/ jueves 31 de octubre de 2019

Un monaguillo inspirador

Sucedió el Dies Dominicus, el día del Señor, el día de asistir a misa, la oficio un sacerdote que no cesa en trabajar por la regeneración moral de la sociedad a partir de un magisterio ejemplar de alto contenido espiritual, Juan Pedro Oriol, inteligente y con visión oracular, un sacerdote cabal, le ayuda a oficiar, como monaguillo, Juan Pablo Salmón, maravilloso chico con síndrome Down, sereno, generoso y perseverante, de proceder apacible, un apóstol de la igualdad, como todos ellos.

Ha sido una experiencia que por cierto hemos pugnado para que se convierta en un ejercicio frecuente que aporte significativamente a la anhelada inclusión, piedra angular para el colectivo de la discapacidad. Ese domingo coincidieron en el rito de la Santa Misa las virtudes innatas y las adquiridas; un sacerdote que lleva su vocación en el cerebro, en el corazón y en sus genes y un joven que guarda en su ser la grandeza de espíritu. Un ministro de la Iglesia Católica admirable por la coherencia de sus actos y un joven que cotidianamente da lecciones de humildad; ambos, al margen del ritual, nos convirtieron en testigos de un acto sencillamente profundo: solidaridad con la discapacidad que indudablemente es la práctica de la verdadera caridad humana.

La importancia de este ejemplo va más allá de lo anecdótico ya que puede convertirse en una importante plataforma de despegue para la inclusión del colectivo de la discapacidad a partir de participación decidida y perseverante de la Iglesia.

Lo que ese Dies Dominicus Juan Pedro y Juan Pablo nos participaron ha sido una invitación de apoyo al colectivo de la discapacidad que este inspirada, en principio, por un soplo de clemencia y caridad, el tema de la discapacidad no debe considerarse ajeno de algún otro, es un asunto de compromiso general recompensado por una gran satisfacción espiritual para el ser humano; es, dicho con expresión cristiana: ayudar al prójimo mas necesitado. De generalizarse esta práctica y convertirla en prioridad, estamos hablando de un ejercicios de inclusión que no solo deben convivir sino, por norma, mezclarse y confundirse.

Hace falta un trabajo general entre Iglesia y sociedad de franco fomento de practicas de inclusión a las personas con discapacidad, practicas que al fin de la jornada se conviertan en una creación cultural; bienvenidas todas aquellas que busquen este objetivo. Por lo pronto Juan Pedro y Juan Pablo nos han enviado desde su trinchera un mensaje de clara solidaridad donde se priorizo la inclusión por sobre ciertas tradiciones. La asistencia vivaz y enriquecedora de Juan Pablo significo un mensaje de estimulo eminentemente espiritual que por si mismo se encargo de diluir las fronteras de la exclusión. Es de suponer que de generalizarse esta práctica, en esta y en todas las Parroquias y Templos, nadie saldrá ubicado en la perjudicial indiferencia hacia las personas con discapacidad, pues se logran borrar las fronteras de la siniestra discriminación con el imperativo quehacer de la religión del amor cristiano.

Al margen del aliento espiritual, ese día del Señor ha sido un tanto diferente, ha sido un testimonio vivido, emotivo y al mismo tiempo maravillosamente esperanzador. Alguien dijo, con acierto, que Dios esta en los detalles, se ratifico ese domingo, pues muchos de los que captaron el mensaje de inclusión, salieron con el alma renovada. Quizás lo que pocos se dieron cuenta fue el guiño que Dios les ha hecho a Juan Pedro y Juan Pablo.

Sucedió el Dies Dominicus, el día del Señor, el día de asistir a misa, la oficio un sacerdote que no cesa en trabajar por la regeneración moral de la sociedad a partir de un magisterio ejemplar de alto contenido espiritual, Juan Pedro Oriol, inteligente y con visión oracular, un sacerdote cabal, le ayuda a oficiar, como monaguillo, Juan Pablo Salmón, maravilloso chico con síndrome Down, sereno, generoso y perseverante, de proceder apacible, un apóstol de la igualdad, como todos ellos.

