/ lunes 11 de abril de 2022

Entrevista: La "Chiva Loca", una pasión de casi cuatro décadas

A la mascota de los rojiblancos se le recuerda en la cancha arrastrando una piñata de águila o de zorro

“En todo México siempre hay un chivahermano”, dice una popular canción y por eso a Juan José Jiménez hasta en los poblados más lejanos lo ubican, pues por décadas fue la "Chiva Loca”.

Se le recuerda en la cancha arrastrando una piñata de águila o de zorro, sus acérrimos rivales y también con un rosario o una Virgen, pidiendo compasión cuando el equipo pasa por una mala racha y sobre todo se le recuerda gritando a todo pulmón: “Chivas”, pues los rojiblancos le han dado muchas satisfacciones y le han permitido rodearse de amistades que lo respaldan a lo largo de los años, porque la rivalidad, dice, se queda en la cancha.

¿Cómo comenzó la pasión?

Mi hermano mayor me empezó a llevar al estadio, a la Zona C. Estaba muy chico y volteaba para la cancha y pensaba cuándo podía estar ahí cerca de los jugadores. En aquellos años faltando 15 minutos para acabarse el partido dejaban entrar a la gente gratis y una vez me bajé y vi de cerca a los jugadores y ahí empezó todo el amor. Cada 15 días iba, le pedía a mi papá para el boleto y me iba y ya después me empecé a arrimar con las porras.


Te recomendamos:

¿Cómo fue que se convirtió en Chiva Loca?

Me regalaron una chivita y se me ocurrió ponerle una playera y un short y llevármela al estadio y toda la gente afuera tomándose la foto. Pedí una chance de foto y me dijeron que me pasara por el túnel hasta el vestidor de las Chivas, iba todo nervioso y cuando iba llegando al vestidor empecé a ver al Yayo de la Torre, a Fernando Quirarte, Demetrio Madero, Sergio Lugo, el Pelón Gutiérrez, el Zully Ledezma y todos se me apilaron viendo a la chivita y me dijeron que los esperara en la cancha.

¿Qué sintió al pisar la cancha del Estadio Jalisco?

En aquellos años se llenaba el Jalisco y cuando pisé el pasto me dijeron que fuera a la media cancha a esperar al equipo. Bajé la chivita que me seguía como perrito y la gente se empezó a reír y ya iba temblando de nervios y cuando estuve a media cancha se me ocurrió levantar la chivita como presentándola y empezó la gente a gritar “Chivas, Chivas” y al poco rato salió el equipo y salí en la foto, en el periódico EL OCCIDENTAL, que fue el primero en el que me sacaron.

Foto. Archivo | El Occidental

¿Por qué decidió llamarse "Chiva Loca"?

-Fue en 1983 y todavía no tenía el mote. Cuando empecé sacaba el águila o el zorro como piñata, salí y aventé la piñata y la empecé a patear como balón hasta la portería y Enrique “Perro” Bermúdez empezó a decir "qué trae la chiva, qué trae la chiva, la chiva anda loca, la chiva loca, loca, loca" .

¿Cómo han sido estas décadas de "Chiva Loca”?

Ha traído alegrías y tristezas. Tristeza cuando en marzo del 2008 previo a un clásico Chivas vs América que era en domingo, me hablaron de las oficinas el jueves, yo ya tenía la piñata del águila y me dijeron "se acabó, el domingo te esperamos a ti y a tu hijo para hacerles un homenaje", pero me la habían planteado bonita y habían dicho que iba a seguir como la Chiva Legendaria y mi hijo con la otra chivita, pero me dijeron adiós y lloré mucho, sentí mucha tristeza, tenía ya casi 25 años ahí. Mucha gente pensó que era un homenaje por la trayectoria.

¿Qué ha pasado a partir de 2008?

Mi hijo fue Chiva Fighter, pero no aguantó, porque el traje estaba muy cerrado, se sentía ahogar y no quiso y empezó la gente a decir que querían que volviera la "Chiva Loca” y en enero de 2009 me hablaron para ver si podía regresar con el Chiva Fighter, me midieron el atuendo, me pusieron a dieta y lo acepté.

Mucha gente se dio cuenta, pero mucha gente no y en la tribuna me decían "qué chido que volviste" y otros me la mentaban y decían "queremos a la 'Chiva Loca'” y no me sentí identificado y les di las gracias.


También puedes leer:

¿Cómo vivió la "Chiva Loca” el cambio de estadio en 2010?

Era el tiempo en que iba poca gente al estadio y la gente estaba apagada, les dije que si querían me iba a la tribuna para animar a la gente porque se sentía muy apagado y me compraron dos tambores, una matraca y me llevé a mis hijos y a un amigo y empezamos a animar a la gente arriba y ahí la gente empezó a apoyar.

En 2012 me habló Marcelo Michel Leaño y me dijo que si quería volver como "Chiva Loca” y le dije que sí y le seguimos dando, hasta que se vino la pandemia en marzo de 2020.

