/ lunes 5 de julio de 2021

Estudiantes de medicina exigen garantías en servicio social; no puede ser punto de riesgo

Recordaron otros casos de pasantes de dicha carrera donde no se ha hecho justicia

En el último año, para los estudiantes de la carrera de medicina en cualquier parte del país, cumplir con el servicio social o el internado, se convirtió en una práctica extrema, en un escenario hostil y cargado de una violencia extrema, capaz de arrebatarles la vida, como finalmente ocurrió con tres de sus futuras promesas. De ahí que hoy desde Jalisco sus compañeros lanzaron un grito de justicia, pero además de un “no” rotundo a las prácticas y menos en condiciones indignas e inseguras.

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) -donde estudiaba Luis- y de la Universidad de Guadalajara, que acudieron en solidaridad, protestaron en Casa Jalisco y el hospital de Huejuquilla, de donde salió el estudiante a su cita con la muerte, en Fresnillo, Zacatecas.


Podría interesarte:


Recordaron ahí a Luis, que hace una semana aún vivía, se despidió de beso de sus padres y salió, sin saberlo, hasta su última misión.

Acompañado del arquitecto Octavio Romero, que hacía las veces de chofer de la unidad, salieron de Huejuquilla, Jalisco, a Fresnillo, Zacatecas, para llevar a una mujer con seis meses de embarazo, para una mejor atención médica, y ya no volvieron. Sus cuerpos, con heridas de arma de fuego, fueron encontrados al lado de la unidad oficial a la que le prendieron fuego.


Foto: Facebook | Luis Fernando Montes de Oca Armas


Recordaron otros casos de pasantes de medicina donde no se ha hecho justicia. Mariana S.D. era una jovencita de 24 años, recién egresada de la carrera de medicina de la Universidad Autónoma de Chiapas, que realizaba su servicio social en la comunidad de Nueva Palestina, municipio de Ocosingo, y fue asesinada por integrantes de esa comunidad.

O Jorge Alejandro López Rivas, que murió el 4 de enero en la sala donde 29 días antes se había contagiado de coronavirus. Era médico interno de pregrado en el hospital Doctor José María Rodríguez, en Ecatepec, y murió por complicaciones de la enfermedad, con la que, no obstante padecerla, fue obligado a seguir trabajando.

Para ellos exigieron justicia y “para los que seguimos vivos que tengamos garantías de seguridad”. Quien tratos dignos, que no se les ponga a realizar actividades que no les competen por falta de personal o por imposición de los superiores; pero sobre todo “porque es un deber constitucional y de los órganos del Estado, nos deben brindar seguridad que tanto alardean y a la que están obligados por la carta magna y la declaración de los derechos humanos”.


Foto: Cortesía | Estudiantes UAG


La carta menciona -a primera persona- “es inexplicable el dolor que embarga a nuestra familia sobre todo porque no hay una explicación, nuestro entendimiento no alcanza a comprender que pasó por la mente de los asesinos, al arrebatar sin motivo alguno mi vida.

Ni en la revolución -refiere el documento- hubo tantos muertos civiles inocentes como hoy ¿Dónde está la gobernabilidad de la que tanto esbozan y se jactan?”, termina el documento que cuestiona la política de seguridad de besos y abrazos, “¿cuándo a mi lo que me dieron son balazos?”.

En el último año, para los estudiantes de la carrera de medicina en cualquier parte del país, cumplir con el servicio social o el internado, se convirtió en una práctica extrema, en un escenario hostil y cargado de una violencia extrema, capaz de arrebatarles la vida, como finalmente ocurrió con tres de sus futuras promesas. De ahí que hoy desde Jalisco sus compañeros lanzaron un grito de justicia, pero además de un “no” rotundo a las prácticas y menos en condiciones indignas e inseguras.

Estudiantes de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) -donde estudiaba Luis- y de la Universidad de Guadalajara, que acudieron en solidaridad, protestaron en Casa Jalisco y el hospital de Huejuquilla, de donde salió el estudiante a su cita con la muerte, en Fresnillo, Zacatecas.


