/ viernes 12 de julio de 2019

Humor negro

Una reportera en la mañanera le preguntó al presidente sobre la renuncia de Carlos Urzúa después de haber respondido puntual la misma pregunta que le hizo otro reportero, la insistencia de ciertos medios en asuntos donde "ellos creen poner el dedo en la llaga" nos hacen pensar que las renuncias en el gabinete son catastróficas y una muy mala señal para el plan de desarrollo del nuevo gobierno, algunos graciosos dicen que ya dejó de ser gabinete hace mucho, que ahora es un ropero con puerta giratoria.

Hace semanas, en una mañanera el mismo López Obrador insinuó que habría más renuncias "Y las que faltan" así dijo aquella vez, esto solo nos indica que ya se tienen contemplados a ciertos disidentes dentro de la tan dichosa 4T, personas que actualmente están en el equipo de Obrador y que aún tienen conexiones muy fuertes con sus verdaderos jefes aquellos cuyos comportamientos neoliberales les fueron bien recompensados con jugosos negocios, como ejemplo tenemos a uno de los renunciados que más ruido hizo, Germán Martínez el ex panista que nunca dejó de serlo, cuando estaba en el IMSS antes de irse repartió contratos para guarderías por más de 1 mil millones de pesos, hizo eso y renunció, no podía irse sin antes hacer una fechoría.

Aún me pregunto qué fechoría hizo Urzúa antes de saltar del barco que no se hunde, al contrario, según algunos indicadores inmediatos como el peso y la BMV si se tambalearon pero cosa de horas, las estadísticas volvieron a un flujo normal esa misma noche y al día siguiente como si nada hubiera pasado, el peso sigue siendo la moneda que más le ha ganado terreno al dólar y la BMV sigue tranquila, aquellos infelices alarmistas que empezaron a exhortar a las personas distraídas a comprar dólares solo quedaron en ridículo pues se demostró una vez más que pareciera están en contra de México y no con México.

Estas renuncias hacen parecer desechable el gabinete de AMLO, en verdad el ejecutivo está el pendiente de todos las secretarías y sus funcionarios, los cambios en el gabinete no parecen molestar la estructura, es más el ruido generado por algunos medios, se está dejando claro que a AMLO no le tiembla la mano a la hora de cambiar sus fichas, no importa si esas fichas se conviertan en granadas que suelen tener una implosión que solo deja más preguntas que respuestas como con la patética carta bomba que publicó Urzúa con tema de su renuncia, carta que Tatiana Clouthier en el senado calificó de manera no muy agradable para el propio Carlos Urzúa.

Todo indica que los cambios seguirán, la renuncia del secretario de hacienda no es tema pequeño, pero el presidente y muchos de los personajes políticos con más atención mediática apagaron el fuego rápido, dando la cara, enfrentando a la prensa, en menos de 3 días se nos olvidó la renuncia, este gobierno se está caracterizando por ser expertos bomberos, no dejan crecer el fuego echándole mucha presencia, nada más dando la cara y en diálogo abierto.

Otro punto interesante sobre las formas en las que se maneja el gabinete de AMLO es la idea esa de que AMLO es el que manda de forma dura y sin opciones, se hace lo que él dice o te hace renunciar, esta cuestión la encuentro interesante pues alimenta esa teoría en donde AMLO es un ser con aires de totalitario y estadista, apenas van 7 meses de gobierno y las cosas apenas están agarrando forma, eso lo menciono porque el mismo Ricardo Monreal lo dijo, esto de la 4T apenas comienza, o sea que nos esperan más dramas de gobernabilidad ? pues hay que ponernos cómodos.

Aún me pregunto qué fechoría hizo Urzúa antes de saltar del barco que no se hunde, al contrario, según algunos indicadores inmediatos como el peso y la BMV si se tambalearon pero cosa de horas, las estadísticas volvieron a un flujo normal esa misma noche y al día siguiente como si nada hubiera pasado, el peso sigue siendo la moneda que más le ha ganado terreno al dólar y la BMV sigue tranquila.