Ha sido una experiencia que por cierto hemos pugnado para que se convierta en un ejercicio frecuente que aporte significativamente a la anhelada inclusión, piedra angular para el colectivo de la discapacidad. Ese domingo coincidieron en el rito de la Santa Misa las virtudes innatas y las adquiridas; un sacerdote que lleva su vocación en el cerebro, en el corazón y en sus genes y un joven que guarda en su ser la grandeza de espíritu. Un ministro de la Iglesia Católica admirable por la coherencia de sus actos y un joven que cotidianamente da lecciones de humildad; ambos, al margen del ritual, nos convirtieron en testigos de un acto sencillamente profundo: solidaridad con la discapacidad que indudablemente es la práctica de la verdadera caridad humana.

La importancia de este ejemplo va más allá de lo anecdótico ya que puede convertirse en una importante plataforma de despegue para la inclusión del colectivo de la discapacidad a partir de participación decidida y perseverante de la Iglesia.

Lo que ese Dies Dominicus Juan Pedro y Juan Pablo nos participaron ha sido una invitación de apoyo al colectivo de la discapacidad que este inspirada, en principio, por un soplo de clemencia y caridad, el tema de la discapacidad no debe considerarse ajeno de algún otro, es un asunto de compromiso general recompensado por una gran satisfacción espiritual para el ser humano; es, dicho con expresión cristiana: ayudar al prójimo mas necesitado. De generalizarse esta práctica y convertirla en prioridad, estamos hablando de un ejercicios de inclusión que no solo deben convivir sino, por norma, mezclarse y confundirse.

Hace falta un trabajo general entre Iglesia y sociedad de franco fomento de practicas de inclusión a las personas con discapacidad, practicas que al fin de la jornada se conviertan en una creación cultural; bienvenidas todas aquellas que busquen este objetivo. Por lo pronto Juan Pedro y Juan Pablo nos han enviado desde su trinchera un mensaje de clara solidaridad donde se priorizo la inclusión por sobre ciertas tradiciones. La asistencia vivaz y enriquecedora de Juan Pablo significo un mensaje de estimulo eminentemente espiritual que por si mismo se encargo de diluir las fronteras de la exclusión. Es de suponer que de generalizarse esta práctica, en esta y en todas las Parroquias y Templos, nadie saldrá ubicado en la perjudicial indiferencia hacia las personas con discapacidad, pues se logran borrar las fronteras de la siniestra discriminación con el imperativo quehacer de la religión del amor cristiano.

Al margen del aliento espiritual, ese día del Señor ha sido un tanto diferente, ha sido un testimonio vivido, emotivo y al mismo tiempo maravillosamente esperanzador. Alguien dijo, con acierto, que Dios esta en los detalles, se ratifico ese domingo, pues muchos de los que captaron el mensaje de inclusión, salieron con el alma renovada. Quizás lo que pocos se dieron cuenta fue el guiño que Dios les ha hecho a Juan Pedro y Juan Pablo.

jueves 23 de enero de 2020

Perturbación retadora

jueves 16 de enero de 2020

Interrumpí la lectura varias veces

jueves 09 de enero de 2020

Interrumpí la lectura varias veces

viernes 13 de diciembre de 2019

Teletón 2019

viernes 06 de diciembre de 2019

Presidencia-CRIT, alianza ganar-ganar

jueves 28 de noviembre de 2019

Información y lucidez

sábado 16 de noviembre de 2019

Universitarios, bálsamo social

jueves 07 de noviembre de 2019

Inmenso atraso

jueves 31 de octubre de 2019

Un monaguillo inspirador

jueves 24 de octubre de 2019

Discapacidad intelectual y violencia

Cargar Más