Podría interesarte:


Recordaron ahí a Luis, que hace una semana aún vivía, se despidió de beso de sus padres y salió, sin saberlo, hasta su última misión.

Acompañado del arquitecto Octavio Romero, que hacía las veces de chofer de la unidad, salieron de Huejuquilla, Jalisco, a Fresnillo, Zacatecas, para llevar a una mujer con seis meses de embarazo, para una mejor atención médica, y ya no volvieron. Sus cuerpos, con heridas de arma de fuego, fueron encontrados al lado de la unidad oficial a la que le prendieron fuego.


Foto: Facebook | Luis Fernando Montes de Oca Armas


Recordaron otros casos de pasantes de medicina donde no se ha hecho justicia. Mariana S.D. era una jovencita de 24 años, recién egresada de la carrera de medicina de la Universidad Autónoma de Chiapas, que realizaba su servicio social en la comunidad de Nueva Palestina, municipio de Ocosingo, y fue asesinada por integrantes de esa comunidad.

O Jorge Alejandro López Rivas, que murió el 4 de enero en la sala donde 29 días antes se había contagiado de coronavirus. Era médico interno de pregrado en el hospital Doctor José María Rodríguez, en Ecatepec, y murió por complicaciones de la enfermedad, con la que, no obstante padecerla, fue obligado a seguir trabajando.

Para ellos exigieron justicia y “para los que seguimos vivos que tengamos garantías de seguridad”. Quien tratos dignos, que no se les ponga a realizar actividades que no les competen por falta de personal o por imposición de los superiores; pero sobre todo “porque es un deber constitucional y de los órganos del Estado, nos deben brindar seguridad que tanto alardean y a la que están obligados por la carta magna y la declaración de los derechos humanos”.


Foto: Cortesía | Estudiantes UAG


La carta menciona -a primera persona- “es inexplicable el dolor que embarga a nuestra familia sobre todo porque no hay una explicación, nuestro entendimiento no alcanza a comprender que pasó por la mente de los asesinos, al arrebatar sin motivo alguno mi vida.

Ni en la revolución -refiere el documento- hubo tantos muertos civiles inocentes como hoy ¿Dónde está la gobernabilidad de la que tanto esbozan y se jactan?”, termina el documento que cuestiona la política de seguridad de besos y abrazos, “¿cuándo a mi lo que me dieron son balazos?”.

Local

Jalisco recibe un nuevo cargamento de vacuna contra Covid-19 del Pfizer

Las 132 mil 210 vacunas contra el coronavirus será para adolescentes

Policiaca

Finca asegurada en Jardines Alcalde no tenía actividad inusual

Habitantes de la zona se mostraron herméticos ante los hechos ocurridos ayer

Deportes

Lanzó Diego Cocca

La historia dice que el Atlas no es favorito

OMG!

YosStop pide disculpas a Ainara tras salir de prisión

Asimismo, se comprometió a colaborar con las autoridades en el caso de Ainara, que aun no termina

Finanzas

Profeco inicia procesos por multas de 13 mdp contra Viva Aerobus

Las sanciones también son derivadas de publicidad engañosa, misma que fue detectada a través de un monitoreo a la página web de la aerolínea,

Sociedad

Incluyen a Michoacán en programa de regularización de autos chocolate

Los vehículos extranjeros que estén o entren al estado antes del 31 de diciembre serán regularizados

Local

Bigbang Ciencia detonó en el encuentro de Javier Santaolalla con mil jóvenes, en la FIL

El doctor en física de partículas lleva tres libros y recuerda que el primero tal vez está mal escrito, pero “con mucho corazón”

Gossip

La Casa de Papel inspiró muchas protestas alrededor del mundo: así despedimos la serie

Esta serie pasó de la pantalla chica a estar presente en decenas de manifestaciones en todo el mundo