/ lunes 26 de febrero de 2024

Ahtziri Sandoval cumplirá su sueño de competir en los JJOO de París 2024

La atleta se mentaliza para dar lo mejor de sí en los Juegos

Ahtziri Sandoval es una de las atletas más sobresalientes no solo de Jalisco sino de México en la disciplina de Gimnasia Artística, actividad que la apasionó desde muy pequeña, cuando a la edad de 5 años, gracias a la atinada decisión de su señora madre que, para "calmar" su gran hiperactividad, misma que le cobró factura con una fractura, la inscribió en un gimnasio para que saciara esas ganas de nunca estar quieta.

Puntual a la cita, la destacada deportista llegó a la cafetería del Gimnasio Argos momentos antes de iniciar sus entrenamientos, porque aunque ya está calificada a los Juegos Olímpicos de París y falta tiempo para que se lleve a cabo la competencia, ella sigue preparándose, pues en puerta tiene desafíos muy importantes. Ahí en el café, Ahtziri llegó ataviada con ropa deportiva y con suma disponibilidad se dispuso a platicar de la justa olímpica, sus sensaciones por conseguir la presencia de una jalisciense en Juegos Olímpicos tras 20 años de ausencia y los sueños que tiene para lo que disputará en suelo parisino; todo, en entrevista EXCLUSIVA con EL OCCIDENTAL.

Te recomendamos:

Cuéntanos ¿Cómo era tu infancia?

Mis padres toda la vida han sido muy trabajadores como empresarios y yo era muy hiperactiva desde muy chiquita, porque siempre me la pasaba dando vueltas por aquí y por allá; en la calle, en la casa, en todos lados. Y pues mi mamá me dijo... Me quebré la mano a los 5 años intentando hacer marometas, gimnasia y fue ahí que mi madre vio que si quería seguir me iba a inscribir en un lugar seguro para que no me pasaran este tipo de cosas.

Y ya me metió junto con mi tía; ella me llevó a una prueba de gimnasia y ya, me encantó. Todo esto se dio para saciar esa hiperactividad que tenía y cosa curiosa, los maestros con los que empecé, aún los veo en las competencias como los Nacionales o Juegos Conade que antes eran las Olimpiadas, todavía los frecuento, todavía nos hablamos y así. Me metí a un gimnasio pequeño y ahí llevaba como medio año y ahí le dijeron a mi mamá que me veían con mucho talento para este deporte y fue ahí que le recomendaron que me ingresaran al Code Jalisco e hice una prueba ¡y ya! Me quedé toda la vida.

Déjame decirte que tenía una prima que hizo la misma prueba conmigo en gimnasia, pero ella se fue a los clavados; entonces, llegó el momento en el que yo hacía gimnasia, natación y clavados, porque mi energía era tanta que en las mañanas hacía gimnasia, por las tardes de 3:00 a 4:00 pm hacía natación, de 6:00 a 8:00 pm hacía otra vez gimnasia.

O sea que ni chance de hacer travesuras

¡No, nada! Mis papás estaban felices porque me tenían bien ocupada.

¿Qué tantas trabas te encontraste en tu carrera?

Muchas, sí claro. No debería de pasar, pero así es el deporte. Yo creo que también ocurre en otros deportes, como por ejemplo en el futbol, ellos también deben de tener sus ciertas trabas al principio. Eso de llegar a un equipo también es difícil, pero creo que todo deporte conlleva esas pequeñas trabas que a veces no sabes como superarlas y te puedes quedar ahí estancado.

¿Qué tipo de problemas te encontraste?

Bueno, pues, tuve varias competencias muy buenas que al final por cuestiones que son ajenas me dejaron fuera, como en los Centroamericanos de Veracruz... Por cuestiones que (lo piensa un poco).... No sé hasta ahorita porque se dio, me dejaron fuera, no clasifiqué. Iban a ser mis primeros Juegos Centroamericanos. También en Panamericanos de Lima me lastimé y así clasifiqué y hubo ahí un problema y también me dejaron fuera y pues así. Son cosas que pasan y vas superando día con día, porque si te quedas ahí no creces.

Tu familia ¿Qué tan importante son en tu crecimiento deportivo?

Ellos son mis pilares de esa construcción que llevo, son los que me han apoyado. Ellos me han visto caer y son ellos quienes me han levantado, son los que llegaba cuando me iba mal en los entrenamientos con todas esas injusticias que te menciono, y ellos me daban para adelante, me animaron a seguir y demostrar que podía. Me levantaron todos los días y son la clave de este camino y de este sueño logrado.

