/ lunes 19 de diciembre de 2022

Navidad con Santa Claus: Niños desean el regreso de sus familiares

Se enfrentan a peticiones emocionales por parte de los menores

Añoranza por los juguetes tradicionales de madera que ya no piden, nudos en la garganta al no saber explicar algunas situaciones de la vida y hasta tristeza por las penas de los menores que piden que regresen familiares desaparecidos, son algunas de las situaciones que viven los Santa Claus del Centro de Guadalajara y que en ocasiones se olvidan por la risa bonachona que emiten para atraer la atención de los tapatíos y paseantes.

Hacer el personaje vestido de rojo, cinturón negro ancho, barba larga blanca, lentes, gorrito rojo y botas negras, no siempre es alegre ya que a dos años de la pandemia se vuelven a encontrar “con sus niños” y les piden que se porten bien con su papá, su mamá, sus abuelitos, hermanos y con toda la gente porque en caso contrario no les traerán juguetes o regalos, pero la alegría se apaga cuando las peticiones emocionales de los menores salen a flote.

Te recomendamos:

De sol a sol y hasta con aire frío así se la pasan día con día esperando a que lleguen los niños; algunos con gusto se aceran, otros hasta miedo les tienen o simplemente son apáticos a tomarse la tradicional foto de Navidad.

Así Santa Claus dijo que en este año lo que más le han solicitado los menores son pelotas, juguetes, muñecas, carros a control remoto y alguna que otra tablet, aunque con pesar señala que muchos de los menores “me han pedido que regresen algunos familiares que fallecieron” y con pesar y un brillo en sus ojos indica que “me es muy difícil darles o explicarles ese importante deseo” que no se podrá cumplir por ser una ley de la vida.

Con una sonrisa nerviosa y aflorando sus emociones, Santa Claus indicó que las nuevas generaciones ya olvidaron los juguetes de madera, los baleros y alguno otro de antaño y que no requerían más energía que la que uno mismo le ponía para correr detrás de ellos o lanzarlos al aire.

A veces reciben peticiones tristes

Al pensar en alguna de las peticiones más tristes que le han hecho menores, respira profundo antes de responder y pensando a lo lejos indica que “me pidieron que su papá volviera a la casa” lo cual tampoco les puede explicar esas ausencias definitivas y sólo los reconforta.

A su lugar llegan niños de la clase media a la clase baja, ninguno en donde su familia es de alto poder adquisitivo. Algunos de los menores han “llorado por miedo, ninguno por felicidad.

Les da miedo acercarse y así vuelve a su trabajo tratando de entender a los menores y los deseos más inesperados.

Ahora piden celulares

En el caso de Francisco Javier (quien también representa a Santa Claus) menciona que le han pedido dispositivos electrónicos, bicicletas, una “cosa muy bonita que ellos se portan bien con su papá y su mamá, pero en general piden ya todo lo de computación y les deseo lo mejor para que se los traigan, pero sobre todo que se porten bien”.

Mientras se escuchaba la música navideña menciona que a él no le han tocado peticiones extrañas o difíciles de alcanzar, pero también con pesar indica que antes le pedían juguetes y como cambiaron los tiempos ahora piden celulares y cosas electrónicas, se está perdiendo mucho la tradición, el amor a los papás”, donde la economía es muy complicada para todos.

Al recordar la petición más triste que le han dicho y que le hace mirar al horizonte y con voz pausada indica que las nuevas generaciones “no creen en esto, ya para ellos yo como Santa ya no creen en eso porque tienen otro modo de pensar, actuar y actuaciones” y lamenta que solo puede hacerlos felices pero no logra en ocasiones hacer recobrar esa fe en Santa Claus como un símbolo navideño.

  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • Añoranza por los juguetes tradicionales de madera que ya no piden, nudos en la garganta al no saber explicar algunas situaciones de la vida y hasta tristeza por las penas de los menores que piden que regresen familiares desaparecidos, son algunas de las situaciones que viven los Santa Claus del Centro de Guadalajara y que en ocasiones se olvidan por la risa bonachona que emiten para atraer la atención de los tapatíos y paseantes.

