imagotipo

EAR pretendía restablecer diálogo y acabar “con mentiras” sobre el Parque San Rafael

  • Víctor Manuel Chávez Ogazón
  • en Local

El presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, intentó terminar de una vez por todas con el conflicto en el parque San Rafael y reabrir el diálogo con los vecinos, que en cambio lanzaron fuertes acusaciones, lo recibieron a gritos y calificaron su presencia, acompañado de policías, como una provocación. “Vine a dar la cara, ya basta de mentiras, ya basta de engaños”, replicó el alcalde.

Alfaro Ramírez se encontró con amas de casa que estaban “boteando” para alcanzar el millón de pesos que le piden por concepto de garantía para otorgarles la suspensión en las obras que se realizan en el parque San Rafael para construir un vaso regulador y que a decir de los vecinos restaría áreas verdes.

De hecho el alcalde pedía silencio y una oportunidad para explicarles, “de decirles la verdad. No vamos a afectar el parque”.

Ellos insistían en que las obras les ha cambiado la vida, generan gran tráfico por la calle de Medrano. Seguían alzando la voz. Quien grababa, aparentemente una mujer, dice: “Vean cómo se hace un zafarrancho, como la autoridad no tiene vergüenza y se pone grosero a decir sus impugnaciones”.

 

 

Hasta los 22 segundos, Enrique Alfaro, que es abordado por otros vecinos que lo saludan y con los que sonríe, logra escucharse: “Vine a dar la cara, porque necesitan saber la verdad, el parque no se va a tocar, lo estamos arreglando todo. Ya basta de mentiras, ya basta de engaños!”

Insistió en que “estoy a sus órdenes”. Una mujer le enfrentó: “Tú no eres dueño de nosotros”, y él le respondió: “Tú lo eres”.

El alcalde al ver que no había oportunidad de establecer un diálogo, se fue y la confrontación se quedó en el lugar, unos fueron acusados de lambiscones y los otros respondieron: “No tienen dignidad, no tienen vergüenza”. Los vecinos de Jardines de la Paz acusaron que algunos de éstos ni siquiera eran vecinos de la zona, sino que acompañaban a algunos funcionarios del municipio.

El presidente municipal se retiró y el diálogo sigue sin restablecerse en la zona, los vecinos informaron que seguirán boteando para reunir el dinero que necesitan para suspender las obras.