¿Qué fue lo que sentiste cuando se dio tu clasificación a JJOO?

En la competencia del Mundial en Amberes, Bélgica, la verdad es que el propósito del equipo era obviamente clasificar. Competimos muy bien, fue de las mejores competencias que México ha tenido en general (Gimnasia Artística), todas las compañeras nos apoyamos muchísimo, se sintió una vibra súper bonita, súper diferente. Creo que es una de las competencias que más he disfrutado en la vida y teníamos ese propósito y la verdad es que lo veíamos muy cerca.

Yo sentía que habíamos dado todo y que habíamos dejado todo por parte de nosotras y que por añadidura la calificación se iba a dar. Entonces ya empezamos a ver las calificaciones, sinceramente creo que nos calificaron muy poquito; eran rutinas muy buenas y las calificaciones un poco bajas a lo que estamos acostumbradas y ya, nos dieron el resultado y aunque dimos todo, había esa sensación de que dimos todo.

Al día siguiente cada quien viajó a sus estados y en ese transcurso, fue así como que la verdad competimos muy bien, no quedó nada de nosotros, pero de verdad había hecho una competencia muy buena. Yo quería el sueño de París, porque era como un sueño para mí, en primera conocerlo y segundo, disfrutar unos Juegos Olímpicos.

Ahtziri y su entrenador se muestran orgullosos de su clasificación a la justa veraniega. Foto. Luis Miguel Iñiguez / El Occidental

¿En qué momento sentiste que ya tenías el boleto a París 2024?

Este ciclo olímpico creo que fue un poco diferente a los anteriores. Este era mi último ciclo si clasificaba, pero si no, iba a dejar la Gimnasia, porque tengo 22 años en el gimnasio y dos ciclos olímpicos intentando clasificar. En Tokio iba muy bien mi proceso y tuve una lesión en el 2018 y en el 2019 recaí y tuve dos operaciones casi seguiditas el mismo año, entonces mi recuperación fue un poquito más lenta en el 2019 y como que estaba en mi mejor momento y de repente aparece ese inconveniente y desaparece... No desaparece ese sueño, pero sí se ve más complicado y este ciclo pensé en darlo todo, sí se puede que padre y si no, no me arrepiento de nada. Fue uno de los años que más disfruté el 2023 porque tuve muchas competencias y todas como que las fui disfrutando.

Descríbenos el momento en que te enteraste que ya estabas en París 2024

Yo seguía entrenando para competir y ya pasando mi cumpleaños no me dijeron nada y me habían dicho que pasando esa fecha me iban a avisar, no me dijeron nada y yo tampoco dije nada porque iba a ser más triste si no pasaba. Se terminó la semana, comenzó la otra: lunes, martes, miércoles y no me decían nada y bueno, ya. Si hubiera clasificado ya me lo hubieran dicho.

Y al día siguiente que dije eso me marca la Presidenta Nahomi y me dice: "Muchas felicidades, Ahtziri, estás en la lista que está clasificada en barras asimétricas". Mis padres estuvieron en ese momento, me dio la noticia y yo me quedé en shock, empecé a llorar y sentí como paz y tranquilidad, porque después de tantos años por fin se iba a hacer mi sueño, llegó la recompensa. Mi mamá se me acercó, yo no podía hablar y me preguntó que qué pasaba y yo como que estaba "shockeada", como que agarró el rollo y me dijo: "No es cierto, júramelo, Ahtziri ¡¿lo logramos?!". Yo solamente asentí con la cabeza y me abrazó.

Mi papá nos vio llorar a los dos y nos preguntó que qué había pasado. Él es todo tranquilo, calmado y mi mamá, no sé... Más hiperactiva como yo y mi papá también agarró el rollo y me dice: "¿lo logramos? Yo sabía que lo íbamos a lograr, sabía que lo ibas a lograr". Me abrazó y a partir de ahí me llegaron mensajes de todos lados: amigos de la gimnasia, llamada de mi entrenador y con él también lloré.

Un breve paréntesis en París. Estamos en un lugar donde vienen muchas niñas a entrenar ¿te ves reflejada en ellas?

¡Sí, como no! En muchas de las que están entrenando desde muy chiquitas, porque es un deporte donde empiezas muy pequeña para tener movilidad, la agilidad, fuerza, etc. Y me veo reflejada en muchas de ellas que vienen. Obviamente es un deporte que exige mucha disciplina porque empiezan desde nivel 1 hasta el 10. Entonces, hay muchas que vienen, algo les sale mal y se frustran en los entrenamientos o porque tienen competencias malas.

