/ lunes 12 de febrero de 2024

Jericalla, tradicional postre que conquista paladares

La jericalla se puede comer tanto en puestos callejeros como en restaurantes de comida mexicana

Uno de los postres preferidos de los tapatíos y prácticamente de cualquiera que lo prueba es sin duda la jericalla, esa mezcla rica y dulce que encanta y puede comerse a cualquier hora del día.

En Guadalajara y sus alrededores es común encontrarla, pues la venden en puestos callejeros donde al amanecer preparan jugos de frutas o licuados, pero también las encuentras en los restaurantes de comida mexicana y por supuesto en las cenadurías, para cerrar con broche de oro antes de dormir.

Te puede interesar:

De esa manera, las jericallas están presentes en la vida de quienes radican en la perla tapatía y desde los más pequeños de la casa hasta los adultos las eligen por encima de otros postres caseros.

“Doraditas o quemaditas” es como le gustan a la mayoría y el secreto para que la parte de arriba quede de esa manera es el tiempo que dura en el horno, pero ¿sabes cómo surgieron las jericallas?.

De ese tema platicamos con el señor Martín Carvajal, quien desde hace casi 35 años tiene un negocio dedicado a hacer jericallas en el barrio de San Juan Bosco, al oriente de Guadalajara.

Él y su familia iniciaron a mitad de 1989 con la elaboración del postre tapatío y se cree que fueron los primeros en hacer jericallas de venta al público, pues todavía en la actualidad, la mayoría de lugares donde las preparan son para consumo familiar o para venta en determinado establecimiento y son contados los sitios dedicados a hacer jericallas.

Parado junto al horno mientras esperaban las primeras jericallas del día, nos contó que todo comenzó en el Hospicio Cabañas, ese bello edificio ubicado en el centro de Guadalajara que por años sirvió para albergar a personas pobres y donde “por error” se hicieron las primeras jericallas de la historia.

“Hay quienes dicen que el postre surgió cuando estaban preparándolo para los niños y otros que fue para un obispo que vino y así son varias versiones, pero yo me quedo con la versión de que era para los niños, que fue un error y como tenían leche, huevo empezaron a hacerla y en pláticas se les pasó el tiempo, pero la probaron las monjitas y dijeron que estaba rico y se lo sirvieron a los niños”.

Cuenta la leyenda que este postre surgió de un accidente. Foto: Aurelio Magaña / El Occidental

¿Por qué se llaman jericallas?

Si nos quedamos con esa versión, habrá que remontarnos al poblado de donde era originaria la monja que aparentemente fue encargada de descubrir por error el delicioso postre que ha trascendido generaciones.

Ella nació en Jérica, perteneciente a la comunidad de Valencia en España y también hay quienes afirman que la monja se llamaba Jenara Caracalla y de ahí viene el nombre de las deliciosas jericallas que forman parte de la gastronomía tapatía.

¿Cómo se hace una jericalla?

El proceso comienza hirviendo la leche y a partir de ese momento se le echa canela, vainilla, huevo y azúcar o en su caso algún otro endulzante natural, para las personas que por enfermedad o por cuidar su alimentación prefieren evitar el consumo de azúcar.

Sin embargo, no cualquiera puede hacer una jericalla y eso se debe a que además de medir las cantidades exactas, es necesario tener conocimiento de la temperatura del horno y hasta de la posición en que se coloca dentro de la charola antes de meter a hornear, porque “se corta” o “no dora”, agregó Enrique Carvajal, hijo del señor Martín y quien todos los días se encarga de preparar y hornear alrededor de 400 jericallas en el negocio que tienen en San Juan Bosco.

Es necesario tener conocimiento de la temperatura del horno y hasta de la posición en que se coloca dentro de la charola. Foto. Aurelio Magaña / El Occidental

“La receta es fácil, inclusive se puede encontrar en internet, pero hay pequeños detalles que se tienen que checar, como controlar el fuego del horno, controlar tiempos, porque todo tiene su tiempo y dependiendo de la cantidad que quieran hacer”, explicó Enrique, apasionado por la elaboración del postre más tapatío que les ha merecido reconocimientos como familia.

Frases

“Es un orgullo estar haciendo postres de la región tapatía y más en estas fechas”, Enrique Carvajal

“Es una satisfacción para mí, han sido 35 años de colaboración familiar”, Martín Carvajal

Uno de los postres preferidos de los tapatíos y prácticamente de cualquiera que lo prueba es sin duda la jericalla, esa mezcla rica y dulce que encanta y puede comerse a cualquier hora del día.

En Guadalajara y sus alrededores es común encontrarla, pues la venden en puestos callejeros donde al amanecer preparan jugos de frutas o licuados, pero también las encuentras en los restaurantes de comida mexicana y por supuesto en las cenadurías, para cerrar con broche de oro antes de dormir.

