/ lunes 30 de octubre de 2023

Damnificados en las afueras de Acapulco piden ayuda en autopista hacia zona Diamante

En zonas rurales como Tres Palos y Playones o zonas altas como la colonia Palma Sola, los víveres no han llegado a la población

Habitantes de zonas rurales y altas de Acapulco que se vieron afectados por el huracán Otis piden alimentos y ayuda para limpiar las calles.

Familias de poblados rurales como Tres Palos y Playones salieron a pedir ayuda a la carretera de cuota viaducto Diamante que conecta con la autopista del sol. A lo largo de esta vía, que ahora tiene a cargo el gobierno de Guerrero, los pobladores se colocaron con pedazos de hoja de papel que decían “ayuda”, “necesitamos comida” a todos los automovilistas que transitan por el lugar.

 

 

Otros como pueden hacen señas con la mano o botes de agua para solicitar víveres, pues a seis días no les ha llegado ningún apoyo.

Jimena caminó una hora de su pueblo Los Playones hacía la autopista viaducto Diamante para salir a pedir agua, despensa y dinero.

Los fuertes vientos ocasionados por el huracán Otis, destruyeron los techos de sus viviendas en esa colonia y ninguna autoridad ha pasado ayudarlos.

Te puede interesar: Familias prefieren dejar Acapulco por falta de ayuda e inseguridad tras paso de Otis

“Las casas se quedaron pelonas, se perdieron las láminas, no tenemos paso para nuestro pueblo, caminamos todo el cerro para llegar aquí y pedir a los que pasen agua, comida, dinero”.

Dijo que han visto pasar las camionetas con los trabajadores que andan censando y al ejército y policía estatal y le han clamado ayuda pero no les hacen caso.

La policía, el ejército pasa y no nos hacen caso, pedimos agua comida y no nos dejan nada. Nuestra casa está así sin techo y así dormimos y quien sabe hasta donde volaron las láminas, no las encontramos.

Por su parte, Briseida dijo que no tiene dinero para comprar alimento y el día Domingo camino más de dos horas para llegar al poblado del kilómetro 30, ubicado en la zona rural de Acapulco, para comprar tortillas pero el kilo se lo vendieron a 70 pesos.

“No tenemos dinero para comer y lo poco que teníamos salimos a comprar al kilómetro 30 y la tortilla nos dieron el kilo a 70 pesos el kilo, le subieron mucho a los productos que están vendiendo”, precisó.

Para los vecinos de la colonia Palma Sola, ubicada en la parte alta de Acapulco, la situación es similar. Solicitan que se les ayude a restablecer la vialidad de vehículos y peatones en las calles.

Indicaron que existe desesperación, pues a casi una semana del huracán Otis siguen en malas condiciones en cuanto a los daños que les dejó el fenómeno meteorológico.

"Estamos aún sin recibir la ayuda, requerimos de todo tipo de apoyo, desde alimentos, hasta agua, y presencia del ejército para que nos ayuden a limpiar las calles", dijo Natividad Estrada Calixto.

Con cara de angustía y tristeza, Natividad, dijo que la noche del pasado martes vivió el peor momento de su vida, con el huracán Otis, que no sólo acabó con su patrimonio, sino con todo Acapulco.

"Requerimos el apoyo, necesitamos de todo, no tenemos nada, ni calles para poder salir en busca de algo de alimentos. Esperamos que vengan a ayudarnos", dijo.

Las calles de la colonia Palma Sola quedaron bajo grandes piedras, troncos, ramas y hasta carros que fueron arrastrados por las patentes ráfagas de viento ocasionadas por el huracán Otis.

//Con información de Enrique Hernández Campos | El Sol de Acapulco//

Publicado originalmente en El Sol de Acapulco

Habitantes de zonas rurales y altas de Acapulco que se vieron afectados por el huracán Otis piden alimentos y ayuda para limpiar las calles.