Y es ahí donde recuerdo a mi yo de pequeña y yo les digo que tengan mucha paciencia porque esos sueños se pueden lograr. Me piden muchos consejos para parada de manos y eso es bonito, es como padre porque les puedo transmitir mi experiencia, no digo que les hago el camino más corto, pero sí trato de dar consejos que a mí me hubiera gustado que me dieran a esa edad y trato de darles esa pizca de mi experiencia en algunos elementos que a mí me costaron en su momento. Trato de darles tips para ser más rápido y a veces me da gusto que les corrijo algo y les sale y ya dices: "bueno, ya les dejé una parte de mí".

¿Cómo te sobrepones a la adversidad? Cómo la de Veracruz, lo de Barranquilla, las lesiones y demás.

En Centroamericanos de Barranquilla, la verdad me ayudó mucho mi entrenador porque no tenía un psicólogo como tal. No me dejó caer y estuvo en todo momento conmigo. Me lastimé en marzo. Clasifiqué así, lastimada y aún así clasifiqué a Barranquilla y obtuve la medalla de oro en barras asimétricas y de ahí me hizo ver que, lastimada y todo, podía tener grandes resultados. Imagínate ahora que estoy sana. Fue una motivación porque siempre creyó en mí y en ese punto mi familia y entrenador me ayudaron mucho.

¿Qué te dice el escuchar el nombre de Brenda Magaña?

Sí, después de 20 años una jalisciense vuelve a ir a los Juegos Olímpicos. Es bastante padre, la verdad es que he convivido con ella en algún momento de mi carrera y pues que padre que tiene un elemento (ríe) yo quisiera tener uno.

Después de París 2024 ¿tenemos Ahtziri Sandoval para rato?

Vamos paso a paso. Ahorita quiero llegar a Juegos Olímpicos porque sé que será una experiencia inolvidable por ser mis primeros Juegos y ya después de ahí veré si me quedo. Porque la verdad es que amo la Gimnasia, me encanta entrenar, las competencias son experiencias inolvidables, entonces, no sé. Tengo que pensarlo muy bien.

¿Qué le diría la actual Ahtziri Sandoval a la de 10 años?

¡Uy! Que tenga mucha paciencia y que se abrace, porque en ese tiempo era muy exigente con ella misma. Que sea agradecida con las personas y con su cuerpo. Aunque como era muy hiperactiva, creo que no me hubiera hecho gran caso, pero eso es lo que le diría, porque la Ahtziri de 10 años aprendió muchos elementos que ahora los hago más perfeccionados.

Si pudieras elegir un año de tu vida personal y deportiva ¿Cuál sería?

Creo que el 2023 fue mi mejor momento en la Gimnasia, por las competencias que tuvimos en equipo. Creo que ese sería uno de los más bonitos porque conocí muchos países y París (ríe). Conviví mucho con mis compañeras y se sintió mucho la unión en el equipo. Y fuera del deporte... Probablemente el año de pandemia porque estuve mucho tiempo al lado de mi familia, nunca había estado tanto tiempo con ellos por mis tiempos. Me hizo valorar mucho a la familia.

El otro lado de Ahtziri Sandoval

Color favorito: Rosa.

Si no fueras atleta trabajarías de: (lo piensa un rato) Estilista. Tengo un local de productos de belleza que lo emprendí en pandemia. Está en Tonalá, sobre Avenida Reforma. Se llama Resalta tu encanto y yo estoy los fines de semana.

Música favorita: Pop.

Artista favorito: Shakira.

Asignatura favorita en la escuela: Matemáticas. Ya no, pero antes sí (ríe).

Estación del año predilecta: Otoño.

Además de tu disciplina ¿otro deporte favorito?: Clavados.

Ir de compras o al cine: Que buen dilema... Yo creo que de compras.

Cocinar o que alguien más cocine: ¡Ay, no! Que me cocinen (vuelve a reír) Por supuesto. No me gusta mucho.

Vacaciones en ¿playa o ciudad?: En la playa, claro.

Ahtziri Sandoval es una de las atletas más sobresalientes no solo de Jalisco sino de México en la disciplina de Gimnasia Artística, actividad que la apasionó desde muy pequeña, cuando a la edad de 5 años, gracias a la atinada decisión de su señora madre que, para "calmar" su gran hiperactividad, misma que le cobró factura con una fractura, la inscribió en un gimnasio para que saciara esas ganas de nunca estar quieta.

