Francisco Jiménez Reynoso

  / domingo 1 de diciembre de 2019

Policías de Jalisco: despertares…

Los derechos se toman, no se piden. Se arrancan, no se mendigan. Jose Martí.

Históricamente los policías han sido maltratados en México. Y Jalisco no es la excepción. Aunado a la difícil situación que vive el gremio policiaco en virtud de la violencia que se vive en las calles de Jalisco, de las cuales también ellos son víctimas, pues hasta la fecha suman ya 27 policías asesinados, en contraste podemos comparar el año 2018 con 24 policías que corrieron la misma suerte, y a nivel nacional suman más de 300.

Hoy más que nunca el policía en Jalisco vive una situación crítica, pues en lo que va del año han privado de su libertad “levantado” de lo que se sabe al menos a siete policías.

Sabedores somos de la inseguridad y violencia que padecemos todos los mexicanos desde hace algunos años. Gobiernos van, gobiernos vienen y el espiral de inseguridad y violencia sigue a la alza como un “fosa” sin fondo. Las estadísticas son frías, y en mi opinión debemos comenzar por el problema más grave que viven las corporaciones policiacas a nivel nacional y estatal.

El déficit de policías en México es de aproximadamente 100,000, en Jalisco tenemos 0.7 policías por cada 1,000 habitantes, cuando deberían de ser 1.8 según los estándares internacionales. Dicho en otras palabras, a Jalisco le faltan más de 8000 policías. ¿Cómo podemos tener una seguridad pública que resuelva la problemática de prevención de delitos, si ni siquiera tenemos los policías que necesita México y Jalisco? Imposible tener buenos resultados. Tal como decía Einstein: . “No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”…

Mucho se habla de la falta de resultados positivos de los policías en términos generales, en relación a sus obligaciones constitucionales cómo es la de el desempeño adecuado del primer respondiente, de lo que no se habla es del fraude millonario que se llevó acabo por parte de políticos y autoridades que justificaban gastos en capacitación y que obligaban a los policías a firmar documentos en los que habían recibido la misma sin haberla recibido.

Aquí es donde cabe la pregunta: ¿quién es el verdadero culpable del caos que vivimos en Jalisco en materia de seguridad, el policía o el político?

El policía en Jalisco labora en condiciones infrahumanas con horarios que atentan contra sus derechos humanos y laborales. Se dice y con razón que algunas autoridades llegan a pactar con la delincuencia organizada, lamentablemente cuando estos rompen los acuerdos quienes pagan las consecuencias son los policías que son asesinados. En Jalisco de una vez por todas debemos homologar sueldos, prestaciones, insumos, entre otras cosas, en todos los municipios de nuestro estado, para evitar seguir teniendo en nuestra entidad policías de primera, segunda, tercera y hasta cuarta. Es tiempo de una vez por todas dignificar a nuestros policías.

En la que desde que el policía ingresa a la corporación tenga un proyecto de vida para él, así como para sus seres queridos.

En virtud de esta problemática que se vive en México y Jalisco, en torno a la defensa de sus derechos humanos y laborales de los policías, fue que se llevaron a cabo 2 grandes eventos en dos Poderes de nuestra entidad: el Legislativo y el Judicial. El pasado 29 de noviembre.

En el Poder Legislativo, la iniciativa la tomó la diputada Erika Pérez García.

En el Poder Judicial, en el salón de plenos el evento lo encabezó el líder nacional Ramón Bernal a través del “Movimiento nacional en pro de la seguridad”.

Pareciera ser que los policías en Jalisco comienzan a despertar de un sometimiento que han padecido por décadas, sistemático en el que se violan sus derechos humanos y laborales desde diferentes puntos de vista y ángulos.

En ambos eventos tuve la oportunidad de participar con mis opiniones, en las que considero como expectativas urgentes, mismas que enumero enseguida: en primer lugar se debe abatir el déficit de policías en Jalisco, por medio de un adecuado reclutamiento. En la que de forma permanente se tenga presente para los policías el tema de su salud física y Psicológica así como una verdadera capacitación profesional y adecuada de acuerdo a las exigencias del sistema de justicia penal vigente. Es importante poner en la práctica el concepto de meritocracia haciendo uso del servicio profesional de carrera así como el de escalafón, los policías vean un verdadero proyecto de vida, por medio de programas de estímulos, con sueldos atractivos y garantías para sus familias. Finalmente y para rematar estoy de acuerdo en que este tipo de servidores públicos tengan una jubilación digna y a tiempo en relación a que ser policía en Jalisco es una actividad de alto riesgo, para que se jubilen a los 25 años de servicio.

jimenezabogado@gmail.com

Los derechos se toman, no se piden. Se arrancan, no se mendigan. Jose Martí.

