/ lunes 25 de diciembre de 2023

Fiestas sustentables


Las festividades decembrinas son esperadas con gran ilusión por niños, niñas, jóvenes y adultos cada año; oficinas, centros comerciales y, especialmente, hogares se llenan de luces y se decoran de manera cálida. Además, esta temporada es una de las que conlleva un mayor consumo: abundancia de comida, intercambio de regalos y compras, así como viajes que forman parte de la tradición. Sin embargo, estas actividades son poco respetuosas con el medio ambiente.

Durante la Navidad, el excesivo uso de luces aumenta el consumo eléctrico, generando 30 millones de kilovatios por hora y emitiendo 10 mil toneladas de CO2. Los residuos navideños aumentan en un 20%, produciendo gases de efecto invernadero en vertederos. El consumo de baterías se eleva un 25%, con la eliminación inadecuada de estas, pudiendo contaminar grandes cantidades de agua.

Por otro lado, los fuegos artificiales producen contaminantes atmosféricos. Por ejemplo, el perclorato de sodio resulta nocivo para la salud, ya que puede afectar la tiroides, las concentraciones de este químico dañan los microorganismos y la fauna. La tradición de realizar fogatas con leña o muebles viejos también es una actividad que perjudica considerablemente la salud y la calidad del aire se ve afectada.

¿Cómo podemos hacer una Navidad sustentable? La sostenibilidad no implica renunciar a disfrutar de las celebraciones, sino hacerlo de manera responsable sin comprometer los recursos para las generaciones futuras. Promover la sustentabilidad implica un cambio necesario en las tradiciones y costumbres de las personas, comunidades y países, recordando que no hay un planeta B.

La planificación de la cena, elegir regalos creativos y amigables con el medio ambiente, apoyar a pequeñas empresas locales, considerar la opción de rentar un árbol de Navidad, dar un giro creativo a las decoraciones existentes, realiza trueques con amigos, vecinos o familiares, son soluciones sustentables.

Piensa al momento de comprar ropa, ya que se advierte que el 95% de los suéteres están hechos con plástico. Tan solo la industria de la moda contribuye al 10% de las emisiones mundiales de CO2. Utiliza lo que ya tienes.

¿Y por qué no dedicar una uva al propósito de consumir menos y promover la sustentabilidad en la familia y la comunidad? Adoptar estas prácticas contribuirá a unas festividades más responsables y respetuosas con el medio ambiente. ¡Felices Fiestas!

miguel.zarateh@hotmail.com

X: @MiguelZarateH


Las festividades decembrinas son esperadas con gran ilusión por niños, niñas, jóvenes y adultos cada año; oficinas, centros comerciales y, especialmente, hogares se llenan de luces y se decoran de manera cálida. Además, esta temporada es una de las que conlleva un mayor consumo: abundancia de comida, intercambio de regalos y compras, así como viajes que forman parte de la tradición. Sin embargo, estas actividades son poco respetuosas con el medio ambiente.

Durante la Navidad, el excesivo uso de luces aumenta el consumo eléctrico, generando 30 millones de kilovatios por hora y emitiendo 10 mil toneladas de CO2. Los residuos navideños aumentan en un 20%, produciendo gases de efecto invernadero en vertederos. El consumo de baterías se eleva un 25%, con la eliminación inadecuada de estas, pudiendo contaminar grandes cantidades de agua.

Por otro lado, los fuegos artificiales producen contaminantes atmosféricos. Por ejemplo, el perclorato de sodio resulta nocivo para la salud, ya que puede afectar la tiroides, las concentraciones de este químico dañan los microorganismos y la fauna. La tradición de realizar fogatas con leña o muebles viejos también es una actividad que perjudica considerablemente la salud y la calidad del aire se ve afectada.

¿Cómo podemos hacer una Navidad sustentable? La sostenibilidad no implica renunciar a disfrutar de las celebraciones, sino hacerlo de manera responsable sin comprometer los recursos para las generaciones futuras. Promover la sustentabilidad implica un cambio necesario en las tradiciones y costumbres de las personas, comunidades y países, recordando que no hay un planeta B.

La planificación de la cena, elegir regalos creativos y amigables con el medio ambiente, apoyar a pequeñas empresas locales, considerar la opción de rentar un árbol de Navidad, dar un giro creativo a las decoraciones existentes, realiza trueques con amigos, vecinos o familiares, son soluciones sustentables.

Piensa al momento de comprar ropa, ya que se advierte que el 95% de los suéteres están hechos con plástico. Tan solo la industria de la moda contribuye al 10% de las emisiones mundiales de CO2. Utiliza lo que ya tienes.

¿Y por qué no dedicar una uva al propósito de consumir menos y promover la sustentabilidad en la familia y la comunidad? Adoptar estas prácticas contribuirá a unas festividades más responsables y respetuosas con el medio ambiente. ¡Felices Fiestas!

miguel.zarateh@hotmail.com

X: @MiguelZarateH

ÚLTIMASCOLUMNAS