Puntual a la cita, la destacada deportista llegó a la cafetería del Gimnasio Argos momentos antes de iniciar sus entrenamientos, porque aunque ya está calificada a los Juegos Olímpicos de París y falta tiempo para que se lleve a cabo la competencia, ella sigue preparándose, pues en puerta tiene desafíos muy importantes. Ahí en el café, Ahtziri llegó ataviada con ropa deportiva y con suma disponibilidad se dispuso a platicar de la justa olímpica, sus sensaciones por conseguir la presencia de una jalisciense en Juegos Olímpicos tras 20 años de ausencia y los sueños que tiene para lo que disputará en suelo parisino; todo, en entrevista EXCLUSIVA con EL OCCIDENTAL.

Te recomendamos:

Cuéntanos ¿Cómo era tu infancia?

Mis padres toda la vida han sido muy trabajadores como empresarios y yo era muy hiperactiva desde muy chiquita, porque siempre me la pasaba dando vueltas por aquí y por allá; en la calle, en la casa, en todos lados. Y pues mi mamá me dijo... Me quebré la mano a los 5 años intentando hacer marometas, gimnasia y fue ahí que mi madre vio que si quería seguir me iba a inscribir en un lugar seguro para que no me pasaran este tipo de cosas.

Y ya me metió junto con mi tía; ella me llevó a una prueba de gimnasia y ya, me encantó. Todo esto se dio para saciar esa hiperactividad que tenía y cosa curiosa, los maestros con los que empecé, aún los veo en las competencias como los Nacionales o Juegos Conade que antes eran las Olimpiadas, todavía los frecuento, todavía nos hablamos y así. Me metí a un gimnasio pequeño y ahí llevaba como medio año y ahí le dijeron a mi mamá que me veían con mucho talento para este deporte y fue ahí que le recomendaron que me ingresaran al Code Jalisco e hice una prueba ¡y ya! Me quedé toda la vida.

Déjame decirte que tenía una prima que hizo la misma prueba conmigo en gimnasia, pero ella se fue a los clavados; entonces, llegó el momento en el que yo hacía gimnasia, natación y clavados, porque mi energía era tanta que en las mañanas hacía gimnasia, por las tardes de 3:00 a 4:00 pm hacía natación, de 6:00 a 8:00 pm hacía otra vez gimnasia.

O sea que ni chance de hacer travesuras

¡No, nada! Mis papás estaban felices porque me tenían bien ocupada.

¿Qué tantas trabas te encontraste en tu carrera?

Muchas, sí claro. No debería de pasar, pero así es el deporte. Yo creo que también ocurre en otros deportes, como por ejemplo en el futbol, ellos también deben de tener sus ciertas trabas al principio. Eso de llegar a un equipo también es difícil, pero creo que todo deporte conlleva esas pequeñas trabas que a veces no sabes como superarlas y te puedes quedar ahí estancado.

¿Qué tipo de problemas te encontraste?

Bueno, pues, tuve varias competencias muy buenas que al final por cuestiones que son ajenas me dejaron fuera, como en los Centroamericanos de Veracruz... Por cuestiones que (lo piensa un poco).... No sé hasta ahorita porque se dio, me dejaron fuera, no clasifiqué. Iban a ser mis primeros Juegos Centroamericanos. También en Panamericanos de Lima me lastimé y así clasifiqué y hubo ahí un problema y también me dejaron fuera y pues así. Son cosas que pasan y vas superando día con día, porque si te quedas ahí no creces.

Tu familia ¿Qué tan importante son en tu crecimiento deportivo?

Ellos son mis pilares de esa construcción que llevo, son los que me han apoyado. Ellos me han visto caer y son ellos quienes me han levantado, son los que llegaba cuando me iba mal en los entrenamientos con todas esas injusticias que te menciono, y ellos me daban para adelante, me animaron a seguir y demostrar que podía. Me levantaron todos los días y son la clave de este camino y de este sueño logrado.

¿Qué fue lo que sentiste cuando se dio tu clasificación a JJOO?

En la competencia del Mundial en Amberes, Bélgica, la verdad es que el propósito del equipo era obviamente clasificar. Competimos muy bien, fue de las mejores competencias que México ha tenido en general (Gimnasia Artística), todas las compañeras nos apoyamos muchísimo, se sintió una vibra súper bonita, súper diferente. Creo que es una de las competencias que más he disfrutado en la vida y teníamos ese propósito y la verdad es que lo veíamos muy cerca.

