/ domingo 17 de octubre de 2021

Almacenados estrena sin Héctor Bonilla

El actor no pudo presentarse en el inicio de la temporada debido a un percance que sufrió un día antes en los ensayos 

La nueva temporada de Almacenados comenzó este fin de semana en el Teatro de las Artes con la ausencia de Héctor Bonilla, quien regresaría al montaje después de tres años junto a su hijo Sergio.

El actor no pudo estar presente ya que durante los ensayos un día antes sufrió un ligero accidente que resintió una lesión de la pierna izquierda que tuvo durante un rodaje. Sin embargo, la función se llevó a cabo con Fernando Bonilla –director del montaje– en su lugar.

“Tomamos la decisión de que lo más conveniente para su salud es que no continuara con la temporada hasta que los médicos nos dijeran que estaba seguro”, comentó Sergio Bonilla al inicio de la función.

“Pensamos que es lo que él hubiera hecho en esta situación. Hay que sacar el barco adelante”.

Para la caracterización del señor Lino, Fernando Bonilla usó parte del vestuario que su padre llevó "en un monólogo que hizo durante 40 años, Sobre el mal que hace el tabaco”, agregó Sergio. “Así que esta puesta llena de significados”.

La función de Almacenados comenzó en punto de las 20:00 horas. Con una escenografía compuesta únicamente de un escritorio, un locker de dos pisos, una mesa con un checador y al otro extremo una Virgen adornada con luces y música navideña.

Esta historia sigue a Lino (Fernando), un hombre de estricto orden que después de 29 años realizando la misma rutina diaria como vigilante de un almacén será jubilado contra su voluntad. Ahí conoce a Min (Sergio), el joven que lo sustituirá y a quien debe capacitar para sus actividades en cinco días.

Las reglas establecidas y la rutina diaria cambian cuando Min comienza a cuestionar todas las acciones de Lino. La relación entre ambos, que en inicio es complicada, termina convirtiéndose en una complicidad donde ambos aprenden sobre el significado de la vida y el cumplimiento de deberes.

La camadería entre ambos personajes se nutre mucho de la relación de hermanos de Sergio y Fernando Bonilla. El primero aporta a Nin un perfil juvenil y rebelde, mientras que en el papel de Lino, la caracterización y la brillante interpretación de un hombre adulto con pasos lentos y dudoso de la capacidad del nuevo, ofrecen una comedia excepcional.

La obra, escrita por David Desola, permanecerá en la cartelera del Teatro de las Artes de viernes a domingo hasta el 14 de noviembre.

La nueva temporada de Almacenados comenzó este fin de semana en el Teatro de las Artes con la ausencia de Héctor Bonilla, quien regresaría al montaje después de tres años junto a su hijo Sergio.

El actor no pudo estar presente ya que durante los ensayos un día antes sufrió un ligero accidente que resintió una lesión de la pierna izquierda que tuvo durante un rodaje. Sin embargo, la función se llevó a cabo con Fernando Bonilla –director del montaje– en su lugar.

“Tomamos la decisión de que lo más conveniente para su salud es que no continuara con la temporada hasta que los médicos nos dijeran que estaba seguro”, comentó Sergio Bonilla al inicio de la función.

“Pensamos que es lo que él hubiera hecho en esta situación. Hay que sacar el barco adelante”.

Para la caracterización del señor Lino, Fernando Bonilla usó parte del vestuario que su padre llevó "en un monólogo que hizo durante 40 años, Sobre el mal que hace el tabaco”, agregó Sergio. “Así que esta puesta llena de significados”.

La función de Almacenados comenzó en punto de las 20:00 horas. Con una escenografía compuesta únicamente de un escritorio, un locker de dos pisos, una mesa con un checador y al otro extremo una Virgen adornada con luces y música navideña.

Esta historia sigue a Lino (Fernando), un hombre de estricto orden que después de 29 años realizando la misma rutina diaria como vigilante de un almacén será jubilado contra su voluntad. Ahí conoce a Min (Sergio), el joven que lo sustituirá y a quien debe capacitar para sus actividades en cinco días.

Las reglas establecidas y la rutina diaria cambian cuando Min comienza a cuestionar todas las acciones de Lino. La relación entre ambos, que en inicio es complicada, termina convirtiéndose en una complicidad donde ambos aprenden sobre el significado de la vida y el cumplimiento de deberes.

La camadería entre ambos personajes se nutre mucho de la relación de hermanos de Sergio y Fernando Bonilla. El primero aporta a Nin un perfil juvenil y rebelde, mientras que en el papel de Lino, la caracterización y la brillante interpretación de un hombre adulto con pasos lentos y dudoso de la capacidad del nuevo, ofrecen una comedia excepcional.

La obra, escrita por David Desola, permanecerá en la cartelera del Teatro de las Artes de viernes a domingo hasta el 14 de noviembre.

Local

Labor de bibliotecarios, de las más nobles, afirma ganador de premio

Desde 1971 a Oscar Gerardo Saavedra le dieron la oportunidad de formar parte de una biblioteca y ahí comenzó su carrera

Cultura

Visitará la FIL el Embajador de Estados Unidos en México

Kenneth Salazar participará en “Perspectivas de la relación México-Estados Unidos de América”

Policiaca

Detienen a dos y recuperan cargamento de llantas

Los presuntos responsables quedaron a disposición del Ministerio Público

Local

Legisladores regresan juicio de procedencia para magistrados

Tuvo que ocurrir este asunto lamentable de conductas reprochables por un magistrado para tocar de nuevo el tema

Local

Urge mayor divulgación de la ciencia, dicen expertos

Las matemáticas son un lenguaje y forman parte de la vida diaria, por lo que personas con dicha habilidad tienen una mejor perspectiva

Local

Bancada de MC responde al rector de la UdeG que recibirán más recursos

La Máxima Casa de Estudios recibirá 6 mil 500 millones de pesos, que representa el 50% del presupuesto universitario

Local

Exige Hagamos cumplir recomendación por caso Giovanni

Por parte de los organismos de seguridad pública de la entidad existieron violaciones a los derechos humanos

Deportes

Cumplieron con la meta pactada jaliscienses en Panamericanos Juveniles

Hasta el momento, han cosechado seis medallas de oro, 17 de plata y 7 de bronce