/ lunes 19 de febrero de 2024

Cada día, detectan a siete personas con cáncer en Jalisco

En la mayoría de los casos es prevenible, pero es importante realizarse exámenes periódicos

Jalisco enfrenta una de las mayores crisis catastróficas. Cada 24 horas al menos siete personas son diagnosticadas con algún tipo de cáncer, sin embargo 17 pierden la vida por las complicaciones del tumor maligno, principalmente mama, próstata y de colón. De no garantizar un paquete integral de prevención y control, así como un tratamiento oportuno será una de las pandemias más severas en los próximos años, advierten especialistas.

Los factores ambientales, los hábitos de vida y el consumo de sustancias nocivas como el tabaco es la trilogía de una fuente cancerígena que pone en riesgo la salud de las personas y del propio sistema estatal de salud. Los tumores malignos en territorio jalisciense son la cuarta causa de defunciones. Las y los pacientes se enfrentan a una burocracia sistematizada en las instituciones de salud, principal violación al derecho a la salud.

Te recomendamos:

Citas, tratamientos (quimioterapias y radioterapias o cirugías), medicina de cuidados paliativos y de dolor son prolongadas, aunado a la falta de medicamentos y sin recibir una atención psicológica. Vivir con cáncer o tener un familiar con algún tumor maligno es una crisis individual y familiar con costos altos para solventar uno de los problemas de salud pública más graves.

El reto para el sistema de salud y sociedad es prevenir cuatro de cada diez neoplasias malignas, detectar y diagnosticar a tiempo, recibir tratamiento y alcanzar su curación mientras que en etapas avanzadas otorgar el tratamiento paliativo para mejorar la calidad de vida de los pacientes. A unos meses de concluir el actual sexenio la atención integral sigue siendo la agente pendiente de las políticas públicas de salud.

En 2019 Rosita V. comenzó a debilitarse a sus 60 años. Comenzó a tener sangrados vaginales, acudió primero a una clínica particular tras un estudio instantáneo, fue diagnosticada con carcinoma de endometrio. Para tener una segunda opción acudió al Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde (HCGFAA); los resultados confirmaron su temor. Aunque es derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) acudió a estas instancias, decidió invertir en su salud para evitar que prolongar su mal sabor de boca.

Los tumores malignos en territorio jalisciense son la cuarta causa de defunciones. Foto. Instituto Mexicano del Seguro Social / Cuartoscuro

Con resultados clínicos privados y del HCG acudió con su médico familiar quien valoró los resultados y envió a Rosita a urgencias del Hospital de Especialidades del IMSS, ese mismo año fue intervenida de manera urgente para evitar que su expansión. “No tuve dolores, solo sangrado constante como si fuera una adolescente. Le dije a mi familia y rápido sacamos cita en la clínica de Mexfam, con solo ver la expresión del doctor me imaginé que no andaba bien. No me quiso alarmar pero sí quería hacerme otros estudios o que acudiera a otro lugar para confirmar el tumor”, narró Rosita.

Para Rosita desde que fue dada de alta en 2019 es puntal en sus citas, tanto familiar como de especialidad; ella padece de tiroides y desarrollo diabetes mellitus. En el año de la pandemia por Covid-­19 las citas médicas consuetudinarias se suspendieron (2020 y 2021) y a mediados del 2022 se retoman. En marzo del 2023, el día 13, fecha en que cumplió 63 años de nuevo le confirman. Cáncer invasivo.

“Me confirmaron que me regresó el cáncer, ahora es más invasivo, me cayó como agua fría. No entiendo, seguí las indicaciones, acudí a mis estudios de laboratorio y me dicen que es invasivo”.

Sigue leyendo:

Su voz se detiene. Aunque tiene el apoyo de su familia Rosita cayó en depresión, dejó de comer. Durante más de cuatro meses se la pasa dormida y vomitando, no sabía lo que pasaba a su alrededor, ella solo decía “déjenme ir, denme una pastilla para irme”, era su petición. Desde el diagnóstico pasaron siete meses para recibir el primer tratamiento de quimioterapia el cual fue suspendido por su condición anémica y vómito, no recibía tratamiento de dolor hasta que lo solicitó. Fue enviada a la clínica del dolor.

