imagotipo

Hospital Civil cambia la vida de niños de con “pie equino”

  • Víctor Manuel Chávez Ogazón
  • en Local

Un niño de cada mil nace con pie Equino Varo, y el 50% padece del “pie mambo” en ambas extremidades, pero hay 500 que han pasado por los Hospitales Civiles y han superado el problema: corren y juegan, como niños normales, no sólo a través de un método que data de los años 40 y predice éxito de aplicarse en los recién nacidos, sino además de un acompañamiento con amor y perseverancia, como da el personal de Ortopedia de los nosocomios.

Buena parte de ellos festejaron al lado de sus padres en la sede del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”, de 2012 a la fecha, con una tasa de éxito en su tratamiento del 95% a través del método Ponsetí, así llamado por ser atribuido al doctor español Ignacio Ponsetí.

El doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del Hospital Civil de Guadalajara, durante el festejo que la Clínica de Pie Equino Varo del Servicio de Ortopedia Pediatría y el Voluntariado del HCG, organizaron para los pacientes pediátricos con motivo de la reciente conmemoración del Día Mundial del Pie Equino Varo, destacó el uso de ese sistema para atender el Pie Equino Varo, que es la deformidad músculo-esquelética más común al nacimiento.

Se estima un promedio de, un caso por cada mil nacimientos, y es fácilmente identificable, ya que el pie del bebé se encuentra torcido o invertido y hacia abajo. Este padecimiento afecta a más de 200 mil recién nacidos cada año a nivel mundial, de los cuales el 80% viven en países en vías de desarrollo.

En México, anualmente nacen 5 mil niños y niñas con esta deformidad. Se estima que únicamente un 60% recibe un tratamiento adecuado, por lo que existen muchos niños y adultos que viven con esta discapacidad, a pesar de contar con un tratamiento exitoso, accesible, mínimamente invasivo y de corto tiempo para obtener resultados, como el que aplica el Servicio de Ortopedia Pediatría del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara.
La doctora Érika Arana Hernández, encargada de la Clínica de Pie Equino Varo, señaló que aquellos pacientes que no reciben la atención, crecen y tienen muchas dificultades; son discriminados por verse diferentes, no pueden caminar de manera regular; en muchas ocasiones no pueden usar calzado, e inclusive de adultos se les dificulta encontrar trabajo.
“Un bebé al que se le trata oportunamente puede crecer sin ninguna secuela o complicación y llevar una vida normal”, destacó Arana Hernández, quien avaló precisamente los resultados del personal de Ortopedia y el uso del método Ponsetí, que es un tratamiento no quirúrgico que desde 2008 se ha realizado con un 95% de éxito en bebés con Pie Equino Varo en la Clínica del Hospital Civil de Guadalajara.

El método consiste en manipular el pie de forma semanal y a la vez colocar un yeso para mantener la corrección de esa manipulación. Esto se repite durante cuatro a ocho semanas hasta que el pie está hípercorregido.

En esta etapa se hace un procedimiento que se conoce como tenotomía del tendón de Aquiles, es decir, se secciona el tendón por una pequeña incisión. Posteriormente se coloca un yeso que dura tres semanas para darle al pie la posición adecuada y el tendón pueda cicatrizar. Al finalizar, el niño debe usar unos zapatos especiales unidos entre sí por una barra para evitar que el pie regrese a la posición incorrecta.
Al festejo organizado por la Clínica de Pie Equino Varo del Servicio de Ortopedia Pediátrica AHCG FAA, encabezado por el doctor Carlos Cuevas de Alba, y por el Voluntariado del Hospital Civil de Guadalajara, que preside la maestra Esther Cisneros Quirarte, con motivo de la reciente remembranza del Día Mundial del Pie Equino Varo (3 de junio), acudieron más de 50 familias de niños con Pie Equino Varo para celebrar la fortaleza y las ganas de salir adelante por parte de los pacientes. Competencias deportivas que demuestran que la corrección del Pie Equino Varo puede permitir una vida completamente normal, actividades físicas dirigidas por el entrenador deportivo Mario Larios Vázquez, luchadores de la Arena Coliseo para tomarse la foto a cargo de Daniel Cruz, talleres para decorar galletas y pintar cerámica, por la señora Claudia López Pérez, pinta caritas a cargo del equipo de Irma de Zúñiga, refrigerio, bolos y cupcakes, además de muchos regalos y diversión fue lo que encontraron esta mañana los pacientes y sus familias.