, robo de autopartes, robo de celulares.

En ocasiones los delincuentes hasta con la vida de la víctima acaban, por solo referir algunos de los delitos, pero es un largo etcétera, de los que gran cantidad o un alto porcentaje ya no se denuncian y que las autoridades ahora dicen, ante tal situación, “que gracias a su esfuerzo se ha bajado el índice de delitos”, mentira que nos les cabe a las instituciones, lo que evidencia indiscutiblemente que son autoridades abombadas, ya que las actitudes frente a esta problemática demuestran que no entienden la función o carecen de entendimiento y de razón, ante la dificultad tan grave que día con día se padece, que en estos momentos se escudan en el tema de la contingencia sanitaria que vivimos.

No somos pocos, sino más bien muchos, los que percibimos la falta de atención del gobierno para emprender contra la delincuencia, inclusive, distintos medios y en particular los que no están chayoteados, señalan y reclaman la indolencia abominable del gobierno para enfrentar el problema que hoy ante la pandemia tan benigna, que así resulta para los jaliscienses, el COVID 19, en relación a los homicidios y desapariciones cotidianas, pues estos dos delitos suman muchas más víctimas que las del virus indicado.

No podemos ser una sociedad y una autoridad abanta, que frente a la problemática de la delincuencia y psicosis causada por todos los medios, a veces informando y otras tantas desinformando con el tema de la pandemia, que la autoridad ha sobresaltado y omitido, como ya dijimos, para nosotros los mexicanos, en particular los jaliscienses, el alto índice de homicidios, a grado tal que en días pasados, en tan solo veinticuatro horas, en distintos puntos de la zona metropolitana, se cometieron nueve feminicidios, además de las muertes de varones, de los que pareciera son hechos irrelevantes y que poco o nada se atiende por las autoridades ni por la sociedad, lo que hace urgente superar el aturdimiento y torpeza desafortunado, para superar esta situación histórica, donde si en otras épocas se padecieron cuestiones semejantes, no existían las cuestiones tecnológicas y científicas de nuestros tiempos, que tienen un alto porcentaje de positivismo y que estultamente se ha utilizado en perjuicio del hombre y del universo que pareciera que éste hoy se recupera de una forma natural y cierta y que para la humanidad nos da la oportunidad de recobrar la conciencia, la dignidad, el honor, la vida y la salud, que en todos sus términos esta agredida, solo nosotros, con nuestra actitud y nuestra conducta podemos superar, sobre todo en pos de las nuevas y venideras generaciones que habitaran este bendito planeta, que los que ya avanzamos en el tránsito de la vida, somos responsables del deterioro a donde lo hemos llevado, por ti, por mí, por todos, viva la vida, el orden, la justicia y la salud.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

Locb15@hotmail.com

¿Sera posible que hayamos llegado a aceptar y consentir una autoridad de escaso entendimiento o razón, frente a la realidad que vivimos todos los días? porque es innegable que las autoridades, tanto a nivel federal como estatal, que frente a la problemática de la delincuencia constante en que vivimos, por todos los rincones de la patria y en particular de nuestro estado, donde se cometen delitos de homicidio, desaparición forzada, robo a casa habitación, robo a negocios, robo de vehículos, robo de autopartes, robo de celulares.

En ocasiones los delincuentes hasta con la vida de la víctima acaban, por solo referir algunos de los delitos, pero es un largo etcétera, de los que gran cantidad o un alto porcentaje ya no se denuncian y que las autoridades ahora dicen, ante tal situación, “que gracias a su esfuerzo se ha bajado el índice de delitos”, mentira que nos les cabe a las instituciones, lo que evidencia indiscutiblemente que son autoridades abombadas, ya que las actitudes frente a esta problemática demuestran que no entienden la función o carecen de entendimiento y de razón, ante la dificultad tan grave que día con día se padece, que en estos momentos se escudan en el tema de la contingencia sanitaria que vivimos.

No somos pocos, sino más bien muchos, los que percibimos la falta de atención del gobierno para emprender contra la delincuencia, inclusive, distintos medios y en particular los que no están chayoteados, señalan y reclaman la indolencia abominable del gobierno para enfrentar el problema que hoy ante la pandemia tan benigna, que así resulta para los jaliscienses, el COVID 19, en relación a los homicidios y desapariciones cotidianas, pues estos dos delitos suman muchas más víctimas que las del virus indicado.

No podemos ser una sociedad y una autoridad abanta, que frente a la problemática de la delincuencia y psicosis causada por todos los medios, a veces informando y otras tantas desinformando con el tema de la pandemia, que la autoridad ha sobresaltado y omitido, como ya dijimos, para nosotros los mexicanos, en particular los jaliscienses, el alto índice de homicidios, a grado tal que en días pasados, en tan solo veinticuatro horas, en distintos puntos de la zona metropolitana, se cometieron nueve feminicidios, además de las muertes de varones, de los que pareciera son hechos irrelevantes y que poco o nada se atiende por las autoridades ni por la sociedad, lo que hace urgente superar el aturdimiento y torpeza desafortunado, para superar esta situación histórica, donde si en otras épocas se padecieron cuestiones semejantes, no existían las cuestiones tecnológicas y científicas de nuestros tiempos, que tienen un alto porcentaje de positivismo y que estultamente se ha utilizado en perjuicio del hombre y del universo que pareciera que éste hoy se recupera de una forma natural y cierta y que para la humanidad nos da la oportunidad de recobrar la conciencia, la dignidad, el honor, la vida y la salud, que en todos sus términos esta agredida, solo nosotros, con nuestra actitud y nuestra conducta podemos superar, sobre todo en pos de las nuevas y venideras generaciones que habitaran este bendito planeta, que los que ya avanzamos en el tránsito de la vida, somos responsables del deterioro a donde lo hemos llevado, por ti, por mí, por todos, viva la vida, el orden, la justicia y la salud.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

Locb15@hotmail.com

domingo 05 de julio de 2020

Espléndida impunidad

domingo 28 de junio de 2020

Cuando el arriero es bueno

lunes 22 de junio de 2020

Una Trinidad infame

lunes 08 de junio de 2020

Bendita manifestación

domingo 31 de mayo de 2020

Hoy soluciones, no justificaciones

domingo 24 de mayo de 2020

¿Se les acabo la dignidad?

domingo 17 de mayo de 2020

Un Presidente de la CEDHJ timador

domingo 10 de mayo de 2020

Convocatoria discriminatoria

domingo 03 de mayo de 2020

La mentira, delito grave

Cargar Más