imagotipo

Más de 4 mdp cuesta al mes mantener a ex presidentes

  • El Occidental
  • en Local

Crys Benítez

TEPIC, Nayarit (OEM-Informex).- Las pensiones a ex presidentes son totalmente ilegales pues no están establecidas en la Constitución y pese a ello, un ex mandatario mexicano percibe una pensión de 205 mil pesos mensuales, adicional a esta cantidad se le solventa el pago de gasolina, luz, teléfono, agua potable, jardinería y se le permite tener hasta 426 personas a su servicio.

Así lo aseguró la diputada federal de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo García, quien explicó que como ejemplo, está Felipe Calderón, a quien el pueblo le sostiene a sus ocho asesores, que en total significan un gasto mensual de 890 mil pesos.

La legisladora aclaró que la manutención al mes de cada ex ejecutivo puede costar hasta cuatro millones 800 mil pesos, lo que considera injusto, incongruente e insostenible en este país, es por ello que este ente político, ha propuesto en San Lázaro, que haya una Reforma en el país, para que, ningún ex presidente reciba una pensión ni tampoco ningún otro beneficio que se pague con el recurso público.

Esta propuesta, aclaró que fue presentada por primera vez, hace ya un año, la cual no ha avanzado, lo que quiere decir que ha sido enviada a la “congeladora” en la Comisión de Puntos Constitucionales, por la que se volvió a presentar, pero no ha sucedió nada con esta.

Ante la falta de interés, hace dos meses, indicaron que presentaron más de 50 mil firmas de mexicanos que quieren que se eliminen estos privilegios, de los que, la mayoría de los ciudadanos no sabían al respecto, es por eso que han estado empujando, para que este tema se abra al debate, con la finalidad de eliminarlos, pues este sería el primer paso para dignificar la política.

Para concluir, Verónica Delgadillo García, añadió que aunque hay una agenda muy grande en la Cámara de Diputados Federal, es necesario tratar el tema, dado que mientras que un mexicano se pensiona con el 30 por ciento de su salario, estos señores se siguen enriqueciendo, después de dejar el poder a costa del pueblo.