/ martes 17 de mayo de 2022

Una ciudad para toda la humanidad

Un proyecto artístico que se presenta en la capital británica plantea que la humanidad entera podría vivir en una megaciudad de 10 mil millones de habitantes para dejar al planeta respirar tranquilo

¿Y si la humanidad entera viviera en una megaciudad de 10 mil millones de personas para dejar al planeta respirar tranquilo? Preguntas provocadoras como esta son las que proponen artistas, académicos y pensadores de todo el mundo en una exposición que se presenta en Londres y que invita a repensar el futuro.

Con la emergencia climática como punto de convergencia de las diferentes propuestas, "Our time on Earth" ("Nuestro tiempo sobre la Tierra") trata de agitar la mirada del público para imaginar una existencia más armónica y respetuosa con la naturaleza.

De ahí que la macrourbe que propone el artista australiano Liam Young en "Planet City" se mezcle con las soluciones adoptadas de las comunidades indígenas que traen las brasileñas Sonia Guajajara y Célia Xakriabá o con la gran mesa de comedor para todas las especies que sugiere el colectivo Superflux.

Young muestra una película y una selección de ropa vanguardista diseñada a partir de materiales orgánicos, acompañadas por las cifras de la superciudad que congregaría a toda la humanidad y permitiría a la Tierra regenerarse en paz.

En esa megalópolis imaginaria podrían convivir más de 10 mil millones de personas, que hablarían 7 mil 047 idiomas, usarían 4 mil 300 millones de bicicletas para desplazarse, verían más de 42 mil canales de televisión, visitarían a 6.3 millones de dentistas, consumirían dos mil millones de tomates y necesitarían 932 zetabytes de datos.

Todo ello, concentrado en 1.4 millones de barrios y 221 mil kilómetros cuadrados de edificios, con alturas de en torno a los 165 pisos.

"En 'Planet City' vemos que el cambio climático ya no es un problema tecnológico, sino ideológico, anclado en la cultura y la política. Esto es una ficción con forma de ciudad", dice Young sobre su obra.

La propuesta es solo una fantasía arquitectónica contraintuitiva que desafía la opinión generalizada de que las grandes ciudades atentan contra el medioambiente, cuando en realidad pueden convertirse en la forma más sostenible que tiene la humanidad de perdurar en el planeta.

El Barbican Centre, hogar de algunas de las propuestas más innovadoras y alternativas que se presentan en Londres, exhibe un total de dieciocho proyectos, doce de los cuales fueron comisionados especialmente para esta muestra.

"Esta exposición sirve para mirar el diálogo sobre la emergencia climática de una nueva forma y para tener proposiciones radicales que nos conecten con el mundo natural (...) Podemos mirar al futuro de la moda y cómo se pueden usar microbios para hacer tejidos", explica el comisario de la muestra, Luke Kemp.

"Un aspecto importante de lo que queríamos hacer aquí es aunar colaboraciones, juntando las ideas de académicos o pensadores con las de diseñadores y artistas", añade.

Una de estas cooperaciones es la de la destacada bióloga colombiana Brigitte Baptiste con el londinense Instituto de Moda Digital, que indagan en el concepto de "ecología queer", entendida como la manifestación permanente de la diferencia.

"Nuestro tiempo en la Tierra" recibe al visitante con su primera provocación, que plantea el tono de lo que llegará después: una mesa a la que se sientan a comer distintas especies, desde una serpiente a una abeja, pasando por un castor o incluso setas y, por supuesto, el ser humano, ninguno por encima del otro.

Sus creadores, Superflux, subrayan su intención de promover un "cambio en la forma de pensar" que permita al mundo pasar de la "supremacía antropocéntrica al respeto mutuo ecológico".

Además de recordar la prominencia de la tecnología como aliada en la crisis climática, la muestra ofrece un papel relevante a las comunidades indígenas que, como recuerda Kemp, protegen hasta el 80 por ciento de la biodiversidad del mundo.

"Es muy importante que hayamos descubierto a quién debemos escuchar, de quién podemos aprender y a quién podemos ofrecer una plataforma. Así que trabajamos con el grupo Selvagem (...) que nos ayuda a entender cómo el pensamiento racionalista occidental y las ideas indígenas no son tan diferentes", comenta.

La Cascada Sonora que despide la muestra, obra de Silent Studios e inspirada por una colaboración con el músico Damon Albarn, cierra el recorrido con la intención de que el sonido del agua cayendo en tromba provoque en el visitante la calma y la reflexión necesarias para repensar el planeta.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

¿Y si la humanidad entera viviera en una megaciudad de 10 mil millones de personas para dejar al planeta respirar tranquilo? Preguntas provocadoras como esta son las que proponen artistas, académicos y pensadores de todo el mundo en una exposición que se presenta en Londres y que invita a repensar el futuro.

Con la emergencia climática como punto de convergencia de las diferentes propuestas, "Our time on Earth" ("Nuestro tiempo sobre la Tierra") trata de agitar la mirada del público para imaginar una existencia más armónica y respetuosa con la naturaleza.

