imagotipo

Murillo Escoto-Castillo Ortega unieron sus vidas

Por medio del santo sacramento del matrimonio y en una emotiva y bella ceremonia religiosa, María Elena Murillo Escoto y Luis Fernando Castillo Ortega unieron sus vidas ante la presencia de sus seres queridos y sus amigos quienes les desearon lo mejor en su nueva etapa como pareja.

En la Iglesia de San José, lo novios llegaron al altar y un cuarteto de violines interpretó el Ave María. El sacerdote les habló de las responsabilidades y compromisos de una existencia en común donde hizo una analogía acerca de que en el camino “habrá rosas, pero también espinas” y esas hay que superarlas con amor y comprensión.

Posteriormente se cumplió con el rito religioso de la boda, donde a los novios se les puso el lazo y los anillos que los unen como “marido y mujer”, declaración del sacerdote que mereció el aplauso de los presentes para después pasar a las felicitaciones a los recién casados.

Después, todos se trasladaron al salón de fiestas para brindar por la felicidad de María Elena y Luis Fernando, quienes recibieron la sorpresa de que el papá del novio les cantó unos temas y sus 10 damas, al término de los temas musicales que bailaron les arrojaron rosas.

Asimismo, se degustó la deliciosa cena que constó de crema poblana, espagueti a la boloñesa y lomo en salsa de champiñones con guarnición de papas a la crema, acompañados de finos vinos de mesa, posteriormente los novios abrieron la pista de baile donde un grupo musical tocó salsa, cumbia, merengue y rock acompañado de luces de colores y un gran ambiente.