Te puede interesar:

De esa manera, las jericallas están presentes en la vida de quienes radican en la perla tapatía y desde los más pequeños de la casa hasta los adultos las eligen por encima de otros postres caseros.

“Doraditas o quemaditas” es como le gustan a la mayoría y el secreto para que la parte de arriba quede de esa manera es el tiempo que dura en el horno, pero ¿sabes cómo surgieron las jericallas?.

De ese tema platicamos con el señor Martín Carvajal, quien desde hace casi 35 años tiene un negocio dedicado a hacer jericallas en el barrio de San Juan Bosco, al oriente de Guadalajara.

Él y su familia iniciaron a mitad de 1989 con la elaboración del postre tapatío y se cree que fueron los primeros en hacer jericallas de venta al público, pues todavía en la actualidad, la mayoría de lugares donde las preparan son para consumo familiar o para venta en determinado establecimiento y son contados los sitios dedicados a hacer jericallas.

Parado junto al horno mientras esperaban las primeras jericallas del día, nos contó que todo comenzó en el Hospicio Cabañas, ese bello edificio ubicado en el centro de Guadalajara que por años sirvió para albergar a personas pobres y donde “por error” se hicieron las primeras jericallas de la historia.

“Hay quienes dicen que el postre surgió cuando estaban preparándolo para los niños y otros que fue para un obispo que vino y así son varias versiones, pero yo me quedo con la versión de que era para los niños, que fue un error y como tenían leche, huevo empezaron a hacerla y en pláticas se les pasó el tiempo, pero la probaron las monjitas y dijeron que estaba rico y se lo sirvieron a los niños”.

Cuenta la leyenda que este postre surgió de un accidente. Foto: Aurelio Magaña / El Occidental

¿Por qué se llaman jericallas?

Si nos quedamos con esa versión, habrá que remontarnos al poblado de donde era originaria la monja que aparentemente fue encargada de descubrir por error el delicioso postre que ha trascendido generaciones.

Ella nació en Jérica, perteneciente a la comunidad de Valencia en España y también hay quienes afirman que la monja se llamaba Jenara Caracalla y de ahí viene el nombre de las deliciosas jericallas que forman parte de la gastronomía tapatía.

¿Cómo se hace una jericalla?

El proceso comienza hirviendo la leche y a partir de ese momento se le echa canela, vainilla, huevo y azúcar o en su caso algún otro endulzante natural, para las personas que por enfermedad o por cuidar su alimentación prefieren evitar el consumo de azúcar.

Sin embargo, no cualquiera puede hacer una jericalla y eso se debe a que además de medir las cantidades exactas, es necesario tener conocimiento de la temperatura del horno y hasta de la posición en que se coloca dentro de la charola antes de meter a hornear, porque “se corta” o “no dora”, agregó Enrique Carvajal, hijo del señor Martín y quien todos los días se encarga de preparar y hornear alrededor de 400 jericallas en el negocio que tienen en San Juan Bosco.

Es necesario tener conocimiento de la temperatura del horno y hasta de la posición en que se coloca dentro de la charola. Foto. Aurelio Magaña / El Occidental

“La receta es fácil, inclusive se puede encontrar en internet, pero hay pequeños detalles que se tienen que checar, como controlar el fuego del horno, controlar tiempos, porque todo tiene su tiempo y dependiendo de la cantidad que quieran hacer”, explicó Enrique, apasionado por la elaboración del postre más tapatío que les ha merecido reconocimientos como familia.

Frases

“Es un orgullo estar haciendo postres de la región tapatía y más en estas fechas”, Enrique Carvajal

“Es una satisfacción para mí, han sido 35 años de colaboración familiar”, Martín Carvajal

Policiaca

Imputan a 12 personas por posesión de armas de fuego de uso exclusivo del ejército

Los imputados fueron detenidos en la finca fraccionamiento Revolución en donde se registró un enfrentamiento con elementos de la GN

Policiaca

Procesarán a pareja por muerte y abuso sexual de una bebé de 2 años

Andrés, pareja de Marisol madre de la pequeña comenzó a causarle malos tratos, entre ellos golpes

Local

Zona de Paz, iniciativa que busca impulsar acciones positivas

Cada vez son más las empresas y asociaciones que buscan sumarse al proyecto de Zona de Paz

Local

Rutas de López Mateos: Usuarios indican que no son exactas en su frecuencia de paso

Se busca reducir los tiempos de traslados de más de 66 mil usuarios

Local

En su día la Bandera no pudo ser izada en Plaza Liberación

Cada 24 de febrero se conmemora el Día de la Bandera