Familias de poblados rurales como Tres Palos y Playones salieron a pedir ayuda a la carretera de cuota viaducto Diamante que conecta con la autopista del sol. A lo largo de esta vía, que ahora tiene a cargo el gobierno de Guerrero, los pobladores se colocaron con pedazos de hoja de papel que decían “ayuda”, “necesitamos comida” a todos los automovilistas que transitan por el lugar.

 

 

Otros como pueden hacen señas con la mano o botes de agua para solicitar víveres, pues a seis días no les ha llegado ningún apoyo.

Jimena caminó una hora de su pueblo Los Playones hacía la autopista viaducto Diamante para salir a pedir agua, despensa y dinero.

Los fuertes vientos ocasionados por el huracán Otis, destruyeron los techos de sus viviendas en esa colonia y ninguna autoridad ha pasado ayudarlos.

Te puede interesar: Familias prefieren dejar Acapulco por falta de ayuda e inseguridad tras paso de Otis

“Las casas se quedaron pelonas, se perdieron las láminas, no tenemos paso para nuestro pueblo, caminamos todo el cerro para llegar aquí y pedir a los que pasen agua, comida, dinero”.

Dijo que han visto pasar las camionetas con los trabajadores que andan censando y al ejército y policía estatal y le han clamado ayuda pero no les hacen caso.

La policía, el ejército pasa y no nos hacen caso, pedimos agua comida y no nos dejan nada. Nuestra casa está así sin techo y así dormimos y quien sabe hasta donde volaron las láminas, no las encontramos.

Por su parte, Briseida dijo que no tiene dinero para comprar alimento y el día Domingo camino más de dos horas para llegar al poblado del kilómetro 30, ubicado en la zona rural de Acapulco, para comprar tortillas pero el kilo se lo vendieron a 70 pesos.

“No tenemos dinero para comer y lo poco que teníamos salimos a comprar al kilómetro 30 y la tortilla nos dieron el kilo a 70 pesos el kilo, le subieron mucho a los productos que están vendiendo”, precisó.

Para los vecinos de la colonia Palma Sola, ubicada en la parte alta de Acapulco, la situación es similar. Solicitan que se les ayude a restablecer la vialidad de vehículos y peatones en las calles.

Indicaron que existe desesperación, pues a casi una semana del huracán Otis siguen en malas condiciones en cuanto a los daños que les dejó el fenómeno meteorológico.

"Estamos aún sin recibir la ayuda, requerimos de todo tipo de apoyo, desde alimentos, hasta agua, y presencia del ejército para que nos ayuden a limpiar las calles", dijo Natividad Estrada Calixto.

Con cara de angustía y tristeza, Natividad, dijo que la noche del pasado martes vivió el peor momento de su vida, con el huracán Otis, que no sólo acabó con su patrimonio, sino con todo Acapulco.

"Requerimos el apoyo, necesitamos de todo, no tenemos nada, ni calles para poder salir en busca de algo de alimentos. Esperamos que vengan a ayudarnos", dijo.

Las calles de la colonia Palma Sola quedaron bajo grandes piedras, troncos, ramas y hasta carros que fueron arrastrados por las patentes ráfagas de viento ocasionadas por el huracán Otis.

//Con información de Enrique Hernández Campos | El Sol de Acapulco//

Publicado originalmente en El Sol de Acapulco

Local

Supervisa el Gobernador avances en obras en comunidades de Tapalpa

En Pueblo Nuevo se rehabilitó la cancha de futbol que tendrá pasto sintético

Local

Se prepara Nayarit para la temporada de lluvias y ciclones

En Nayarit se coloca en primer plano las acciones preventivas porque la vida de cada persona es lo más importante

Policiaca

Balean a dos hombres durante jornada nocturna; uno falleció

En diferentes hechos dos hombres fueron atacados a balazos entre la noche del jueves y madrugada de este viernes

Local

CUTlajomulco resaltó el modelo de educación dual alemán

La rectora Irma Leticia Leal Moya celebró la consolidación del Programa de Salud en Acción

Local

Llegaron a Colima más de 600 mil boletas electorales

El material electoral llegó custodiado por la Guardia Nacional