Yo sentía que habíamos dado todo y que habíamos dejado todo por parte de nosotras y que por añadidura la calificación se iba a dar. Entonces ya empezamos a ver las calificaciones, sinceramente creo que nos calificaron muy poquito; eran rutinas muy buenas y las calificaciones un poco bajas a lo que estamos acostumbradas y ya, nos dieron el resultado y aunque dimos todo, había esa sensación de que dimos todo.

Al día siguiente cada quien viajó a sus estados y en ese transcurso, fue así como que la verdad competimos muy bien, no quedó nada de nosotros, pero de verdad había hecho una competencia muy buena. Yo quería el sueño de París, porque era como un sueño para mí, en primera conocerlo y segundo, disfrutar unos Juegos Olímpicos.

Ahtziri y su entrenador se muestran orgullosos de su clasificación a la justa veraniega. Foto. Luis Miguel Iñiguez / El Occidental

¿En qué momento sentiste que ya tenías el boleto a París 2024?

Este ciclo olímpico creo que fue un poco diferente a los anteriores. Este era mi último ciclo si clasificaba, pero si no, iba a dejar la Gimnasia, porque tengo 22 años en el gimnasio y dos ciclos olímpicos intentando clasificar. En Tokio iba muy bien mi proceso y tuve una lesión en el 2018 y en el 2019 recaí y tuve dos operaciones casi seguiditas el mismo año, entonces mi recuperación fue un poquito más lenta en el 2019 y como que estaba en mi mejor momento y de repente aparece ese inconveniente y desaparece... No desaparece ese sueño, pero sí se ve más complicado y este ciclo pensé en darlo todo, sí se puede que padre y si no, no me arrepiento de nada. Fue uno de los años que más disfruté el 2023 porque tuve muchas competencias y todas como que las fui disfrutando.

Descríbenos el momento en que te enteraste que ya estabas en París 2024

Yo seguía entrenando para competir y ya pasando mi cumpleaños no me dijeron nada y me habían dicho que pasando esa fecha me iban a avisar, no me dijeron nada y yo tampoco dije nada porque iba a ser más triste si no pasaba. Se terminó la semana, comenzó la otra: lunes, martes, miércoles y no me decían nada y bueno, ya. Si hubiera clasificado ya me lo hubieran dicho.

Y al día siguiente que dije eso me marca la Presidenta Nahomi y me dice: "Muchas felicidades, Ahtziri, estás en la lista que está clasificada en barras asimétricas". Mis padres estuvieron en ese momento, me dio la noticia y yo me quedé en shock, empecé a llorar y sentí como paz y tranquilidad, porque después de tantos años por fin se iba a hacer mi sueño, llegó la recompensa. Mi mamá se me acercó, yo no podía hablar y me preguntó que qué pasaba y yo como que estaba "shockeada", como que agarró el rollo y me dijo: "No es cierto, júramelo, Ahtziri ¡¿lo logramos?!". Yo solamente asentí con la cabeza y me abrazó.

Mi papá nos vio llorar a los dos y nos preguntó que qué había pasado. Él es todo tranquilo, calmado y mi mamá, no sé... Más hiperactiva como yo y mi papá también agarró el rollo y me dice: "¿lo logramos? Yo sabía que lo íbamos a lograr, sabía que lo ibas a lograr". Me abrazó y a partir de ahí me llegaron mensajes de todos lados: amigos de la gimnasia, llamada de mi entrenador y con él también lloré.

Un breve paréntesis en París. Estamos en un lugar donde vienen muchas niñas a entrenar ¿te ves reflejada en ellas?

¡Sí, como no! En muchas de las que están entrenando desde muy chiquitas, porque es un deporte donde empiezas muy pequeña para tener movilidad, la agilidad, fuerza, etc. Y me veo reflejada en muchas de ellas que vienen. Obviamente es un deporte que exige mucha disciplina porque empiezan desde nivel 1 hasta el 10. Entonces, hay muchas que vienen, algo les sale mal y se frustran en los entrenamientos o porque tienen competencias malas.

