imagotipo

Los políticos-criminales con fuero para matar periodistas

  • De Todo un Poco

 

David Aréchiga Landeros*

Cuando los abogados estudiamos la doctrina jurídica clásica,

aprendimos la definición de fuero, como la prerrogativa de senadores y

diputados, así como otros servidores públicos contemplados en la

Constitución, y en lugar muy principal el presidente de la República,

que les exime de ser detenidos o presos, excepto en los casos que

determinan las leyes. El término suele utilizarse como sinónimo de

inmunidad parlamentaria.

El fuero o la inmunidad se entiende también como un privilegio a

determinados servidores públicos para mantener el equilibrio entre los

poderes del Estado en los regímenes democráticos y salvaguardarlos de

eventuales acusaciones sin fundamento.

Esa es la teoría, hermosa y hasta romántica, pero en la práctica

sanguinaria algunos políticos actuales en México, están utilizando el

fuero como una tapadera a los graves delitos cometidos contra la

sociedad, que van desde robo, fraude, peculado, homicidios, lavado de

dinero y hasta crímenes contra periodistas, por el terrible pecado de

denunciar públicamente sus atrocidades debidamente alcahuetadas por el

fuero.

Ahí están los ejemplos de exgobernadores fugitivos y otros

procesados por presiones del extranjero, y expresidentes que como una

burla continúan dentro del presupuesto con pensiones que agreden al

pueblo, así como prestaciones inmerecidas que resultan una ofensa

social, quienes todavía se involucran en política para hacernos más

daño todavía.

Podemos hablar también de algunos diputados y senadores, federales y

locales, ministros de la Corte designados por el dedo presidencial,

magistrados, jueces federales y estatales, presidentes municipales y

el propio presidente de la República que no canta mal las rancheras,

pues tiene varios pendientes que no ha podido explicar cabalmente a la

ciudadanía, no obstante sus frases célebres ya mundialmente conocidas:

-“La corrupción en México es un mero factor cultural”. -“Lo bueno(?)

no se cuenta pero cuenta mucho”. -“Para evitar el gasolinazo, ustedes

¿Qué hubieran hecho?.” -“El gran aumento del salario mínimo a $80

pesos en mi administración, es algo inédito y sin precedente en

México”. -“No entiendo el enojo social de los mexicanos”.

De ese tamaño está la situación en materia de inmunidad, y en todo

caso, los que merecen el fuero, por su estado de indefensión, son los

periodistas, pues se encuentran en constante riesgo ante los

políticos-criminales, por el único motivo de decir la verdad

informando a la sociedad de lo que no se hace bien en este país, para

fines de  mejorarla.

En materia de política periodística, la baraja está marcada y los

dados muy cargados. Los políticos tienen fuero e indefensos

periodistas están siendo asesinados, y no se hagan los pe…rplejos,

el piso no está parejo.

Resumo: ¡Auxilio!, llamen al 911 a ver de qué chingaos sirve.

 

dalan16@hotmail.com      *Doctor en Ciencias. Universidad de Guadalajara.