    Hacer el personaje vestido de rojo, cinturón negro ancho, barba larga blanca, lentes, gorrito rojo y botas negras, no siempre es alegre ya que a dos años de la pandemia se vuelven a encontrar “con sus niños” y les piden que se porten bien con su papá, su mamá, sus abuelitos, hermanos y con toda la gente porque en caso contrario no les traerán juguetes o regalos, pero la alegría se apaga cuando las peticiones emocionales de los menores salen a flote.

    Te recomendamos:

    De sol a sol y hasta con aire frío así se la pasan día con día esperando a que lleguen los niños; algunos con gusto se aceran, otros hasta miedo les tienen o simplemente son apáticos a tomarse la tradicional foto de Navidad.

    Así Santa Claus dijo que en este año lo que más le han solicitado los menores son pelotas, juguetes, muñecas, carros a control remoto y alguna que otra tablet, aunque con pesar señala que muchos de los menores “me han pedido que regresen algunos familiares que fallecieron” y con pesar y un brillo en sus ojos indica que “me es muy difícil darles o explicarles ese importante deseo” que no se podrá cumplir por ser una ley de la vida.

    Con una sonrisa nerviosa y aflorando sus emociones, Santa Claus indicó que las nuevas generaciones ya olvidaron los juguetes de madera, los baleros y alguno otro de antaño y que no requerían más energía que la que uno mismo le ponía para correr detrás de ellos o lanzarlos al aire.

    A veces reciben peticiones tristes

    Al pensar en alguna de las peticiones más tristes que le han hecho menores, respira profundo antes de responder y pensando a lo lejos indica que “me pidieron que su papá volviera a la casa” lo cual tampoco les puede explicar esas ausencias definitivas y sólo los reconforta.

    A su lugar llegan niños de la clase media a la clase baja, ninguno en donde su familia es de alto poder adquisitivo. Algunos de los menores han “llorado por miedo, ninguno por felicidad.

    Les da miedo acercarse y así vuelve a su trabajo tratando de entender a los menores y los deseos más inesperados.

    Ahora piden celulares

    En el caso de Francisco Javier (quien también representa a Santa Claus) menciona que le han pedido dispositivos electrónicos, bicicletas, una “cosa muy bonita que ellos se portan bien con su papá y su mamá, pero en general piden ya todo lo de computación y les deseo lo mejor para que se los traigan, pero sobre todo que se porten bien”.

    Mientras se escuchaba la música navideña menciona que a él no le han tocado peticiones extrañas o difíciles de alcanzar, pero también con pesar indica que antes le pedían juguetes y como cambiaron los tiempos ahora piden celulares y cosas electrónicas, se está perdiendo mucho la tradición, el amor a los papás”, donde la economía es muy complicada para todos.

    Al recordar la petición más triste que le han dicho y que le hace mirar al horizonte y con voz pausada indica que las nuevas generaciones “no creen en esto, ya para ellos yo como Santa ya no creen en eso porque tienen otro modo de pensar, actuar y actuaciones” y lamenta que solo puede hacerlos felices pero no logra en ocasiones hacer recobrar esa fe en Santa Claus como un símbolo navideño.

  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • Local

    Nayarit: Se tiene déficit de médicos y enfermeros especialistas en Hospital de la Mujer

    Munguía Pérez, añadió que en el Hospital en cuestión a raíz de que todavía falta personal se tiene planeado realizar otra convocatoria para las plazas vacantes

    Local

    Denuncian invasión y relleno a la Laguna de Cajititlán

    A través de las redes sociales, uno de los integrantes del Observatorio sobre Conflictos denunció el pasado 4 de junio sobre las condiciones en las que se encuentra la Laguna de Cajititlán

    Local

    Mamá de Fernanda rinde tributo a su hija tras cinco años de su fallecimiento

    La señora Martha envió un mensaje al jugador Joao Maleck a recapacitar sobre el accidente al conducir en estado de ebriedad y a casi 200 km por hora

    Local

    Terreno humeante de pistachera preocupa a vecinos de Tlajomulco

    La exigencia de cientos de personas que habitan por la zona es que la empresa realice las muestras adecuadas y que el ayuntamiento de Tlajomulco intervenga