/ miércoles 3 de febrero de 2021

Responden sacerdotes al llamado de Dios, de llevar fe y esperanza a enfermos de Covid

Son 3 curas que prestan el servicio: el padre César Castillo, el padre Luis Eduardo Gutiérrez y él, padre Juan Bojórquez

Para él es un llamado de Dios el prestar el servicio de llevar fe, esperanza y aliento a los pacientes de Covid-19 en los hospitales civiles de Guadalajara, del IMSS, el Hospital Militar y algunos particulares, manifestó el padre Juan Bojórquez a El Occidental.

Desde que comenzó la pandemia, el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara, invitó a los sacerdotes con ciertas condiciones de edad, como menores de 55 años, con buena salud, previos exámenes médicos y la prueba PCR para ser negativos de covid para que respondieran a la convocatoria de llevar esperanza a enfermos en los nosocomios.

Son 3 sacerdotes que prestan el servicio: el padre César Castillo, el padre Luis Eduardo Gutiérrez y él, padre Juan Bojórquez.

Van al Hospital Civil Viejo “Fray Antonio Alcalde”, al Civil nuevo “Juan I. Menchaca”, al Hospital de Zoquiapan, a la clínica 46, 110, 89 del IMSS, al Hospital Militar, al Ángel Leaño, al hospital Terranova y al Hospital Santa Margarita.

Están en los estudios médicos, más sacerdotes que se sumarán a este servicio, por lo que hizo la invitación a que más lo hagan y se unan.

Lo que lo impulsó fue el ver el personal de salud que está ahí en la primera línea de batalla todos los días dando lo mejor de sí.

“A mí me piden un mes de servicio y el personal de salud y hoy que los conozco y los veo, lo que están viviendo y pasando, es algo que a mí me motivó a dar esta respuesta a este servicio”, manifestó.

El personal médico con la necesidad de ser bendecidos, de que se pida por ellos, muchos piden la bendición, la oración, “vemos cansancio en ellos, sin embargo, mucha, mucha generosidad, son verdaderos héroes ellos y ellas que se están entregando día a día”, agregó el padre Juan.

Le ha tocado ver en el personal de salud mucha solidaridad, de mucho apoyo entre ellos y para los sacerdotes también,” ellos están sacando fuerza de debilidad en el día a día para seguir respondiendo ante este reto”, señaló.

Chécalo:

Enfatiza el personal médico “que no les olvidemos, que los tengamos presentes en nuestras oraciones y ellos dan lo mejor de sí. Les duele mucho el ver que personas fallecen. Por otra parte, anima mucho al personal de salud que una persona se recupere, a mí me ha tocado ver, como anima, alientan a la familia del enfermito, al enfermito sino al personal de salud, que una persona venza la enfermedad con el tratamiento y cuidado del personal médico”.

Respecto a los enfermos, pacientes internados en los hospitales, subrayó el Padre que es difícil para cualquiera de ellos como sacerdotes, “desde la fe porque somos personas de fe y uno ve el misterio de Dios que se manifiesta a pesar del dolor, de la enfermedad y de la muerte y desesperación que muchos enfermitos pueden tener y como Dios se manifiesta con su misericordia y amor, ellos encuentran mucho consuelo, la gran mayoría”.

De cada 100 pacientes que visitan al día, porque son jornadas de visitar en la mañana un hospital en la tarde otro y es un promedio de 50 a 60 personas que ven por cada nosocomio. Hay un límite de tiempo en el que pueden estar los sacerdotes en dichos lugares, ya que también deben cuidar su propia salud.

De 100 a 120 enfermos que ven por día en un 98% sean católicos o cristianos u otra fe, para ellos es importante la fe y orar, lo que los conforta, “aún con los claroscuros, por una parte, es el miedo que tú ves en los ojos de los pacientes, el temor, la desesperanza en muchos de ellos, pero por otra parte la confianza que se anima y despierta cuando les bendices, les llevas la comunión, haces una oración sobre ellos”.

Padres Juan Bojórqez y Luis Eduardo Gutiérrez Foto: Cortesía | Prensa Arzobispado de Guadalajara

Invitó el padre Juan a que como sociedad ser responsables los unos de los otros, cuidarse y cuidar a los suyos, porque pareciera que hay gente que todavía no lo cree o no ve la magnitud. “A mí siempre me gusta como pensar y esperar lo mejor, es importante tener una actitud positiva en todo momento, pero aún con todo eso tenemos que seguir siendo muy responsables”.

Su testimonio dijo se basa en un profundo discernimiento de 2 meses, “hubo una circunstancia en mi familia, mi hermana mayor, y su esposo se enferman de covid, un amigo sacerdote hospitalizado y delicado que ahora están bien y ante la imposibilidad de visitarlos respondió a lo que él dice el llamado de Dios”.

Para él es un llamado de Dios el prestar el servicio de llevar fe, esperanza y aliento a los pacientes de Covid-19 en los hospitales civiles de Guadalajara, del IMSS, el Hospital Militar y algunos particulares, manifestó el padre Juan Bojórquez a El Occidental.

Desde que comenzó la pandemia, el cardenal José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara, invitó a los sacerdotes con ciertas condiciones de edad, como menores de 55 años, con buena salud, previos exámenes médicos y la prueba PCR para ser negativos de covid para que respondieran a la convocatoria de llevar esperanza a enfermos en los nosocomios.