Una reportera en la mañanera le preguntó al presidente sobre la renuncia de Carlos Urzúa después de haber respondido puntual la misma pregunta que le hizo otro reportero, la insistencia de ciertos medios en asuntos donde "ellos creen poner el dedo en la llaga" nos hacen pensar que las renuncias en el gabinete son catastróficas y una muy mala señal para el plan de desarrollo del nuevo gobierno, algunos graciosos dicen que ya dejó de ser gabinete hace mucho, que ahora es un ropero con puerta giratoria.

Hace semanas, en una mañanera el mismo López Obrador insinuó que habría más renuncias "Y las que faltan" así dijo aquella vez, esto solo nos indica que ya se tienen contemplados a ciertos disidentes dentro de la tan dichosa 4T, personas que actualmente están en el equipo de Obrador y que aún tienen conexiones muy fuertes con sus verdaderos jefes aquellos cuyos comportamientos neoliberales les fueron bien recompensados con jugosos negocios, como ejemplo tenemos a uno de los renunciados que más ruido hizo, Germán Martínez el ex panista que nunca dejó de serlo, cuando estaba en el IMSS antes de irse repartió contratos para guarderías por más de 1 mil millones de pesos, hizo eso y renunció, no podía irse sin antes hacer una fechoría.

Aún me pregunto qué fechoría hizo Urzúa antes de saltar del barco que no se hunde, al contrario, según algunos indicadores inmediatos como el peso y la BMV si se tambalearon pero cosa de horas, las estadísticas volvieron a un flujo normal esa misma noche y al día siguiente como si nada hubiera pasado, el peso sigue siendo la moneda que más le ha ganado terreno al dólar y la BMV sigue tranquila, aquellos infelices alarmistas que empezaron a exhortar a las personas distraídas a comprar dólares solo quedaron en ridículo pues se demostró una vez más que pareciera están en contra de México y no con México.

Estas renuncias hacen parecer desechable el gabinete de AMLO, en verdad el ejecutivo está el pendiente de todos las secretarías y sus funcionarios, los cambios en el gabinete no parecen molestar la estructura, es más el ruido generado por algunos medios, se está dejando claro que a AMLO no le tiembla la mano a la hora de cambiar sus fichas, no importa si esas fichas se conviertan en granadas que suelen tener una implosión que solo deja más preguntas que respuestas como con la patética carta bomba que publicó Urzúa con tema de su renuncia, carta que Tatiana Clouthier en el senado calificó de manera no muy agradable para el propio Carlos Urzúa.

Todo indica que los cambios seguirán, la renuncia del secretario de hacienda no es tema pequeño, pero el presidente y muchos de los personajes políticos con más atención mediática apagaron el fuego rápido, dando la cara, enfrentando a la prensa, en menos de 3 días se nos olvidó la renuncia, este gobierno se está caracterizando por ser expertos bomberos, no dejan crecer el fuego echándole mucha presencia, nada más dando la cara y en diálogo abierto.

Otro punto interesante sobre las formas en las que se maneja el gabinete de AMLO es la idea esa de que AMLO es el que manda de forma dura y sin opciones, se hace lo que él dice o te hace renunciar, esta cuestión la encuentro interesante pues alimenta esa teoría en donde AMLO es un ser con aires de totalitario y estadista, apenas van 7 meses de gobierno y las cosas apenas están agarrando forma, eso lo menciono porque el mismo Ricardo Monreal lo dijo, esto de la 4T apenas comienza, o sea que nos esperan más dramas de gobernabilidad ? pues hay que ponernos cómodos.

Aún me pregunto qué fechoría hizo Urzúa antes de saltar del barco que no se hunde, al contrario, según algunos indicadores inmediatos como el peso y la BMV si se tambalearon pero cosa de horas, las estadísticas volvieron a un flujo normal esa misma noche y al día siguiente como si nada hubiera pasado, el peso sigue siendo la moneda que más le ha ganado terreno al dólar y la BMV sigue tranquila.