imagotipo

Renace el correo tradicional en el Congo

  • AFP Agencia
  • en Doble Vía

“Recibir cartas por correo es algo novedoso para mí, ¡además en casa!”. Odette Tshibambe no acaba de creerse que un cartero llame a su puerta en Kinsasa.

Y es que el hombre de amarillo ha resucitado después de décadas de agonía del servicio de correos de la República Democrática del Congo.

Desde 1985-86 y hasta hace poco, la sociedad congoleña de correos y telecomunicaciones (SCPT) no cumplía con su trabajo, afirma Anifa Kayumba, jefa del centro de clasificación de Kinsasa, en el que se amontonan enormes sacos de yute llenos de cartas.

Como Odette Tshibambe, muchos habitantes de la ciudad disfrutan con la vuelta de los carteros a Kinsasa, poblada por 10 millones de personas que circulan por ella en bicicleta, moto o a pie.

Kayumba, “con 33 años de servicio” a sus espaldas, recuerda esa época gris de “desmotivación” porque no cobraban su salario. Cada mañana, la sede de la SCPT se transformaba en un “tanatorio”, cuenta, con un ataúd atrancando la puerta en señal de “duelo permanente”.

Los clientes habían perdido la confianza en el servicio de correos porque la mayor parte de los paquetes “acababan abiertos o se perdían”, añade Élisabeth Lengema, con 26 años en la empresa y actualmente orgullosa de participar en la clasificación del correo.
PAGOS ATRASADOS PERDIDOS

En aquel entonces, recalca Kayumba, los empleados venían al trabajo para “hurgar en los paquetes” y se iban después de haber robado billetes, relojes, joyas…

Los pocos sobres que escapaban a este “control” se entregaban a domicilio, previo pago de un servicio de “transporte”, una suma exigida por el desplazamiento.

Heredado de la época de colonización belga (1909-60), el imponente edificio acabó convirtiéndose en refugio de vagabundos y niños sin hogar.

Ante la insalubridad, la dirección “desertó el lugar y alquiló oficinas bonitas a un coste elevado” en otro sitio, recuerda Didier Musete, el director de Correos.

Este hombre regresó a su país tras haber estudiado en Francia. En 2014 se puso a la cabeza de esta empresa pública con el objetivo de enderezarla.

Para reactivar la actividad, los agentes tuvieron que renunciar a los 80 meses de pagos atrasados. Ahora cobran un salario de varios cientos de dólares mensuales con regularidad.
MILES DE MILLONES DE LA DIÁSPORA

Cada mañana, Honoré Kabiena entrega el correo en moto en los municipios del norte de Kinsasa.

En cada parada se saca el casco amarillo, saluda y pide que le firmen el comprobante. No se detiene a charlar. “No quiero que los clientes piensen que les voy a pedir un ‘transporte’”, dice, justificándose.

En la Avenida del 30 de Junio, una arteria emblemática de Gombe, el barrio administrativo de la capital, el edificio de Correos está como nuevo, incluso funciona el reloj de la fachada.

En las taquillas todavía no hay mucha cola. Una veintena de clientes esperan para comprar sellos, enviar correo al extranjero o sacar dinero de los fondos enviados por algún familiar desde otros países.

Por el momento los envíos se efectúan del extranjero a Kinsasa y a la inversa, pero no en el interior del país, desprovisto de infraestructuras. Se prevé en el futuro, apunta Musete.

La prioridad es atraer las transferencias de miles de millones de dólares enviados anualmente a Kinsasa por la diáspora congoleña, una de las más grandes de África, que controlan actualmente los operadores privados.

La empresa no es rentable, reconoce Musete, sin dar cifras. “Se desarrolla con fondos propios” del Estado, gracias a los ingresos obtenidos del alquiler a los operadores de telefonía del tramo de fibra óptica.

Correos cuenta además con dos grandes clientes públicos, Regideso (red de aguas) y SNEL (Sociedad nacional de electricidad). Musete espera que en el futuro transmitan sus facturas a través de Correos, para hacer funcionar la red de 389 agencias del país.

Actualmente las dos compañías utilizan mensajeros. Casi toda la correspondencia transita por el país de la misma manera, por intermediario de amigos, empleados o terceras personas remuneradas por ello.

“Espléndida Navidad” tendrán funcionarios públicos

“Espléndida Navidad” tendrán funcionarios públicos

En el caso de los tres poderes el aguinaldo será de 50 días

El Occidental

local

Fuerte crecimiento en el agromexicano

Fuerte crecimiento en el agromexicano

Las exportaciones agrarias de Jalisco van a 80 países: Héctor Padilla

Charros se llevó la serie

Charros se llevó la serie

Se impusieron 8-2 a cañeros 

Psicosis al alza en la Zona Norte: UdeG

Psicosis al alza en la Zona Norte: UdeG

Además de la droga crystal es por otros factores

Exigen reponer proceso de elección de magistrado

Exigen reponer proceso de elección de magistrado

Acumulan otra notificación más

Elegirá Congreso al Fiscal anticorrupción

Elegirá Congreso al Fiscal anticorrupción

También auditor, magistrados y contralores

destacados

Trasladan al exgobernador Mario Villanueva a penal de la CDMX

Trasladan al exgobernador Mario Villanueva a penal de la CDMX

Hasta el momento se sabe que fue trasladado por motivos de salud

Por cuarto día consecutivo, miles protestan contra declaración de Trump sobre Jerusalén

Por cuarto día consecutivo, miles protestan contra declaración de Trump sobre Jerusalén

Abas decidió no reunirse con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, durante su gira a Israel, Cisjordania y Egipto

Un muerto, 500 casas destruidas y miles de evacuados, dejan incendios en California

Un muerto, 500 casas destruidas y miles de evacuados, dejan incendios en California

Desde el lunes, los fuegos han arrasado 67,300 hectáreas, un área más grande en superficie que la ciudad de Chicago

Peña Nieto llega a París, participará en la Cumbre One Planet

Peña Nieto llega a París, participará en la Cumbre One Planet

La agenda oficial indica que el presidente de México iniciará actividades este lunes, al sostener un encuentro con el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño

Proclama Irak victoria sobre EI

Proclama Irak victoria sobre EI

La guerra cobró la vida de 100 mil personas