De ahí que la macrourbe que propone el artista australiano Liam Young en "Planet City" se mezcle con las soluciones adoptadas de las comunidades indígenas que traen las brasileñas Sonia Guajajara y Célia Xakriabá o con la gran mesa de comedor para todas las especies que sugiere el colectivo Superflux.

Young muestra una película y una selección de ropa vanguardista diseñada a partir de materiales orgánicos, acompañadas por las cifras de la superciudad que congregaría a toda la humanidad y permitiría a la Tierra regenerarse en paz.

En esa megalópolis imaginaria podrían convivir más de 10 mil millones de personas, que hablarían 7 mil 047 idiomas, usarían 4 mil 300 millones de bicicletas para desplazarse, verían más de 42 mil canales de televisión, visitarían a 6.3 millones de dentistas, consumirían dos mil millones de tomates y necesitarían 932 zetabytes de datos.

Todo ello, concentrado en 1.4 millones de barrios y 221 mil kilómetros cuadrados de edificios, con alturas de en torno a los 165 pisos.

"En 'Planet City' vemos que el cambio climático ya no es un problema tecnológico, sino ideológico, anclado en la cultura y la política. Esto es una ficción con forma de ciudad", dice Young sobre su obra.

La propuesta es solo una fantasía arquitectónica contraintuitiva que desafía la opinión generalizada de que las grandes ciudades atentan contra el medioambiente, cuando en realidad pueden convertirse en la forma más sostenible que tiene la humanidad de perdurar en el planeta.

El Barbican Centre, hogar de algunas de las propuestas más innovadoras y alternativas que se presentan en Londres, exhibe un total de dieciocho proyectos, doce de los cuales fueron comisionados especialmente para esta muestra.

"Esta exposición sirve para mirar el diálogo sobre la emergencia climática de una nueva forma y para tener proposiciones radicales que nos conecten con el mundo natural (...) Podemos mirar al futuro de la moda y cómo se pueden usar microbios para hacer tejidos", explica el comisario de la muestra, Luke Kemp.

"Un aspecto importante de lo que queríamos hacer aquí es aunar colaboraciones, juntando las ideas de académicos o pensadores con las de diseñadores y artistas", añade.

Una de estas cooperaciones es la de la destacada bióloga colombiana Brigitte Baptiste con el londinense Instituto de Moda Digital, que indagan en el concepto de "ecología queer", entendida como la manifestación permanente de la diferencia.

"Nuestro tiempo en la Tierra" recibe al visitante con su primera provocación, que plantea el tono de lo que llegará después: una mesa a la que se sientan a comer distintas especies, desde una serpiente a una abeja, pasando por un castor o incluso setas y, por supuesto, el ser humano, ninguno por encima del otro.

Sus creadores, Superflux, subrayan su intención de promover un "cambio en la forma de pensar" que permita al mundo pasar de la "supremacía antropocéntrica al respeto mutuo ecológico".

Además de recordar la prominencia de la tecnología como aliada en la crisis climática, la muestra ofrece un papel relevante a las comunidades indígenas que, como recuerda Kemp, protegen hasta el 80 por ciento de la biodiversidad del mundo.

"Es muy importante que hayamos descubierto a quién debemos escuchar, de quién podemos aprender y a quién podemos ofrecer una plataforma. Así que trabajamos con el grupo Selvagem (...) que nos ayuda a entender cómo el pensamiento racionalista occidental y las ideas indígenas no son tan diferentes", comenta.

La Cascada Sonora que despide la muestra, obra de Silent Studios e inspirada por una colaboración con el músico Damon Albarn, cierra el recorrido con la intención de que el sonido del agua cayendo en tromba provoque en el visitante la calma y la reflexión necesarias para repensar el planeta.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Entregan 88 locales del mercado San Juan de Dios

Con esta segunda entrega, ya son 148 los espacios renovados

Policiaca

Gobernador atiende a defraudados por el empresario Luis Osvaldo N.

Ayudarán a los afectados para buscar la forma en que puedan recuperar su dinero

Doble Vía

¡Lomito al rescate! Perrito salva a un menor del ataque de otro can [Video]

El can respondería al nombre de Xiao Bai, quien fue reconocido por su heróico contraataque

Gossip

RuPaul’s Drag Race busca a las mejores de México

A través de World of Wonder, los productores de uno de los programas más exitosos en Estados Unidos ya comienzan con el cast para este país

Local

Se reabre carpeta de investigación contra visitador de Derechos Humanos por hostigamiento laboral

Los señalamientos por acoso laboral se reforzarán con un dictamen psicológico

Policiaca

Clausuran centro de rehabilitación en Tonalá

En el sitio localizaron 23 internos que fueron puestos a disposición del DIF

Ciencia

Tendrá agosto la última superluna del año, ¿qué día podremos verla?

Este mes de agosto tendremos la última oportunidad para poder apreciar la última súper luna del año

Ciencia

Luna Roja podría opacar intensa lluvia de meteoros de Perseidas

Se espera que sólo las Perseidas más brillantes puedan ser visibles ante la Luna Roja

Política

La iniciativa de reforma electoral, es la peor propuesta hecha por el Presidente: José Woldenberg

Woldenberg señaló que México requiere de una autoridad electoral independiente que dé garantías de imparcialidad a los partidos, a los candidatos y a los ciudadano