Y es ahí donde recuerdo a mi yo de pequeña y yo les digo que tengan mucha paciencia porque esos sueños se pueden lograr. Me piden muchos consejos para parada de manos y eso es bonito, es como padre porque les puedo transmitir mi experiencia, no digo que les hago el camino más corto, pero sí trato de dar consejos que a mí me hubiera gustado que me dieran a esa edad y trato de darles esa pizca de mi experiencia en algunos elementos que a mí me costaron en su momento. Trato de darles tips para ser más rápido y a veces me da gusto que les corrijo algo y les sale y ya dices: "bueno, ya les dejé una parte de mí".

¿Cómo te sobrepones a la adversidad? Cómo la de Veracruz, lo de Barranquilla, las lesiones y demás.

En Centroamericanos de Barranquilla, la verdad me ayudó mucho mi entrenador porque no tenía un psicólogo como tal. No me dejó caer y estuvo en todo momento conmigo. Me lastimé en marzo. Clasifiqué así, lastimada y aún así clasifiqué a Barranquilla y obtuve la medalla de oro en barras asimétricas y de ahí me hizo ver que, lastimada y todo, podía tener grandes resultados. Imagínate ahora que estoy sana. Fue una motivación porque siempre creyó en mí y en ese punto mi familia y entrenador me ayudaron mucho.

¿Qué te dice el escuchar el nombre de Brenda Magaña?

Sí, después de 20 años una jalisciense vuelve a ir a los Juegos Olímpicos. Es bastante padre, la verdad es que he convivido con ella en algún momento de mi carrera y pues que padre que tiene un elemento (ríe) yo quisiera tener uno.

Después de París 2024 ¿tenemos Ahtziri Sandoval para rato?

Vamos paso a paso. Ahorita quiero llegar a Juegos Olímpicos porque sé que será una experiencia inolvidable por ser mis primeros Juegos y ya después de ahí veré si me quedo. Porque la verdad es que amo la Gimnasia, me encanta entrenar, las competencias son experiencias inolvidables, entonces, no sé. Tengo que pensarlo muy bien.

¿Qué le diría la actual Ahtziri Sandoval a la de 10 años?

¡Uy! Que tenga mucha paciencia y que se abrace, porque en ese tiempo era muy exigente con ella misma. Que sea agradecida con las personas y con su cuerpo. Aunque como era muy hiperactiva, creo que no me hubiera hecho gran caso, pero eso es lo que le diría, porque la Ahtziri de 10 años aprendió muchos elementos que ahora los hago más perfeccionados.

Si pudieras elegir un año de tu vida personal y deportiva ¿Cuál sería?

Creo que el 2023 fue mi mejor momento en la Gimnasia, por las competencias que tuvimos en equipo. Creo que ese sería uno de los más bonitos porque conocí muchos países y París (ríe). Conviví mucho con mis compañeras y se sintió mucho la unión en el equipo. Y fuera del deporte... Probablemente el año de pandemia porque estuve mucho tiempo al lado de mi familia, nunca había estado tanto tiempo con ellos por mis tiempos. Me hizo valorar mucho a la familia.

El otro lado de Ahtziri Sandoval

Color favorito: Rosa.

Si no fueras atleta trabajarías de: (lo piensa un rato) Estilista. Tengo un local de productos de belleza que lo emprendí en pandemia. Está en Tonalá, sobre Avenida Reforma. Se llama Resalta tu encanto y yo estoy los fines de semana.

Música favorita: Pop.

Artista favorito: Shakira.

Asignatura favorita en la escuela: Matemáticas. Ya no, pero antes sí (ríe).

Estación del año predilecta: Otoño.

Además de tu disciplina ¿otro deporte favorito?: Clavados.

Ir de compras o al cine: Que buen dilema... Yo creo que de compras.

Cocinar o que alguien más cocine: ¡Ay, no! Que me cocinen (vuelve a reír) Por supuesto. No me gusta mucho.

Vacaciones en ¿playa o ciudad?: En la playa, claro.

Policiaca

Detienen a taxista con casi 80 kilos de marihuana

Pretendía llevar las cajas a la Central Nueva

Policiaca

Por el robo de 43 mdp en cigarros vinculan a proceso a cuatro empleados

A estos trabajadores se les otorgaban 400 paquetes de cigarros diariamente

Local

¿Sabías que el Jardín Japonés en el Colomos fue una donación de Kyoto para Guadalajara?

Este espacio verde que tanto encanta a los tapatíos fue fundado en 1994

Local

Con propuesta de Lemus, Tlajomulco tendrá una movilidad más rápida: Quirino

Gerardo Quirino dijo que el corredor Chapala se verá beneficiado con la construcción de la nueva línea de Macrobús