Manuel Villagómez Rodríguez

  / martes 4 de junio de 2019

El TLC y Trump


Ante la amenaza arancelaria, unilateral y carente de entendimiento de Trump a los productos mexicanos, el presidente López Obrador contestó y propuso la búsqueda de acuerdos con E.U. por medio del diálogo; antes declaró “Libre Comercio sí, Guerra Comercial No”. El domingo expresó “el gobierno y el pueblo de México son amigos del gobierno y pueblo de E.U.” y en ese tenor nombró a la delegación negociadora que encabeza Marcelo Ebrard (SRE) y Graciela Márquez (SE), entre otros, que serían recibidos por el secretario de Estado de E.U. Mike Pompeo.

Así, Marcelo Ebrard ratificó en su conferencia en Estados Unidos el trabajo y las acciones que ha hecho el gobierno mexicano en 6 meses y que Trump tiene qué verlas y hablar. Trump habla del Libre Comercio carente de información porque tenemos vigente el TLC de América del Norte y vencerá el día que las cámaras de Senadores de E.U., Canadá y México aprueben el T-MEC que puede ser en este mes.

Ante la reiteración de amenazas a nuestro país, López Obrador ya adelantó que si es necesario, México acudirá a tribunales internacionales con la idea de que Trump no cumpla sus amagos. Es evidente que el grupo que está en E.U. para negociar, cuenta con todo el apoyo que ha recibido el presidente de parte de todos los sectores, pues como lo expresó es “hora de la unidad nacional”; el resumen de los editorialistas y comentaristas de los medios de comunicación así lo demuestran en nuestro país, incluso en E.U. que, por medio de gráficas están advirtiendo al pueblo de E.U. el encarecimiento de los productos que están importando de México.

López Obrador confía en que hay ambiente a favor del diálogo, que es lo mejor, y para eso son los tratados comerciales que contemplan el capítulo de Controversias, para estar permanentemente dialogando los problemas que se dan en el flujo de mercancías de país a país.

De nuestra parte tenemos: en el campo las verduras, fruta, maíz, frijol; en la pesca el atún; en los servicios, el transporte y en el sector industrial muchos productos a los que se les impongan normas de última hora, claro que los empresarios hacemos un grande esfuerzo para cumplirlas y hasta nos obligan a mejorar la calidad pero Trump, no ha leído el TLC en vigor y tampoco consulta a los especialistas que tiene al pendiente de que México y Canadá cumplan con las reglas.

Argumenta el problema migratorio y López Obrador desde un principio le propuso que para resolver ese problema hay que atacar la causa que es la falta de oportunidad de trabajo en los países de Centroamérica, México ya se reunió con los responsables de estos países para realizar proyectos de inversión que generen empleos para que los ciudadanos no emigren por hambre, para esto ya hay programas para Yucarán, Quintana Roo, Campeche y Oaxaca, faltan por definir los programas de cada país centroamericano y esperamos que E.U. vea que es la única manera de frenar la emigración que es un problema que afecta a todos.

El primer acuerdo comercial que firmamos con E.U. fue en 1942 y condenaba a México a ser proveedor de materias primas y a abandonar el proyecto de industrialización, acuerdo que se anuló porque Vicente Lombardo convenció a Domingo Lavín que los sectores industrial y obrero le pedirían a Ávila Camacho que se anulara por ser lesivo para el desarrollo del país, quedando el acuerdo de mano obra que consistió en que el gobierno americano le solicitaría al mexicano, trabajadores principalmente para el campo, por lo que instalaron campos de contratación a donde acudían los campesinos y mediante sorteo y pasando los exámenes médicos salían, pero el gobierno americano tenía que regresarlos en el mismo estado de salud, esto operó hasta que Díaz Ordaz en Gobernación lo canceló, originando muertes en la frontera y un gran abuso con los mexicanos. López Obrador tiene la posibilidad histórica de darle vida a este acuerdo porque Trump está fuera de la razón.

mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com


Ante la amenaza arancelaria, unilateral y carente de entendimiento de Trump a los productos mexicanos, el presidente López Obrador contestó y propuso la búsqueda de acuerdos con E.U. por medio del diálogo; antes declaró “Libre Comercio sí, Guerra Comercial No”. El domingo expresó “el gobierno y el pueblo de México son amigos del gobierno y pueblo de E.U.” y en ese tenor nombró a la delegación negociadora que encabeza Marcelo Ebrard (SRE) y Graciela Márquez (SE), entre otros, que serían recibidos por el secretario de Estado de E.U. Mike Pompeo.

