/ lunes 27 de noviembre de 2023

#PatrimonioCulturalEdificado

El patrimonio cultural edificado constituye un componente de identidad del que no puede hablarse sin profundizar en el concepto de “lo público”, por lo que te invito a leer mi columna del día de hoy, para tener en claro la importancia de mantenerlo vivo y en decoro.

El patrimonio cultural edificado tiene un papel muy relevante en la identidad de nuestra ciudad; Es por ello que, desde el gobierno de Guadalajara, y mediante la Coordinación General de Gestión Integral de la Ciudad, trabajamos constantemente para protegerlo y conservarlo, en colaboración con distintos actores especializados e interesados en el tema. En conjunto, logramos la publicación e impresión del “Manual de Mantenimiento y Conservación del Patrimonio Cultural Edificado en Guadalajara”, que se presentara en la semana más importante del libro en Guadalajara

Se trata de un libro especializado, tanto para los usuarios, como para los propietarios, que aborda temas tales como qué es el patrimonio cultural, cuál es la diferencia entre patrimonio cultural de bienes muebles e inmuebles y cómo preservarlos, la identificación de nuestros perímetros de protección denominados como A y B.

Dentro de este libro, también hacemos mención de las instituciones que rigen y protegen el patrimonio a nivel nacional, como lo son el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien es responsable de custodiar el patrimonio arqueológico e histórico; el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), quien se encarga de cuidar el patrimonio artístico desarrollado a partir del siglo XX, al igual que la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco (SCJ), quien cuida el patrimonio artístico del siglo XX relevante y ambiental, al igual que cualquier intervención dentro de los perímetros de protección, incluyendo enlaces a los formatos y solicitudes de intervención.

Como parte fundamental de este, se incluyen herramientas para preservar elementos físicos de los bienes inmuebles, como la cimentación, los muros, las carpinterías y las herrerías, el deterioro, que deben ser tratado por especialistas, ya que proporcionan un recuento de acciones de mantenimiento preventivo, evitando al propietario intervenciones costosas y contraproducentes en el futuro.

Esta labor tiene como propósito dar a conocer las pautas para que podamos seguir gozando de un rico capital patrimonial arquitectónico, mismo que los tapatíos hemos sido capaces de crear con el paso de los años y da cuenta de nuestra creatividad, así como de nuestras singularidades y marca de identidad.

Extiendo un enorme agradecimiento a Arabella González, Jorge Fregoso y a todas y todos los autores que ayudaron a que este libro fuera posible.

Correo electrónico: miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: @MiguelZarateH

El patrimonio cultural edificado constituye un componente de identidad del que no puede hablarse sin profundizar en el concepto de “lo público”, por lo que te invito a leer mi columna del día de hoy, para tener en claro la importancia de mantenerlo vivo y en decoro.

El patrimonio cultural edificado tiene un papel muy relevante en la identidad de nuestra ciudad; Es por ello que, desde el gobierno de Guadalajara, y mediante la Coordinación General de Gestión Integral de la Ciudad, trabajamos constantemente para protegerlo y conservarlo, en colaboración con distintos actores especializados e interesados en el tema. En conjunto, logramos la publicación e impresión del “Manual de Mantenimiento y Conservación del Patrimonio Cultural Edificado en Guadalajara”, que se presentara en la semana más importante del libro en Guadalajara

Se trata de un libro especializado, tanto para los usuarios, como para los propietarios, que aborda temas tales como qué es el patrimonio cultural, cuál es la diferencia entre patrimonio cultural de bienes muebles e inmuebles y cómo preservarlos, la identificación de nuestros perímetros de protección denominados como A y B.

Dentro de este libro, también hacemos mención de las instituciones que rigen y protegen el patrimonio a nivel nacional, como lo son el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien es responsable de custodiar el patrimonio arqueológico e histórico; el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), quien se encarga de cuidar el patrimonio artístico desarrollado a partir del siglo XX, al igual que la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco (SCJ), quien cuida el patrimonio artístico del siglo XX relevante y ambiental, al igual que cualquier intervención dentro de los perímetros de protección, incluyendo enlaces a los formatos y solicitudes de intervención.

Como parte fundamental de este, se incluyen herramientas para preservar elementos físicos de los bienes inmuebles, como la cimentación, los muros, las carpinterías y las herrerías, el deterioro, que deben ser tratado por especialistas, ya que proporcionan un recuento de acciones de mantenimiento preventivo, evitando al propietario intervenciones costosas y contraproducentes en el futuro.

Esta labor tiene como propósito dar a conocer las pautas para que podamos seguir gozando de un rico capital patrimonial arquitectónico, mismo que los tapatíos hemos sido capaces de crear con el paso de los años y da cuenta de nuestra creatividad, así como de nuestras singularidades y marca de identidad.

Extiendo un enorme agradecimiento a Arabella González, Jorge Fregoso y a todas y todos los autores que ayudaron a que este libro fuera posible.

Correo electrónico: miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: @MiguelZarateH

ÚLTIMASCOLUMNAS