Son 3 sacerdotes que prestan el servicio: el padre César Castillo, el padre Luis Eduardo Gutiérrez y él, padre Juan Bojórquez.

Van al Hospital Civil Viejo “Fray Antonio Alcalde”, al Civil nuevo “Juan I. Menchaca”, al Hospital de Zoquiapan, a la clínica 46, 110, 89 del IMSS, al Hospital Militar, al Ángel Leaño, al hospital Terranova y al Hospital Santa Margarita.

Están en los estudios médicos, más sacerdotes que se sumarán a este servicio, por lo que hizo la invitación a que más lo hagan y se unan.

Lo que lo impulsó fue el ver el personal de salud que está ahí en la primera línea de batalla todos los días dando lo mejor de sí.

“A mí me piden un mes de servicio y el personal de salud y hoy que los conozco y los veo, lo que están viviendo y pasando, es algo que a mí me motivó a dar esta respuesta a este servicio”, manifestó.

El personal médico con la necesidad de ser bendecidos, de que se pida por ellos, muchos piden la bendición, la oración, “vemos cansancio en ellos, sin embargo, mucha, mucha generosidad, son verdaderos héroes ellos y ellas que se están entregando día a día”, agregó el padre Juan.

Le ha tocado ver en el personal de salud mucha solidaridad, de mucho apoyo entre ellos y para los sacerdotes también,” ellos están sacando fuerza de debilidad en el día a día para seguir respondiendo ante este reto”, señaló.

Chécalo:

Enfatiza el personal médico “que no les olvidemos, que los tengamos presentes en nuestras oraciones y ellos dan lo mejor de sí. Les duele mucho el ver que personas fallecen. Por otra parte, anima mucho al personal de salud que una persona se recupere, a mí me ha tocado ver, como anima, alientan a la familia del enfermito, al enfermito sino al personal de salud, que una persona venza la enfermedad con el tratamiento y cuidado del personal médico”.

Respecto a los enfermos, pacientes internados en los hospitales, subrayó el Padre que es difícil para cualquiera de ellos como sacerdotes, “desde la fe porque somos personas de fe y uno ve el misterio de Dios que se manifiesta a pesar del dolor, de la enfermedad y de la muerte y desesperación que muchos enfermitos pueden tener y como Dios se manifiesta con su misericordia y amor, ellos encuentran mucho consuelo, la gran mayoría”.

De cada 100 pacientes que visitan al día, porque son jornadas de visitar en la mañana un hospital en la tarde otro y es un promedio de 50 a 60 personas que ven por cada nosocomio. Hay un límite de tiempo en el que pueden estar los sacerdotes en dichos lugares, ya que también deben cuidar su propia salud.

De 100 a 120 enfermos que ven por día en un 98% sean católicos o cristianos u otra fe, para ellos es importante la fe y orar, lo que los conforta, “aún con los claroscuros, por una parte, es el miedo que tú ves en los ojos de los pacientes, el temor, la desesperanza en muchos de ellos, pero por otra parte la confianza que se anima y despierta cuando les bendices, les llevas la comunión, haces una oración sobre ellos”.

Padres Juan Bojórqez y Luis Eduardo Gutiérrez Foto: Cortesía | Prensa Arzobispado de Guadalajara

Invitó el padre Juan a que como sociedad ser responsables los unos de los otros, cuidarse y cuidar a los suyos, porque pareciera que hay gente que todavía no lo cree o no ve la magnitud. “A mí siempre me gusta como pensar y esperar lo mejor, es importante tener una actitud positiva en todo momento, pero aún con todo eso tenemos que seguir siendo muy responsables”.

Su testimonio dijo se basa en un profundo discernimiento de 2 meses, “hubo una circunstancia en mi familia, mi hermana mayor, y su esposo se enferman de covid, un amigo sacerdote hospitalizado y delicado que ahora están bien y ante la imposibilidad de visitarlos respondió a lo que él dice el llamado de Dios”.

Local

Jalisco recibe más de 700 mil dosis contra el Covid-19

Se trata del cargamento más grande de vacunas de Moderna y AstraZeneca

Policiaca

Vinculan a dos policías de Puerto Vallarta por abuso de autoridad

Vencerá en tres meses el cierre de la investigación complementaria

Policiaca

Saldo de 21 casas afectadas por la lluvia en El Dean y Ferrocarril

Siguen con la revisión de 13 viviendas que tuvieron ingreso de agua

Local

Las ficciones que dieron libertad a los escritores

Escritores latinoamericanos hablaron en la sexta mesa de trabajo de la Cuarta Bienal Mario Vargas Llosa

Policiaca

Vinculan a dos policías de Puerto Vallarta por abuso de autoridad

Vencerá en tres meses el cierre de la investigación complementaria

Policiaca

Hallan cuerpo de mujer en la Barranca de Huentitán

Los hechos ocurrieron en una casa abandonada, cerca de la vuelta número 12

Local

Jalisco recibe más de 700 mil dosis contra el Covid-19

Se trata del cargamento más grande de vacunas de Moderna y AstraZeneca

Cultura

Disertan sobre la literatura como espejo de la historia o la historia como espejo de la literatura

Escritores analizaron cómo se interrelacionan y como se usan una en la otra

Mundo

Volcán en La Palma entra en su fase de erupción más explosiva

El volumen de emisión de cenizas se ha intensificado, hasta el punto de que las compañías aéreas que operan conexiones con La Palma desde otras islas del archipiélago han tenido que suspender vuelos temporalmente.