A partir de la pandemia ¿cómo ha vivido su pasión?

El 14 de marzo de 2020 era un partido contra Monterrey y ya tenía listo todo y nos hablaron para decir que iba a ser a puerta cerrada y pues enseguida en octubre de 2020 di positivo a coronavirus y estuve al borde de la muerte, internado en el IMSS, pero Dios es muy grande y los milagros existen y las oraciones de miles de chivahermanos, de mi familia, de amistades y hasta de americanistas y atlistas que me daban todo su apoyo.

Me iban a intubar y no me dejé, les dije que así me quería morir de tan horrible que me sentía y gracias a Dios me dieron de alta. Noviembre y diciembre fue muy horrible, lo que viví a nadie se lo deseo, ni al peor enemigo.

¿Va a regresar como"Chiva Loca”?

A mí todavía no me han dicho "ya no queremos que vuelvas" y sí pregunté si ya no quieren y me dicen que el Sector Salud no permite y en el Clásico Chivas vs América me hablaron y me dieron dos boletos y ahí estaba apoyando, como Juan José, no como "Chiva Loca” y fui con mi hijo y mi nieto, porque ahora él quiere ser la Chiva.

¿En este tiempo a qué se dedica la "Chiva Loca”?

La misma gente, los chivahermanos de Estados Unidos me piden algo y se los mando y ahí me ayudo con algo para comer, porque todos tenemos un guardadito que se va y ya van dos años sin trabajar. Es de humanos reconocerlo y si me preguntan cómo me ha ido, la verdad mal, porque no voy a ser hipócrita, a todos nos pasa y esta situación es triste, pero es la realidad.

Cuando salí del Coronavirus y empecé a salir, ayudé a mucha gente con lo que me habían ayudado a mí, despensas y todo eso, una silla de ruedas y se siente muy bonito ayudar a la gente que más lo necesita, pero llegó el día que dije: "Dios mío, yo ya cumplí, pero ahora el que necesita la ayuda soy yo", y no es que me haga el chillón, pero sé que viene algo bueno.

“En todo México siempre hay un chivahermano”, dice una popular canción y por eso a Juan José Jiménez hasta en los poblados más lejanos lo ubican, pues por décadas fue la "Chiva Loca”.

Se le recuerda en la cancha arrastrando una piñata de águila o de zorro, sus acérrimos rivales y también con un rosario o una Virgen, pidiendo compasión cuando el equipo pasa por una mala racha y sobre todo se le recuerda gritando a todo pulmón: “Chivas”, pues los rojiblancos le han dado muchas satisfacciones y le han permitido rodearse de amistades que lo respaldan a lo largo de los años, porque la rivalidad, dice, se queda en la cancha.

¿Cómo comenzó la pasión?

Mi hermano mayor me empezó a llevar al estadio, a la Zona C. Estaba muy chico y volteaba para la cancha y pensaba cuándo podía estar ahí cerca de los jugadores. En aquellos años faltando 15 minutos para acabarse el partido dejaban entrar a la gente gratis y una vez me bajé y vi de cerca a los jugadores y ahí empezó todo el amor. Cada 15 días iba, le pedía a mi papá para el boleto y me iba y ya después me empecé a arrimar con las porras.


Te recomendamos:

¿Cómo fue que se convirtió en Chiva Loca?

Me regalaron una chivita y se me ocurrió ponerle una playera y un short y llevármela al estadio y toda la gente afuera tomándose la foto. Pedí una chance de foto y me dijeron que me pasara por el túnel hasta el vestidor de las Chivas, iba todo nervioso y cuando iba llegando al vestidor empecé a ver al Yayo de la Torre, a Fernando Quirarte, Demetrio Madero, Sergio Lugo, el Pelón Gutiérrez, el Zully Ledezma y todos se me apilaron viendo a la chivita y me dijeron que los esperara en la cancha.

¿Qué sintió al pisar la cancha del Estadio Jalisco?

En aquellos años se llenaba el Jalisco y cuando pisé el pasto me dijeron que fuera a la media cancha a esperar al equipo. Bajé la chivita que me seguía como perrito y la gente se empezó a reír y ya iba temblando de nervios y cuando estuve a media cancha se me ocurrió levantar la chivita como presentándola y empezó la gente a gritar “Chivas, Chivas” y al poco rato salió el equipo y salí en la foto, en el periódico EL OCCIDENTAL, que fue el primero en el que me sacaron.

Foto. Archivo | El Occidental

¿Por qué decidió llamarse "Chiva Loca"?

-Fue en 1983 y todavía no tenía el mote. Cuando empecé sacaba el águila o el zorro como piñata, salí y aventé la piñata y la empecé a patear como balón hasta la portería y Enrique “Perro” Bermúdez empezó a decir "qué trae la chiva, qué trae la chiva, la chiva anda loca, la chiva loca, loca, loca" .

¿Cómo han sido estas décadas de "Chiva Loca”?

