/ lunes 29 de enero de 2024

Bajas emisiones en Guadalajara


La crisis climática es un fenómeno global, causada por el ritmo en el que se ha ido calentando el planeta en las últimas décadas; en mi columna de hoy abordare dicha situación y la manera en que la ciudad está gestionando acciones en contra de la crisis, de la mano del grupo de liderazgo climático “C40”.

C40 es una red global de casi 100 alcaldes de las principales ciudades del mundo que están unidos para enfrentar la crisis climática, donde se comprometen a utilizar un enfoque inclusivo, basado en la ciencia y colaboración para reducir a la mitad las emisiones, ayudar al mundo a limitar el calentamiento global a 1.5 °C y construir comunidades saludables, equitativas y resilientes.

La ciudad de Guadalajara forma parte de esta red desde junio del año 2018 y desde entonces ha participado activamente en las acciones para disminuir la crisis. Una de estas acciones es la Red de Bosques Urbanos de Guadalajara, que tiene su origen como un conjunto de espacios naturales en la ciudad. Comenzó sumando un total de 167.89 hectáreas al proyecto y desde 2019, Guadalajara ha integrado 419.39 hectáreas adicionales al proyecto, encapsulando algunos de los parques más emblemáticos de la metrópoli. El proyecto busca reducir la producción total de CO2 de la ciudad a través del aumento de áreas verdes y asegurando la conectividad entre los bosques urbanos, además, se observó una temperatura de entre 2 y 3 grados menos que en el entorno urbano más edificado.

Otro esfuerzo materializado es la implementación de la primera zona de bajas emisiones en la ciudad, la primera también a nivel nacional, en la concurrida intersección de la calle Ramón Corona que recibe más de 170,000 viajes diarios, esta intervención tiene como objetivos reducir las lesiones y muertes en accidentes de tránsito, además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir la crisis climática. Para la implementación de esta zona, colaboraron estrechamente las direcciones de Movilidad, Medio Ambiente de Guadalajara, la Secretaria de Transporte del Estado realizando un exhaustivo trabajo técnico junto con el Instituto de Planificación y Gestión del Desarrollo de la Zona Metropolitana de Guadalajara (IMEPLAN), al igual que la dirección de Obras Publicas y la SIOP del Gobierno Estatal en su ejecución.

Con base en estas acciones, el grupo C40 estima que para 2030, el CO₂ en la ciudad se reducirá en un 90% y el carbono negro en un 92%, aumentando en 0.46 años la esperanza de vida de los usuarios, debido a la reducción de riesgos asociados a las emisiones.

Cuidar el planeta es responsabilidad de todas y todos; acciones como estas, contribuyen a detener la crisis climática global, garantizando la salud y el bienestar de sus habitantes.

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: @MiguelZarateH


La crisis climática es un fenómeno global, causada por el ritmo en el que se ha ido calentando el planeta en las últimas décadas; en mi columna de hoy abordare dicha situación y la manera en que la ciudad está gestionando acciones en contra de la crisis, de la mano del grupo de liderazgo climático “C40”.

C40 es una red global de casi 100 alcaldes de las principales ciudades del mundo que están unidos para enfrentar la crisis climática, donde se comprometen a utilizar un enfoque inclusivo, basado en la ciencia y colaboración para reducir a la mitad las emisiones, ayudar al mundo a limitar el calentamiento global a 1.5 °C y construir comunidades saludables, equitativas y resilientes.

La ciudad de Guadalajara forma parte de esta red desde junio del año 2018 y desde entonces ha participado activamente en las acciones para disminuir la crisis. Una de estas acciones es la Red de Bosques Urbanos de Guadalajara, que tiene su origen como un conjunto de espacios naturales en la ciudad. Comenzó sumando un total de 167.89 hectáreas al proyecto y desde 2019, Guadalajara ha integrado 419.39 hectáreas adicionales al proyecto, encapsulando algunos de los parques más emblemáticos de la metrópoli. El proyecto busca reducir la producción total de CO2 de la ciudad a través del aumento de áreas verdes y asegurando la conectividad entre los bosques urbanos, además, se observó una temperatura de entre 2 y 3 grados menos que en el entorno urbano más edificado.

Otro esfuerzo materializado es la implementación de la primera zona de bajas emisiones en la ciudad, la primera también a nivel nacional, en la concurrida intersección de la calle Ramón Corona que recibe más de 170,000 viajes diarios, esta intervención tiene como objetivos reducir las lesiones y muertes en accidentes de tránsito, además de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y combatir la crisis climática. Para la implementación de esta zona, colaboraron estrechamente las direcciones de Movilidad, Medio Ambiente de Guadalajara, la Secretaria de Transporte del Estado realizando un exhaustivo trabajo técnico junto con el Instituto de Planificación y Gestión del Desarrollo de la Zona Metropolitana de Guadalajara (IMEPLAN), al igual que la dirección de Obras Publicas y la SIOP del Gobierno Estatal en su ejecución.

Con base en estas acciones, el grupo C40 estima que para 2030, el CO₂ en la ciudad se reducirá en un 90% y el carbono negro en un 92%, aumentando en 0.46 años la esperanza de vida de los usuarios, debido a la reducción de riesgos asociados a las emisiones.

Cuidar el planeta es responsabilidad de todas y todos; acciones como estas, contribuyen a detener la crisis climática global, garantizando la salud y el bienestar de sus habitantes.

miguel.zarateh@hotmail.com

Twitter: @MiguelZarateH

ÚLTIMASCOLUMNAS