imagotipo

¿Alianza partidista o con la gente?

  • Editorial

 

Héctor Pizano Ramos *

Durante décadas en México hemos visto que como parte del sistema democrático se han conformado alianzas partidistas. La característica principal de estas uniones era, sin duda, las afinidades ideológicas entre las fuerzas políticas que las conformaban.

Hoy, sin embargo, el país ha sido testigo del pacto que han acordado tres institutos políticos cuyas ideologías y fundamentos no sólo son diferentes sino que se contraponen; se trata del  denominado “Frente Ciudadano por México” que conforman el PAN, PRD y Partido Movimiento Ciudadano.

Éste pacto surge en el marco de la parálisis legislativa que mantuvieron estos tres partidos en el Congreso de la Unión, sin importarles las afectaciones a la vida democrática del país.

Los líderes de estos institutos han demostrado en reiteradas ocasiones su incongruencia y desmedida ambición de poder. Por un lado, tenemos al desacreditado panista, Ricardo Anaya, quien sigue sin responder sobre su inexplicable enriquecimiento; por otro, tenemos a la cabeza de MC, Dante Delgado arrastra un pasado marcado por enriquecimiento ilícito, corrupción, abuso de autoridad, peculado y comprobado especialista en delitos político- electorales. Y en último lugar, está Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD, quien también ha sido señalada por corrupción y tráfico de influencias.

Ellos son quienes encabezan el “Frente Ciudadano por México”. Así, con personajes y acuerdos de esta naturaleza, con marcada incompatibilidad ideológica, es como se desvirtúa el verdadero objetivo de la política, que pasa de ser un instrumento para el servicio de la sociedad a convertirse en el vehículo que usan algunos individuos para alcanzar sus intereses personales.

Inminentemente, este acuerdo se convertirá en un frente electoral porque estos tres partidos han tenido que unir fuerzas para enfrentar a un PRI que tiene un proyecto firme y claro.

En el Revolucionario Institucional hemos sido determinantes en que nuestro pacto es con la gente; con sus intereses y necesidades. Hemos dejado a un lado la antigua visión de los políticos de escritorio para volver a las calles, a escuchar a quienes hoy demandan con voz firme más y mejores oportunidades de vida.

Y las elecciones en el Estado de México y Coahuila, en los que salió victorioso el PRI, nos demostraron los resultados que se obtienen cuando se hace una alianza con la gente.

*Presidente del CDE del PRI Jalisco

Twitter y Facebook: @hecpizano