/ viernes 21 de febrero de 2020

Un día sin nosotras: La rebelión feminista

Martha Isabel Parra

Porque soy mujer y tengo hijas, porque se lo que significa vivir en permanente zozobra, yo me uno a las feministas que han decidido tomar al toro por los cuernos.

Ellas están haciendo su vida y no se los voy a impedir, a pesar del miedo. Estamos cansadas de tener miedo. Así que cada mañana sólo pido al Universo protección total. Protección total porque no se a quien más encomendar la seguridad y la integridad de mis hijas y la mía. Ellas saben que en la calle están todos los peligros, los más terribles, y hacemos protocolos de seguridad cada día, porque así vivimos y ya estamos cansadas.

Por ello y porque he visto como las abusan, las secuestran, las violan, las matan las descuartizan, y porque soy parte de ellas.

Yo me uno al movimiento feminista sin ningún pretexto.

Lo dije en este mismo espacio hace ya algunos años, y lo estamos viendo ya: Es un movimiento creciente, imparable, implacable, y cada vez más poderoso y fortalecido, porque a las mujeres nos une una misma causa: la lucha por derrocar la opresión patriarcal de la que hemos sido víctimas históricas.

Estamos cansadas de guardar silencio por miedo, que se entienda bien, nos callábamos por miedo, pero el dolor siempre ha estado presente. Estamos cansadas de sentirnos abusadas y vulneradas y de que nadie nos escuche y de que nadie nos defienda. Se trata de un movimiento de inusitada sororidad en el que, se acabó la competencia entre mujeres, y empezó el apoyo mutuo:

“El Estado NO me cuida, me cuidan mis amigas”…

A las mujeres de mi generación todavía nos tocó que las madres nos dijeran “es tu cruz” cuando te tocaba un marido violento, machista y abusador y se oponían al divorcio. Pero eso se acabó. Las leyes y las cosas han cambiado, y como los hombres NO cambian y siguen odiando a las mujeres, ofendiéndolas, descartándolas, violentándolas, violándolas, matándolas descuartizándolas, abusándolas, encerrándolas, vejándolas y un larguísimo etcétera, las mujeres de las nuevas generaciones, que crecieron viendo a sus padres abusar de sus madres, que crecieron soportando la violación sexual sistemática, siendo unas niñitas en pijama, en su cama, en la sala de su casa… Soportando el silencio de sus madres vergonzosamente abnegadas y cómplices, como se ha estado documentando en redes sociales, las mujeres hemos decidido defendernos solas y unidas. Estamos decididas de tal forma, que esto que está explotando ahora, NO va a terminar, sino, hasta que, la sociedad desaprenda sus costumbres asquerosa y lastimosamente machistas, y aprenda a respetar los derechos de las mujeres como seres humanos que somos.

Y para los que sólo ven monumentos y edificios históricos pintados de rojo, y no entienden que es la forma de hacer ver que México está manchado de la sangre de sus mujeres, sólo quiero pedir que se imaginen por un momento, el nivel de dolor y sufrimiento que pudo sentir una inocente niñita de siete años que es violada y asesinada con tanta saña. Eso es odio señores. Eso, y las opiniones retrógradas de los gobernantes en turno que no abonan:

No vamos a llegar a ninguna parte si la presidenta del partido político que gobierna a nuestro país, Yeidkol Polevsky ( El Universal 02/02/2020) niega que haya un incremento en el número de feminicidios en México, y aún más, sugiere al movimiento feminista buscar una forma “más creativa” de manifestarse para evitar las pintas de edificios y movimientos emblemáticos, incomprensible viniendo de una mujer que según ella se cambió el nombre para evitar el escarnio público, porque fue violada sexualmente a los 12 años. Y si le seguimos, también las declaraciones del gobierno insensible del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien abiertamente dijo que prefiere seguir hablando de su rifa tramposa de un avión que no se va a rifar, antes que atender las preguntas de los periodistas con respecto al gravísimo problema que nos tiene en las primeras planas de todo el mundo por los altísimos índices de feminicidio que se registran diariamente en el país. (Los feminicidios en México aumentaron un 104 % en los últimos tres años, con un total de 2.560 casos. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública).

Esta es la rebelión feminista. Las mujeres nos vamos a desactivar el 9 de marzo del año 2020, porque queremos que reconozcan la gravedad del problema y la responsabilidad de un Estado omiso. No podemos permitir que haya más Ingrids o Fátimas, nuestra sociedad está podrida, y el origen de todo esto, es que los hombres se han sentido dueños de nuestra vida, de nuestro cuerpo, de nuestra libertad y de nuestra voluntad.

Las mujeres estamos decididas a no permitir que se nos siga sobajando. Las cosas van a cambiar a punta de chingadazos y las jóvenes que han tomado la batuta en este movimiento nos están dando una lección histórica y contundente. Sus acciones nos dicen que llegó la hora de despojarnos del patriarcado opresor. Veremos resistencias, las estamos viendo, incluso de periodistas mujeres que tienen miedo y de periodistas hombres que no pueden entender la relevancia histórica de lo que se está viviendo.

El mundo tiene que respetar a sus mujeres, y si el mundo se resiste a ello, las feministas lo van a obligar, como se los dije, a punta de chingadazos porque no están dispuestas a soportar más. Se acabó. Es la voz del instinto.

Martha Isabel Parra

Porque soy mujer y tengo hijas, porque se lo que significa vivir en permanente zozobra, yo me uno a las feministas que han decidido tomar al toro por los cuernos.