Históricamente los policías han sido maltratados en México. Y Jalisco no es la excepción. Aunado a la difícil situación que vive el gremio policiaco en virtud de la violencia que se vive en las calles de Jalisco, de las cuales también ellos son víctimas, pues hasta la fecha suman ya 27 policías asesinados, en contraste podemos comparar el año 2018 con 24 policías que corrieron la misma suerte, y a nivel nacional suman más de 300.

Hoy más que nunca el policía en Jalisco vive una situación crítica, pues en lo que va del año han privado de su libertad “levantado” de lo que se sabe al menos a siete policías.

Sabedores somos de la inseguridad y violencia que padecemos todos los mexicanos desde hace algunos años. Gobiernos van, gobiernos vienen y el espiral de inseguridad y violencia sigue a la alza como un “fosa” sin fondo. Las estadísticas son frías, y en mi opinión debemos comenzar por el problema más grave que viven las corporaciones policiacas a nivel nacional y estatal.

El déficit de policías en México es de aproximadamente 100,000, en Jalisco tenemos 0.7 policías por cada 1,000 habitantes, cuando deberían de ser 1.8 según los estándares internacionales. Dicho en otras palabras, a Jalisco le faltan más de 8000 policías. ¿Cómo podemos tener una seguridad pública que resuelva la problemática de prevención de delitos, si ni siquiera tenemos los policías que necesita México y Jalisco? Imposible tener buenos resultados. Tal como decía Einstein: . “No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”…

Mucho se habla de la falta de resultados positivos de los policías en términos generales, en relación a sus obligaciones constitucionales cómo es la de el desempeño adecuado del primer respondiente, de lo que no se habla es del fraude millonario que se llevó acabo por parte de políticos y autoridades que justificaban gastos en capacitación y que obligaban a los policías a firmar documentos en los que habían recibido la misma sin haberla recibido.

Aquí es donde cabe la pregunta: ¿quién es el verdadero culpable del caos que vivimos en Jalisco en materia de seguridad, el policía o el político?

El policía en Jalisco labora en condiciones infrahumanas con horarios que atentan contra sus derechos humanos y laborales. Se dice y con razón que algunas autoridades llegan a pactar con la delincuencia organizada, lamentablemente cuando estos rompen los acuerdos quienes pagan las consecuencias son los policías que son asesinados. En Jalisco de una vez por todas debemos homologar sueldos, prestaciones, insumos, entre otras cosas, en todos los municipios de nuestro estado, para evitar seguir teniendo en nuestra entidad policías de primera, segunda, tercera y hasta cuarta. Es tiempo de una vez por todas dignificar a nuestros policías.

En la que desde que el policía ingresa a la corporación tenga un proyecto de vida para él, así como para sus seres queridos.

En virtud de esta problemática que se vive en México y Jalisco, en torno a la defensa de sus derechos humanos y laborales de los policías, fue que se llevaron a cabo 2 grandes eventos en dos Poderes de nuestra entidad: el Legislativo y el Judicial. El pasado 29 de noviembre.

En el Poder Legislativo, la iniciativa la tomó la diputada Erika Pérez García.

En el Poder Judicial, en el salón de plenos el evento lo encabezó el líder nacional Ramón Bernal a través del “Movimiento nacional en pro de la seguridad”.

Pareciera ser que los policías en Jalisco comienzan a despertar de un sometimiento que han padecido por décadas, sistemático en el que se violan sus derechos humanos y laborales desde diferentes puntos de vista y ángulos.

En ambos eventos tuve la oportunidad de participar con mis opiniones, en las que considero como expectativas urgentes, mismas que enumero enseguida: en primer lugar se debe abatir el déficit de policías en Jalisco, por medio de un adecuado reclutamiento. En la que de forma permanente se tenga presente para los policías el tema de su salud física y Psicológica así como una verdadera capacitación profesional y adecuada de acuerdo a las exigencias del sistema de justicia penal vigente. Es importante poner en la práctica el concepto de meritocracia haciendo uso del servicio profesional de carrera así como el de escalafón, los policías vean un verdadero proyecto de vida, por medio de programas de estímulos, con sueldos atractivos y garantías para sus familias. Finalmente y para rematar estoy de acuerdo en que este tipo de servidores públicos tengan una jubilación digna y a tiempo en relación a que ser policía en Jalisco es una actividad de alto riesgo, para que se jubilen a los 25 años de servicio.

jimenezabogado@gmail.com

domingo 01 de diciembre de 2019

Policías de Jalisco: despertares…

domingo 24 de noviembre de 2019

La mujer en Jalisco: balance

martes 19 de noviembre de 2019

Sálvese quien pueda

domingo 10 de noviembre de 2019

Extorsiones y secuestros

domingo 27 de octubre de 2019

Estudiantes atacados

domingo 20 de octubre de 2019

Armas e inseguridad

domingo 13 de octubre de 2019

Autoprotección ciudadana

domingo 06 de octubre de 2019

¿Quién gobierna en México, y por qué?

lunes 30 de septiembre de 2019

Jalisco: crisis humanitaria

Cargar Más