imagotipo

Francisco Tenamaztle, en la palestra

  • Tema de Estudio

José de Jesús Vázquez Hernández

El señor, el príncipe de Nochistlán, considerado por sus biógrafos uno de los primeros guerrilleros de América, héroe en la defensa del Miztón, caudillo y defensor de la libertad del hombre y de los Derechos Humanos sigue en la palestra, en virtud de ello fue declarado en el año 2007 por el Congreso del Estado de Jalisco, benemérito en grado heroico, por su destacada labor en defensa de los derechos fundamentales de sus semejantes.

Este enigmático personaje ha dado mucho de que hablar y escribir, de él se han ocupado el profesor Carlos Gómez Mata y el multilaureado Miguel León Portilla, reconocido antropólogo, filósofo, historiador y escritor mexicano, estudioso de los antecedentes de los pueblos de México prehispánico y de manera más concreta relacionados con el idioma náhuatl, entre otros autores.

El libro “Tenamaztle, la piedra de fuego” (2016), del escritor Alberto Ortiz, recientemente vino a sumarse a los anteriores autores, mismo que fue presentado en la Cámara de Comercio de Guadalajara el pasado 15 de marzo, en un acto presidido por la Fundación Cuenca Lerma Lago Chapala Santiago, representada por don Benito Manuel Villagómez Rodríguez y por la participación del Consejo Ciudadano 100 por Jalisco.

En este acto, tomaron la palabra los protagonistas Manuel González Ramírez, cronista invitado de Zacatecas y representante nacional de los cronistas, y Pedro Vargas Ávalos, presidente de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco, ambos se refirieron al libro de Alberto Ortiz, escrito en forma novelada como una aportación que viene a complementar algunas dudas relacionadas con el destino final de Tenamaztle, tras el proceso judicial llevado a cabo ante la Junta de Valladolid, hasta el fin de sus penas el 5 de octubre de 1556.

Manuel González recalca en el prólogo del libro la importancia de ambas investigaciones que “han puesto las bases para el reencuentro con un personaje ‘icónico”, no solamente de la historia de Zacatecas sino de la región novohispana, llamada por aquel entonces Nueva Galicia… todo canto épico es, por necesidad poética, una elegía.

Desde luego que los autores anteriores no son los únicos que han escrito sobre este enigmático personaje, si bien todos han resaltado sus valores, iniciando por Fray Bartolomé de las Casas, quien después de conocerlo, le ayudó a encauzar su belicismo por el cual reclamaba justicia al ámbito de la jurisprudencia en defensa de los Derechos Humanos.

Este belicoso caudillo no solamente brilló por las armas, sino por sus ideas y se adelantó a la asamblea constituyente francesa que enunció los Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789 y por tanto a la Declaración de los Derechos del Hombre en 1948, al declarar que todos los humanos nacen y son libres y que todos tienen derecho a la vida y libertad como personas, por lo que merece amplio reconocimiento y el honor a quien honor merece.

jjesusvah@hotmail.com