Manuel Villagómez Rodríguez

  / lunes 1 de julio de 2019

El acuerdo con Guanajuato no beneficia a Jalisco

En los decretos federales, siempre quedó que el 76% de las aguas del Río Verde es para Jalisco y el 24% para Guanajuato, por lo tanto, en este “Acuerdo de Entendimiento para el Aprovechamiento de las Aguas del Río Verde” no hay ninguna novedad. Con relación al acuerdo de Emilio González en donde dejaba el 68% para Guanajuato y el 32% para Jalisco, lo anuló la SCJN desde 2012, así que, lo que se presume en este acuerdo es falso.

Este acuerdo de entendimiento es confirmar el proyecto Foxiano que consiste en inundar las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo y en cuanto al agua para la zona conurbada de Guadalajara que tiene reservada en el decreto, son 300 Mm3 y asignada solamente 176 vía el Purgatorio y el acuerdo no menciona estas cifras pero sí hablan incluso, del beneficio para el Lago de Chapala.

Nosotros vemos más bien un acuerdo de desentendimiento por lo siguiente: le están haciendo caso a la presión que últimamente está ejerciendo el Consejo Consultivo del Agua a la autoridad federal para que se construya la cortina a 105 metros de altura como lo solicitó Emilio González y quien primero se comprometió a no inundar las comunidades y después se retractó diciendo que era un proyecto federal, lo mismo declaró Jorge Aristóteles quien incluso hizo el ridículo pagándole a la UNOPS 90 millones de pesos para que le justificara una cortina de 105 metros, por lo que este acuerdo de entendimiento tiene sus aristas al no apegarse a la verdad ya que el gobernador de Guanajuato no tiene absolutamente ningún problema para firmar cualquier convenio pero no así el gobernador de Jalisco, que tiene que resolver la situación jurídica que implican los amparos y en el aspecto político tiene que dar una explicación a sus declaraciones como candidato en abril de 2012 cuando dijo que no permitiría que se inundaran las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Lo mismo dijo cuando pidió su ratificación como presidente de Guadalajara y lo confirmó en la campaña a la gubernatura de 2018. También tendrá que convencer a 14 Municipios que ya hicieron suya la recomendación vinculatoria del no al trasvase de agua del Río Verde a León, a los ganaderos y ejidatarios que se ampararon, a la CEDHJ que le ha enviado dos recomendaciones solicitándole la cancelación de este proyecto, además tiene que convencer a los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo de que abandonen sus casas porque el ya cambió de opinión y que, como gobernador, ya no los va a defender porque firmó sin consultarles un acuerdo para que los inunden y a los agricultores que van a perder 4,500 hectáreas de tierra fértil.

Los problemas que tiene el gobernador Enrique Alfaro para reactivar el proyecto del Zapotillo son difíciles y le pueden llevar los cinco años y medio que le quedan y puede ser el cuarto gobernador que no puede sacar adelante un proyecto que sus bases siguen siendo la corrupción, la injustica y el engaño a la opinión pública porque se firma un acuerdo en el cual no se nos dice nada de las cuentas pendientes con la empresa fraudulenta de Abengoa, S.A. de C.V. Qué bueno que el gobernador Enrique Alfaro trate de resolver el problema de abasto de agua para el AMG así como para Los Altos de Jalisco y en esta intención cuenta con el apoyo de todos pero no es con el Zapotillo.


mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com

En los decretos federales, siempre quedó que el 76% de las aguas del Río Verde es para Jalisco y el 24% para Guanajuato, por lo tanto, en este “Acuerdo de Entendimiento para el Aprovechamiento de las Aguas del Río Verde” no hay ninguna novedad. Con relación al acuerdo de Emilio González en donde dejaba el 68% para Guanajuato y el 32% para Jalisco, lo anuló la SCJN desde 2012, así que, lo que se presume en este acuerdo es falso.

Este acuerdo de entendimiento es confirmar el proyecto Foxiano que consiste en inundar las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo y en cuanto al agua para la zona conurbada de Guadalajara que tiene reservada en el decreto, son 300 Mm3 y asignada solamente 176 vía el Purgatorio y el acuerdo no menciona estas cifras pero sí hablan incluso, del beneficio para el Lago de Chapala.

Nosotros vemos más bien un acuerdo de desentendimiento por lo siguiente: le están haciendo caso a la presión que últimamente está ejerciendo el Consejo Consultivo del Agua a la autoridad federal para que se construya la cortina a 105 metros de altura como lo solicitó Emilio González y quien primero se comprometió a no inundar las comunidades y después se retractó diciendo que era un proyecto federal, lo mismo declaró Jorge Aristóteles quien incluso hizo el ridículo pagándole a la UNOPS 90 millones de pesos para que le justificara una cortina de 105 metros, por lo que este acuerdo de entendimiento tiene sus aristas al no apegarse a la verdad ya que el gobernador de Guanajuato no tiene absolutamente ningún problema para firmar cualquier convenio pero no así el gobernador de Jalisco, que tiene que resolver la situación jurídica que implican los amparos y en el aspecto político tiene que dar una explicación a sus declaraciones como candidato en abril de 2012 cuando dijo que no permitiría que se inundaran las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Lo mismo dijo cuando pidió su ratificación como presidente de Guadalajara y lo confirmó en la campaña a la gubernatura de 2018. También tendrá que convencer a 14 Municipios que ya hicieron suya la recomendación vinculatoria del no al trasvase de agua del Río Verde a León, a los ganaderos y ejidatarios que se ampararon, a la CEDHJ que le ha enviado dos recomendaciones solicitándole la cancelación de este proyecto, además tiene que convencer a los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo de que abandonen sus casas porque el ya cambió de opinión y que, como gobernador, ya no los va a defender porque firmó sin consultarles un acuerdo para que los inunden y a los agricultores que van a perder 4,500 hectáreas de tierra fértil.

Los problemas que tiene el gobernador Enrique Alfaro para reactivar el proyecto del Zapotillo son difíciles y le pueden llevar los cinco años y medio que le quedan y puede ser el cuarto gobernador que no puede sacar adelante un proyecto que sus bases siguen siendo la corrupción, la injustica y el engaño a la opinión pública porque se firma un acuerdo en el cual no se nos dice nada de las cuentas pendientes con la empresa fraudulenta de Abengoa, S.A. de C.V. Qué bueno que el gobernador Enrique Alfaro trate de resolver el problema de abasto de agua para el AMG así como para Los Altos de Jalisco y en esta intención cuenta con el apoyo de todos pero no es con el Zapotillo.


mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com

lunes 19 de agosto de 2019

De Palacio Nacional a Temacapulín

lunes 12 de agosto de 2019

La migración de 1942 a 1960

lunes 05 de agosto de 2019

El Zapotillo, monumento de corrupción

lunes 08 de julio de 2019

El Decálogo de Temacapulín

lunes 24 de junio de 2019

Carta al Gobernador de Guanajuato

lunes 10 de junio de 2019

El Acuerdo México-EU

Cargar Más