/ miércoles 6 de septiembre de 2023

No hay nada de cotidiano en vivir un día más de vida: Emilio, paciente de cáncer en los huesos

La fortaleza de sus padres ha sido fundamental para afrontar todos estos años con la enfermedad

En algún momento de su vida se ha puesto a pensar, qué hacer, qué decir o qué dejar antes de partir, son preguntas que seguramente pocos se hacen pero para personas con alguna enfermedad terminal o en etapas avanzadas esas son situaciones básicas en su día a día y en muchos casos no pueden hacer planes más allá de un mes.

Emilio Ramón Betancour, es un joven de 25 años que vive con cáncer de hueso, motivo por el cual a los 12 años tuvieron que amputarle parte de una de las piernas para evitar dolores intensos, a esta edad sólo agradece todos los días tener una oportunidad más de seguir vivo y lo hace de la manera más amena posible y sin preocuparse ya del mañana o del qué dirán, él vive su momento.

Te recomendamos:

Es por eso que este viernes 8 de septiembre va a impartir una plática en las instalaciones del Code llamada “Antes de Partir” en donde su mensaje será “sacudir a la gente, ayudar a que la gente reacciones un poco sobre qué es la vida, qué hacemos para vivirla, cómo lo hacemos y estas preguntas que nadie nunca se hace, cuál es el propósito de la vida, qué haces para alcanzar ese propósito”, sacarlos de su área de confort.

Emilio considera que lo cotidiano es una trampa, una mentira, “no hay nada de cotidiano en vivir un día más de vida, el problema es que la gente que nunca lo ha vivido, los que tenemos cáncer sí sabemos que cada día que nos da la vida es un regalo, entonces no hay nada de cotidiano en amanecer, es un milagro amanecer” y como tal hay que vivirlo de la mejor manera posible.

Siempre con una sonrisa y los ánimos bien puestos menciona que todos los días hace “lo que la gran mayoría de las personas no hacen, que es vivir, qué hago en el día a día es vivir, no puedo vivir preocupado porque vivir preocupado no es vivir, así que a pesar de los diagnósticos y de todas las situaciones que enfrento lo que hago es vivir mi día a día como si sólo tuviera este día”.

Su recomendación es acudir al médico de inmediato ante cualquier síntoma. Foto. Aurelio Magaña | El Occidental

En su caso la fortaleza de sus padres ha sido fundamental para afrontar todos estos años con la enfermedad y son los que lo empujan para seguir adelante, en especial en los momentos complicados que se le han presentado.

En este sentido su recomendación es acudir al médico de inmediato ante cualquier síntoma de una enfermedad y no dejar pasar las cosas por miedo a recibir una noticia nada agradable y en el 90% de las ocasiones no es nada.

Dijo que cuando supo que debido a esta enfermedad debían de amputarle la pierna, “a los 12 años yo tenía claro que mi vida se había terminado, en dónde iba a triunfar profesionalmente sin una pierna o dónde iba a encontrar a una mujer que pudiera amarme sin una pierna y todas esas cosas que uno se imagina cuando es niño, eres un niño que ni siquiera sabes cómo va a afrontar la vida adulta y encima tienes que imaginarte sin la pierna, la manera que lo tomé de niño no es la misma que ahora de adulto”.

Ante todo este escenario y ante la imposibilidad de revertir la enfermedad es difícil planear su vida a cinco, 10 años tal como lo hace una persona sin enfermedades terminales, en su caso “bajo recomendación médica no puedo hacer planes más allá de un mes, ese es el panorama en el que estoy, si me aviento a hacer planes a tres meses me la estoy jugando, ahorita lo único que necesito es la fe, confiar en que Dios me conceda tiempo de calidad porque ahora buscamos tiempo de calidad y no cantidad”.

Finalmente mencionó que no hay que tener temor de fallecer, no se sabe qué sucede después, no es nada malo, a lo mejor es el inicio de una fiesta más allá y hay culturas que la festejan, así que no hay que tener miedo porque se va a una fiesta a la que en algún momento todos arribarán, unos antes, otros después.

  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • En algún momento de su vida se ha puesto a pensar, qué hacer, qué decir o qué dejar antes de partir, son preguntas que seguramente pocos se hacen pero para personas con alguna enfermedad terminal o en etapas avanzadas esas son situaciones básicas en su día a día y en muchos casos no pueden hacer planes más allá de un mes.