Ellas están haciendo su vida y no se los voy a impedir, a pesar del miedo. Estamos cansadas de tener miedo. Así que cada mañana sólo pido al Universo protección total. Protección total porque no se a quien más encomendar la seguridad y la integridad de mis hijas y la mía. Ellas saben que en la calle están todos los peligros, los más terribles, y hacemos protocolos de seguridad cada día, porque así vivimos y ya estamos cansadas.

Por ello y porque he visto como las abusan, las secuestran, las violan, las matan las descuartizan, y porque soy parte de ellas.

Yo me uno al movimiento feminista sin ningún pretexto.

Lo dije en este mismo espacio hace ya algunos años, y lo estamos viendo ya: Es un movimiento creciente, imparable, implacable, y cada vez más poderoso y fortalecido, porque a las mujeres nos une una misma causa: la lucha por derrocar la opresión patriarcal de la que hemos sido víctimas históricas.

Estamos cansadas de guardar silencio por miedo, que se entienda bien, nos callábamos por miedo, pero el dolor siempre ha estado presente. Estamos cansadas de sentirnos abusadas y vulneradas y de que nadie nos escuche y de que nadie nos defienda. Se trata de un movimiento de inusitada sororidad en el que, se acabó la competencia entre mujeres, y empezó el apoyo mutuo:

“El Estado NO me cuida, me cuidan mis amigas”…

A las mujeres de mi generación todavía nos tocó que las madres nos dijeran “es tu cruz” cuando te tocaba un marido violento, machista y abusador y se oponían al divorcio. Pero eso se acabó. Las leyes y las cosas han cambiado, y como los hombres NO cambian y siguen odiando a las mujeres, ofendiéndolas, descartándolas, violentándolas, violándolas, matándolas descuartizándolas, abusándolas, encerrándolas, vejándolas y un larguísimo etcétera, las mujeres de las nuevas generaciones, que crecieron viendo a sus padres abusar de sus madres, que crecieron soportando la violación sexual sistemática, siendo unas niñitas en pijama, en su cama, en la sala de su casa… Soportando el silencio de sus madres vergonzosamente abnegadas y cómplices, como se ha estado documentando en redes sociales, las mujeres hemos decidido defendernos solas y unidas. Estamos decididas de tal forma, que esto que está explotando ahora, NO va a terminar, sino, hasta que, la sociedad desaprenda sus costumbres asquerosa y lastimosamente machistas, y aprenda a respetar los derechos de las mujeres como seres humanos que somos.

Y para los que sólo ven monumentos y edificios históricos pintados de rojo, y no entienden que es la forma de hacer ver que México está manchado de la sangre de sus mujeres, sólo quiero pedir que se imaginen por un momento, el nivel de dolor y sufrimiento que pudo sentir una inocente niñita de siete años que es violada y asesinada con tanta saña. Eso es odio señores. Eso, y las opiniones retrógradas de los gobernantes en turno que no abonan:

No vamos a llegar a ninguna parte si la presidenta del partido político que gobierna a nuestro país, Yeidkol Polevsky ( El Universal 02/02/2020) niega que haya un incremento en el número de feminicidios en México, y aún más, sugiere al movimiento feminista buscar una forma “más creativa” de manifestarse para evitar las pintas de edificios y movimientos emblemáticos, incomprensible viniendo de una mujer que según ella se cambió el nombre para evitar el escarnio público, porque fue violada sexualmente a los 12 años. Y si le seguimos, también las declaraciones del gobierno insensible del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien abiertamente dijo que prefiere seguir hablando de su rifa tramposa de un avión que no se va a rifar, antes que atender las preguntas de los periodistas con respecto al gravísimo problema que nos tiene en las primeras planas de todo el mundo por los altísimos índices de feminicidio que se registran diariamente en el país. (Los feminicidios en México aumentaron un 104 % en los últimos tres años, con un total de 2.560 casos. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública).

Esta es la rebelión feminista. Las mujeres nos vamos a desactivar el 9 de marzo del año 2020, porque queremos que reconozcan la gravedad del problema y la responsabilidad de un Estado omiso. No podemos permitir que haya más Ingrids o Fátimas, nuestra sociedad está podrida, y el origen de todo esto, es que los hombres se han sentido dueños de nuestra vida, de nuestro cuerpo, de nuestra libertad y de nuestra voluntad.

Las mujeres estamos decididas a no permitir que se nos siga sobajando. Las cosas van a cambiar a punta de chingadazos y las jóvenes que han tomado la batuta en este movimiento nos están dando una lección histórica y contundente. Sus acciones nos dicen que llegó la hora de despojarnos del patriarcado opresor. Veremos resistencias, las estamos viendo, incluso de periodistas mujeres que tienen miedo y de periodistas hombres que no pueden entender la relevancia histórica de lo que se está viviendo.

El mundo tiene que respetar a sus mujeres, y si el mundo se resiste a ello, las feministas lo van a obligar, como se los dije, a punta de chingadazos porque no están dispuestas a soportar más. Se acabó. Es la voz del instinto.

martes 07 de julio de 2020

La traición del Congreso

miércoles 01 de julio de 2020

El Equilibrio de Poderes

miércoles 17 de junio de 2020

La decisión de la Corte

miércoles 10 de junio de 2020

¿Y aquí quién manda?

miércoles 03 de junio de 2020

La otra pandemia

miércoles 20 de mayo de 2020

Ombudsman - Tribunus Plebis

miércoles 13 de mayo de 2020

Con sus asegunes

Cargar Más