“Ya no supe de mí. Me dicen que me levantaban de la cama para bañarme y cambiarme e ir con el doctor. Yo no me acuerdo de nada, solo que sigo teniendo dolores, pero ya tomo pastillas para el dolor. Es un viacrucis tener cáncer, no se lo deseo a nadie”. Para Rosita no hay cirugía, si en una incisión hay hemorragia “quedo en la plancha, eso me han dicho los doctores, yo no soy candidata a cirugía porque ya me quitaron la matriz y los ovarios no tengo nada. Mi tratamiento solo es quimioterapias y radioterapias, no recibir tratamiento médico para el cáncer”.

En octubre del año pasado recibió 15 sesiones de radioterapias. A partir de ahí su ánimo y ganas de vivir la mantienen firme: “La doctora Ramírez me dijo que el cáncer sigue, con las radioterapias solo quedó dormido por un rato y que el cáncer que tengo comenzó a invadir otras áreas, que era urgente no suspender mi tratamiento”.

Rosita sigue sin recibir las quimioterapias, el primer martes de febrero del 2024 acude con su médico tratante de quimio: “Me las volvió a suspender, me dijo que tenía que recuperarme, ya hasta tengo miedo. Yo tengo dolores se me calma por las pastillas del dolor, si no las tuviera creo que ya me hubiera muerto de dolor”, lamentó.

La próxima cita para valorar si le darán o no las quimioterapias será en abril: “y si la vuelve a suspender, pues ya no sé qué pasará conmigo, solo me tranquilizan las pastillas que me dan para el dolor”. En sus últimos estudios de laboratorio salió alto en la creatinina sérica, esto es con daño en los riñones; ahora su mayor preocupación será tener una nueva cita con el especialista en nefrología. Rosita cada semana llega a estar puntual en el servicio de urgencias.

  • Suscríbete a nuestro WhatsApp y recibe las notas más relevantes
  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • Jalisco enfrenta una de las mayores crisis catastróficas. Cada 24 horas al menos siete personas son diagnosticadas con algún tipo de cáncer, sin embargo 17 pierden la vida por las complicaciones del tumor maligno, principalmente mama, próstata y de colón. De no garantizar un paquete integral de prevención y control, así como un tratamiento oportuno será una de las pandemias más severas en los próximos años, advierten especialistas.

    Los factores ambientales, los hábitos de vida y el consumo de sustancias nocivas como el tabaco es la trilogía de una fuente cancerígena que pone en riesgo la salud de las personas y del propio sistema estatal de salud. Los tumores malignos en territorio jalisciense son la cuarta causa de defunciones. Las y los pacientes se enfrentan a una burocracia sistematizada en las instituciones de salud, principal violación al derecho a la salud.

    Te recomendamos:

    Citas, tratamientos (quimioterapias y radioterapias o cirugías), medicina de cuidados paliativos y de dolor son prolongadas, aunado a la falta de medicamentos y sin recibir una atención psicológica. Vivir con cáncer o tener un familiar con algún tumor maligno es una crisis individual y familiar con costos altos para solventar uno de los problemas de salud pública más graves.

    El reto para el sistema de salud y sociedad es prevenir cuatro de cada diez neoplasias malignas, detectar y diagnosticar a tiempo, recibir tratamiento y alcanzar su curación mientras que en etapas avanzadas otorgar el tratamiento paliativo para mejorar la calidad de vida de los pacientes. A unos meses de concluir el actual sexenio la atención integral sigue siendo la agente pendiente de las políticas públicas de salud.

    En 2019 Rosita V. comenzó a debilitarse a sus 60 años. Comenzó a tener sangrados vaginales, acudió primero a una clínica particular tras un estudio instantáneo, fue diagnosticada con carcinoma de endometrio. Para tener una segunda opción acudió al Antiguo Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde (HCGFAA); los resultados confirmaron su temor. Aunque es derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) acudió a estas instancias, decidió invertir en su salud para evitar que prolongar su mal sabor de boca.

    Los tumores malignos en territorio jalisciense son la cuarta causa de defunciones. Foto. Instituto Mexicano del Seguro Social / Cuartoscuro

    Con resultados clínicos privados y del HCG acudió con su médico familiar quien valoró los resultados y envió a Rosita a urgencias del Hospital de Especialidades del IMSS, ese mismo año fue intervenida de manera urgente para evitar que su expansión. “No tuve dolores, solo sangrado constante como si fuera una adolescente. Le dije a mi familia y rápido sacamos cita en la clínica de Mexfam, con solo ver la expresión del doctor me imaginé que no andaba bien. No me quiso alarmar pero sí quería hacerme otros estudios o que acudiera a otro lugar para confirmar el tumor”, narró Rosita.