    Emilio Ramón Betancour, es un joven de 25 años que vive con cáncer de hueso, motivo por el cual a los 12 años tuvieron que amputarle parte de una de las piernas para evitar dolores intensos, a esta edad sólo agradece todos los días tener una oportunidad más de seguir vivo y lo hace de la manera más amena posible y sin preocuparse ya del mañana o del qué dirán, él vive su momento.

    Te recomendamos:

    Es por eso que este viernes 8 de septiembre va a impartir una plática en las instalaciones del Code llamada “Antes de Partir” en donde su mensaje será “sacudir a la gente, ayudar a que la gente reacciones un poco sobre qué es la vida, qué hacemos para vivirla, cómo lo hacemos y estas preguntas que nadie nunca se hace, cuál es el propósito de la vida, qué haces para alcanzar ese propósito”, sacarlos de su área de confort.

    Emilio considera que lo cotidiano es una trampa, una mentira, “no hay nada de cotidiano en vivir un día más de vida, el problema es que la gente que nunca lo ha vivido, los que tenemos cáncer sí sabemos que cada día que nos da la vida es un regalo, entonces no hay nada de cotidiano en amanecer, es un milagro amanecer” y como tal hay que vivirlo de la mejor manera posible.

    Siempre con una sonrisa y los ánimos bien puestos menciona que todos los días hace “lo que la gran mayoría de las personas no hacen, que es vivir, qué hago en el día a día es vivir, no puedo vivir preocupado porque vivir preocupado no es vivir, así que a pesar de los diagnósticos y de todas las situaciones que enfrento lo que hago es vivir mi día a día como si sólo tuviera este día”.

    Su recomendación es acudir al médico de inmediato ante cualquier síntoma. Foto. Aurelio Magaña | El Occidental

    En su caso la fortaleza de sus padres ha sido fundamental para afrontar todos estos años con la enfermedad y son los que lo empujan para seguir adelante, en especial en los momentos complicados que se le han presentado.

    En este sentido su recomendación es acudir al médico de inmediato ante cualquier síntoma de una enfermedad y no dejar pasar las cosas por miedo a recibir una noticia nada agradable y en el 90% de las ocasiones no es nada.

    Dijo que cuando supo que debido a esta enfermedad debían de amputarle la pierna, “a los 12 años yo tenía claro que mi vida se había terminado, en dónde iba a triunfar profesionalmente sin una pierna o dónde iba a encontrar a una mujer que pudiera amarme sin una pierna y todas esas cosas que uno se imagina cuando es niño, eres un niño que ni siquiera sabes cómo va a afrontar la vida adulta y encima tienes que imaginarte sin la pierna, la manera que lo tomé de niño no es la misma que ahora de adulto”.

    Ante todo este escenario y ante la imposibilidad de revertir la enfermedad es difícil planear su vida a cinco, 10 años tal como lo hace una persona sin enfermedades terminales, en su caso “bajo recomendación médica no puedo hacer planes más allá de un mes, ese es el panorama en el que estoy, si me aviento a hacer planes a tres meses me la estoy jugando, ahorita lo único que necesito es la fe, confiar en que Dios me conceda tiempo de calidad porque ahora buscamos tiempo de calidad y no cantidad”.

    Finalmente mencionó que no hay que tener temor de fallecer, no se sabe qué sucede después, no es nada malo, a lo mejor es el inicio de una fiesta más allá y hay culturas que la festejan, así que no hay que tener miedo porque se va a una fiesta a la que en algún momento todos arribarán, unos antes, otros después.

  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • Local

    Las becas no resuelven la deserción escolar: especialista Tec Monterrey

    El reto para Jalisco es mejorar el sistema de educación desde la etapa inicial de cada niña y niño

    Local

    El 79% de las empresas entregarán utilidades a sus empleados este año: Coparmex Jalisco

    Esto representa una derrama económica de 31 mil 140 millones de pesos que beneficiarán a 967 mil trabajadores

    Local

    Calandrieros se muestran renuentes a emigrar a un carro eléctrico

    En dos meses termina el plazo para el cambio; ellos seguirán utilizando los caballos para no perder el atractivo y tradición

    Local

    Cuál es la realidad laboral de mujeres en Jalisco, Colima y Nayarit

    Jalisco da más oportunidades a este sector de la población al incorporase a la vida laboral, pero está en último como dueñas de una vivienda