imagotipo

Talento tapatío

Son hermanos y abrazaron la misma pasión. Enrique (14 años), Rafael (18 años) y Edgar (23 años) Bejarano Vidal son bailarines clásicos profesionales y preparan un gran evento en el que reunirán a lo mejor de este arte en el Foro de Arte y Cultura, de lo que hablaron para El Occidental.

Enrique, el más pequeño de la dinastía, comenta de su última competencia: “Fue una competencia juvenil a nivel internacional en la que participé con bailarines de otras partes del mundo, una experiencia que me dejó muy satisfecho, fui el único que quedó en mi categoría, el único mexicano. Estaba enfocado a que yo iba a Cuba a trabajar con el maestro Alejandro, fue una sorpresa que me dijeran que iba a competir, así con mi maestro me preparé para ser el mejor”.

bejarano01

Alejandro, maestro de Enrique y bailarín, señala: “Él tiene mucho talento, es humilde, es hijo de familia, tiene línea, un talento nato que cuando lo vi en Cuba, pues sólo fue cuestión de perfeccionar algunas cosas, cuando lo ví en la competencia me sentí más nervioso como maestro que como bailarín, fueron ocho meses de duro trabajo y ahí están los resultados”.

Rafael también tiene su preparación en el extranjero: “Me acabo de graduar en el Washington Ballet, tuve una preparación de dos meses, intensos, de clases y ensayos, competí con otros estudiantes de otras partes del mundo e incluso con mis compañeros y logré ganar el primer lugar y top en categoría varones”.

Edgar es el hermano mayor y es el único que vive en Guadalajara: “Yo estoy aquí en Guadalajara y me toca organizar la puesta en escena que tenemos este 27 de julio porque es mucho tiempo de no bailar en el mismo escenario, estamos preparando el programa, nuestro invitado estelar es el maestro Alejandro, tenía muchísimas ganas de bailar con mis hermanos. El cierre de la gala será la pieza cubana “Majísimo”.

Una familia que físicamente está separada, pero unida siempre: “Sí ha sido difícil porque por ejemplo Enrique y mi mamá viven en La Habana, Rafael en Estados Unidos y mi papá y yo, aquí en Guadalajara. Estamos muy emocionados porque estaremos compartiendo el escenario juntos, en familia y con el gran maestro Alejandro, que ha pisado los mejores escenarios del mundo”.