imagotipo

¿De qué se ríe Javier Duarte?

  • De Todo un Poco

David Aréchiga Landeros*

¿DE QUÉ SE RÍE JAVIER DUARTE?

¿De qué se ríe Javier Duarte, ahora que lo han aprehendido?

Creo que al final de cuentas, se siente bien protegido,

y además muy convencido, de que el señor Presidente,

está muy comprometido,

pues le pagó la campaña con el dinero del pueblo,

de ese Veracruz sufrido, que hoy se encuentra tan jodido.

¿De qué se ríe Javier Duarte?, yo creo que se ríe de todos,

de todos los mexicanos, sin importar el Partido,

se ríe porque sabe bien, que seguirá protegido,

en cara cárcel de oro, para esperar el olvido,

confiado en que conservará, los millones escondidos,

entre presta nombres repartidos, que seguirán entre sombras,

perversos y corrompidos, confiado en fatal olvido,

de este pueblo sin memoria, resignado de hace siglos.

Y surge la preguntita: ¿Cree usted, con sinceridad,

que con detención de Duarte, se acabará impunidad?

De eso se ríe Duarte, ésa es la pura verdad.

 

DICEN QUE CON LA DETENCIÓN DE JAVIER DUARTE, EL “PEJE” QUEDÓ HUÉRFANO.

Ahora, con mala leche, hablan de que el gordo Duarte,

con reciente detención, dejó al “Peje” en la horfandad,

pues ya no recibirá buena cantidad de lana que le solía regalar.

En teoría se rompen géneros, lo difícil es llegar a la auténtica verdad,

pero al paso de la corriente, el agua se aclarará,

y la historia venidera terminará por colocar a cada quien en su lugar.

 

 

 

SE CONFIRMA CORRUPCIÓN DEL PRIGOBIERNO.

Con la captura de Yarrington y del gordo Javier Duarte,

se confirma corrupción y que administración de Peña,

ahora sí, sin duda alguna, es un completo desastre.

Con estos antecedentes, las elecciones del 2017 y 2018,

tendrán millones de aristas, y puede ganar cualquiera,

pero menos los priístas.

Hay que buscar candidato, nos cueste lo que nos cueste,

candidato diferente, que sea honrado y muy decente,

aunque sea un… extraterrestre.

 

LA CORRUPCIÓN DE GOBERNADORES NO HUBIERA SIDO POSIBLE SIN LA

ALCAHUETERÍA DEL PRESIDENTE.

No culpemos solamente a los gobernadores,

sin que queramos pintarlos con carita de inocencia,

pero no podrían operar esta bola de ladrones,

sin tener el visto bueno de la propia Presidencia.

Corrupción electoral, económica y política,

cajas chicas, cajas grandes y casas blancas también,

los riquísimos negocios con el recurso energético,

delincuencia tolerada, se ha dado bastante bien.

Con la detención de Yarrington y la de Javier Duarte,

el Gobierno mexicano quiere construir baluarte,

para mostrar rostro honrado,

para ver si el 2018 el asunto está olvidado.

Se ve difícil el caso por porquería acumulada,

pero se busca encontrar salida desesperada.

Lo que sí hay que afirmar, que el grado de corrupción,

al que ahora hemos llegado, sin un gramo de decencia,

no hubiera sido posible sin silencio encubridor

de la propia Presidencia.

 

dalan16@hotmail.com    *Doctor en Ciencias. Universidad de Guadalajara.