Ha traído alegrías y tristezas. Tristeza cuando en marzo del 2008 previo a un clásico Chivas vs América que era en domingo, me hablaron de las oficinas el jueves, yo ya tenía la piñata del águila y me dijeron "se acabó, el domingo te esperamos a ti y a tu hijo para hacerles un homenaje", pero me la habían planteado bonita y habían dicho que iba a seguir como la Chiva Legendaria y mi hijo con la otra chivita, pero me dijeron adiós y lloré mucho, sentí mucha tristeza, tenía ya casi 25 años ahí. Mucha gente pensó que era un homenaje por la trayectoria.

¿Qué ha pasado a partir de 2008?

Mi hijo fue Chiva Fighter, pero no aguantó, porque el traje estaba muy cerrado, se sentía ahogar y no quiso y empezó la gente a decir que querían que volviera la "Chiva Loca” y en enero de 2009 me hablaron para ver si podía regresar con el Chiva Fighter, me midieron el atuendo, me pusieron a dieta y lo acepté.

Mucha gente se dio cuenta, pero mucha gente no y en la tribuna me decían "qué chido que volviste" y otros me la mentaban y decían "queremos a la 'Chiva Loca'” y no me sentí identificado y les di las gracias.


También puedes leer:

¿Cómo vivió la "Chiva Loca” el cambio de estadio en 2010?

Era el tiempo en que iba poca gente al estadio y la gente estaba apagada, les dije que si querían me iba a la tribuna para animar a la gente porque se sentía muy apagado y me compraron dos tambores, una matraca y me llevé a mis hijos y a un amigo y empezamos a animar a la gente arriba y ahí la gente empezó a apoyar.

En 2012 me habló Marcelo Michel Leaño y me dijo que si quería volver como "Chiva Loca” y le dije que sí y le seguimos dando, hasta que se vino la pandemia en marzo de 2020.

A partir de la pandemia ¿cómo ha vivido su pasión?

El 14 de marzo de 2020 era un partido contra Monterrey y ya tenía listo todo y nos hablaron para decir que iba a ser a puerta cerrada y pues enseguida en octubre de 2020 di positivo a coronavirus y estuve al borde de la muerte, internado en el IMSS, pero Dios es muy grande y los milagros existen y las oraciones de miles de chivahermanos, de mi familia, de amistades y hasta de americanistas y atlistas que me daban todo su apoyo.

Me iban a intubar y no me dejé, les dije que así me quería morir de tan horrible que me sentía y gracias a Dios me dieron de alta. Noviembre y diciembre fue muy horrible, lo que viví a nadie se lo deseo, ni al peor enemigo.

¿Va a regresar como"Chiva Loca”?

A mí todavía no me han dicho "ya no queremos que vuelvas" y sí pregunté si ya no quieren y me dicen que el Sector Salud no permite y en el Clásico Chivas vs América me hablaron y me dieron dos boletos y ahí estaba apoyando, como Juan José, no como "Chiva Loca” y fui con mi hijo y mi nieto, porque ahora él quiere ser la Chiva.

¿En este tiempo a qué se dedica la "Chiva Loca”?

La misma gente, los chivahermanos de Estados Unidos me piden algo y se los mando y ahí me ayudo con algo para comer, porque todos tenemos un guardadito que se va y ya van dos años sin trabajar. Es de humanos reconocerlo y si me preguntan cómo me ha ido, la verdad mal, porque no voy a ser hipócrita, a todos nos pasa y esta situación es triste, pero es la realidad.

Cuando salí del Coronavirus y empecé a salir, ayudé a mucha gente con lo que me habían ayudado a mí, despensas y todo eso, una silla de ruedas y se siente muy bonito ayudar a la gente que más lo necesita, pero llegó el día que dije: "Dios mío, yo ya cumplí, pero ahora el que necesita la ayuda soy yo", y no es que me haga el chillón, pero sé que viene algo bueno.

Local

Inaugura embajador de EU Ken Salazar sede del Consulado Americano en Guadalajara

La nueva sede del Consulado Americano, ubicada en el fraccionamiento Monraz comenzará a funcionar a partir de la segunda quincena de julio, aproximadamente

Local

Anuncian la construcción de la tercera estación de ampliación del Macrobús hacia Tonalá

La estación Jalisco lleva 56% de avance y la estación Los Conejos 42%

Local

Nayarit: Poder Judicial tiene rezago de casos en materia familiar

Ya se tiene un espacio para que las partes puedan resolver el conflicto sin necesidad de esperar una sentencia

Local

¿Habrá Papirolas este 2024? Gobierno de Zapopan sostiene que no hay recursos

El financiamiento de 500 mil pesos que se entregaría al Festival de Papirolas 2024 fue re-encauzado para proyectos municipales relacionados con la niñez

Doble Vía

Festival del Aguachile en Guadalajara, un evento que te hará agua la boca

Este evento dedicado 100% al aguachile se encarga de seleccionar a los mejores exponentes en la creación de este delicioso platillo