Así, Marcelo Ebrard ratificó en su conferencia en Estados Unidos el trabajo y las acciones que ha hecho el gobierno mexicano en 6 meses y que Trump tiene qué verlas y hablar. Trump habla del Libre Comercio carente de información porque tenemos vigente el TLC de América del Norte y vencerá el día que las cámaras de Senadores de E.U., Canadá y México aprueben el T-MEC que puede ser en este mes.

Ante la reiteración de amenazas a nuestro país, López Obrador ya adelantó que si es necesario, México acudirá a tribunales internacionales con la idea de que Trump no cumpla sus amagos. Es evidente que el grupo que está en E.U. para negociar, cuenta con todo el apoyo que ha recibido el presidente de parte de todos los sectores, pues como lo expresó es “hora de la unidad nacional”; el resumen de los editorialistas y comentaristas de los medios de comunicación así lo demuestran en nuestro país, incluso en E.U. que, por medio de gráficas están advirtiendo al pueblo de E.U. el encarecimiento de los productos que están importando de México.

López Obrador confía en que hay ambiente a favor del diálogo, que es lo mejor, y para eso son los tratados comerciales que contemplan el capítulo de Controversias, para estar permanentemente dialogando los problemas que se dan en el flujo de mercancías de país a país.

De nuestra parte tenemos: en el campo las verduras, fruta, maíz, frijol; en la pesca el atún; en los servicios, el transporte y en el sector industrial muchos productos a los que se les impongan normas de última hora, claro que los empresarios hacemos un grande esfuerzo para cumplirlas y hasta nos obligan a mejorar la calidad pero Trump, no ha leído el TLC en vigor y tampoco consulta a los especialistas que tiene al pendiente de que México y Canadá cumplan con las reglas.

Argumenta el problema migratorio y López Obrador desde un principio le propuso que para resolver ese problema hay que atacar la causa que es la falta de oportunidad de trabajo en los países de Centroamérica, México ya se reunió con los responsables de estos países para realizar proyectos de inversión que generen empleos para que los ciudadanos no emigren por hambre, para esto ya hay programas para Yucarán, Quintana Roo, Campeche y Oaxaca, faltan por definir los programas de cada país centroamericano y esperamos que E.U. vea que es la única manera de frenar la emigración que es un problema que afecta a todos.

El primer acuerdo comercial que firmamos con E.U. fue en 1942 y condenaba a México a ser proveedor de materias primas y a abandonar el proyecto de industrialización, acuerdo que se anuló porque Vicente Lombardo convenció a Domingo Lavín que los sectores industrial y obrero le pedirían a Ávila Camacho que se anulara por ser lesivo para el desarrollo del país, quedando el acuerdo de mano obra que consistió en que el gobierno americano le solicitaría al mexicano, trabajadores principalmente para el campo, por lo que instalaron campos de contratación a donde acudían los campesinos y mediante sorteo y pasando los exámenes médicos salían, pero el gobierno americano tenía que regresarlos en el mismo estado de salud, esto operó hasta que Díaz Ordaz en Gobernación lo canceló, originando muertes en la frontera y un gran abuso con los mexicanos. López Obrador tiene la posibilidad histórica de darle vida a este acuerdo porque Trump está fuera de la razón.

mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com

martes 10 de diciembre de 2019

“Vandana Shiva y las tortillas”

martes 26 de noviembre de 2019

Ciudad señorial e insignes

martes 12 de noviembre de 2019

Porque cambiar en parte el rumbo de México

lunes 07 de octubre de 2019

Hacienda reiteró “no" a El Zapotillo

lunes 30 de septiembre de 2019

El TLC y Chapala

lunes 23 de septiembre de 2019

Nace la auténtica Reforma Educativa

lunes 16 de septiembre de 2019

El Grito y la cuarta transformación

lunes 19 de agosto de 2019

De Palacio Nacional a Temacapulín

lunes 12 de agosto de 2019

La migración de 1942 a 1960

Cargar Más