    Para Rosita desde que fue dada de alta en 2019 es puntal en sus citas, tanto familiar como de especialidad; ella padece de tiroides y desarrollo diabetes mellitus. En el año de la pandemia por Covid-­19 las citas médicas consuetudinarias se suspendieron (2020 y 2021) y a mediados del 2022 se retoman. En marzo del 2023, el día 13, fecha en que cumplió 63 años de nuevo le confirman. Cáncer invasivo.

    “Me confirmaron que me regresó el cáncer, ahora es más invasivo, me cayó como agua fría. No entiendo, seguí las indicaciones, acudí a mis estudios de laboratorio y me dicen que es invasivo”.

    Sigue leyendo:

    Su voz se detiene. Aunque tiene el apoyo de su familia Rosita cayó en depresión, dejó de comer. Durante más de cuatro meses se la pasa dormida y vomitando, no sabía lo que pasaba a su alrededor, ella solo decía “déjenme ir, denme una pastilla para irme”, era su petición. Desde el diagnóstico pasaron siete meses para recibir el primer tratamiento de quimioterapia el cual fue suspendido por su condición anémica y vómito, no recibía tratamiento de dolor hasta que lo solicitó. Fue enviada a la clínica del dolor.

    “Ya no supe de mí. Me dicen que me levantaban de la cama para bañarme y cambiarme e ir con el doctor. Yo no me acuerdo de nada, solo que sigo teniendo dolores, pero ya tomo pastillas para el dolor. Es un viacrucis tener cáncer, no se lo deseo a nadie”. Para Rosita no hay cirugía, si en una incisión hay hemorragia “quedo en la plancha, eso me han dicho los doctores, yo no soy candidata a cirugía porque ya me quitaron la matriz y los ovarios no tengo nada. Mi tratamiento solo es quimioterapias y radioterapias, no recibir tratamiento médico para el cáncer”.

    En octubre del año pasado recibió 15 sesiones de radioterapias. A partir de ahí su ánimo y ganas de vivir la mantienen firme: “La doctora Ramírez me dijo que el cáncer sigue, con las radioterapias solo quedó dormido por un rato y que el cáncer que tengo comenzó a invadir otras áreas, que era urgente no suspender mi tratamiento”.

    Rosita sigue sin recibir las quimioterapias, el primer martes de febrero del 2024 acude con su médico tratante de quimio: “Me las volvió a suspender, me dijo que tenía que recuperarme, ya hasta tengo miedo. Yo tengo dolores se me calma por las pastillas del dolor, si no las tuviera creo que ya me hubiera muerto de dolor”, lamentó.

    La próxima cita para valorar si le darán o no las quimioterapias será en abril: “y si la vuelve a suspender, pues ya no sé qué pasará conmigo, solo me tranquilizan las pastillas que me dan para el dolor”. En sus últimos estudios de laboratorio salió alto en la creatinina sérica, esto es con daño en los riñones; ahora su mayor preocupación será tener una nueva cita con el especialista en nefrología. Rosita cada semana llega a estar puntual en el servicio de urgencias.

  • Suscríbete a nuestro WhatsApp y recibe las notas más relevantes
  • Suscríbete a nuestro servicio de Telegram
  • Suscríbete a nuestra edición digital
  • Policiaca

    Abraham "N", uno de los principales coordinadores de las operaciones financieras del CJNG

    Los efectivos lo detuvieron en el municipio de Autlán de Navarro, en la región Costa Sur de Jalisco

    Local

    Anuncian autoridades del CUCS paro de labores diarios hasta que aparezca Aldo González

    Los académicos de la Universidad de Guadalajara lamentan el actuar de las autoridades de Jalisco tras la desaparición de uno de sus estudiantes

    Local

    Nayarit: Contingencia ambiental paraliza a sector educativo en Tepic y Xalisco

    Hay advertencias de que podría traer serias consecuencias en la salud

    Local

    22 de abril: El minuto a minuto que cambió la vida de los tapatíos

    Bomberos de Guadalajara reportaron a El Sol de Guadalajara y EL OCCIDENTAL que el subsuelo estaba impregnado de gasolina