Eduardo Sadot

  / sábado 8 de diciembre de 2018

Tema de estudio / Vientos nuevos gobiernan

Nuevos vientos políticos gobiernan en nuestro país, además de los vientos fríos que nos dan la oportunidad de sacudir los abrigos y las chamarras, tiempos de renovación y de cambio observamos en nuestros gobernantes Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, quienes han mostrado una mayor cercanía con los votantes en sus primeros días de mandato.

Tanto el presidente de la República y el nuevo gobernador del Estado de Jalisco, han recorrido por diferentes corrientes políticas, que les dejaron al igual enseñanzas y recuerdos no tan gratos, por lo que ambos son hechura de una corriente pragmática ideada por ellos y su equipo, apoyada por un grupo de nuevos políticos que han visto en ella una forma diferente de gobernar.

Ambos mandatarios en sus discursos de toma de posesión de su nueva investidura como presidente de la República y nuevo gobernador del Estado, realizaron una crítica al sistema de los gobiernos anteriores abrigados por la teoría del neoliberalismo y la globalización y recordaron las propuestas de campaña que dicen poner en práctica para enmendar el rumbo de México.

Es difícil permanecer al margen de estos acontecimientos, en los que nuestras recientes autoridades mirando al pasado, a tiempos en los que el neoliberalismo trajo consigo calamidades que ahora con su nueva visión política, tratarán de enmendar las consecuencias de esta aplicación tolerante que afectó la economía y la seguridad pública y privada.

Los dos gobernantes fueron realistas y prometedores al protestar el cargo en medio de aplausos en su mayoría de gente no acarreada como era costumbre y que seguramente aprovecharán la luna de miel en sus primeros días de gobierno, antes de que se termine y aparezca la cruda realidad al no poder cumplir con todas las promesas y proyectos requeridos para el bienestar de todos.

Coincidieron en que no le iban a fallar a la gente, una promesa valiente y esperanzadora, pero se requiere más que buena voluntad de gobernantes, es necesaria la fuerza de la sociedad, es indispensable la unidad, la práctica de los valores que construyen, del acompañamiento de los medios de comunicación que anuncien lo positivo y denuncien los excesos o carencias

El pueblo está cansado de promesas que no se cumplen, de ofrecimientos poco claros y sobre todo de los abusos de malos gobernantes que en poco tiempo se enriquecen afectando a los más pobres, pero lo más lamentable es escuchar que están siendo investigados y que se aplicará la ley, para ellos gracia y para otros dura lex, sed lex, dura ley, pero es la ley.

Se acerca el tiempo navideño y el fin de año, tiempo de reflexión y buenos propósitos, una buena intención será sin duda confiar en las nuevas autoridades, que su propósito de cambiar y de no fallar nos mantenga vigilantes y sobre todo unidos, tomando en cuenta que la misión que han recibido no es fácil, menos cuando existen tantos intereses particulares y grupales.

Deseamos y pedimos a Dios que les de salud y aguanten, que no se nos desgasten y estresen, que el deseo de cambiar las cosas para bienestar de la gente de Jalisco y de todo México perdure, que haya mutua cooperación tanto en las coincidencias como en las diferencias, que no se rompa el diálogo constructivo, para que nos vaya bien a todos.

jjesusvah@hotmail.com

Nuevos vientos políticos gobiernan en nuestro país, además de los vientos fríos que nos dan la oportunidad de sacudir los abrigos y las chamarras, tiempos de renovación y de cambio observamos en nuestros gobernantes Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, quienes han mostrado una mayor cercanía con los votantes en sus primeros días de mandato.

Tanto el presidente de la República y el nuevo gobernador del Estado de Jalisco, han recorrido por diferentes corrientes políticas, que les dejaron al igual enseñanzas y recuerdos no tan gratos, por lo que ambos son hechura de una corriente pragmática ideada por ellos y su equipo, apoyada por un grupo de nuevos políticos que han visto en ella una forma diferente de gobernar.

Ambos mandatarios en sus discursos de toma de posesión de su nueva investidura como presidente de la República y nuevo gobernador del Estado, realizaron una crítica al sistema de los gobiernos anteriores abrigados por la teoría del neoliberalismo y la globalización y recordaron las propuestas de campaña que dicen poner en práctica para enmendar el rumbo de México.

Es difícil permanecer al margen de estos acontecimientos, en los que nuestras recientes autoridades mirando al pasado, a tiempos en los que el neoliberalismo trajo consigo calamidades que ahora con su nueva visión política, tratarán de enmendar las consecuencias de esta aplicación tolerante que afectó la economía y la seguridad pública y privada.

Los dos gobernantes fueron realistas y prometedores al protestar el cargo en medio de aplausos en su mayoría de gente no acarreada como era costumbre y que seguramente aprovecharán la luna de miel en sus primeros días de gobierno, antes de que se termine y aparezca la cruda realidad al no poder cumplir con todas las promesas y proyectos requeridos para el bienestar de todos.

Coincidieron en que no le iban a fallar a la gente, una promesa valiente y esperanzadora, pero se requiere más que buena voluntad de gobernantes, es necesaria la fuerza de la sociedad, es indispensable la unidad, la práctica de los valores que construyen, del acompañamiento de los medios de comunicación que anuncien lo positivo y denuncien los excesos o carencias

El pueblo está cansado de promesas que no se cumplen, de ofrecimientos poco claros y sobre todo de los abusos de malos gobernantes que en poco tiempo se enriquecen afectando a los más pobres, pero lo más lamentable es escuchar que están siendo investigados y que se aplicará la ley, para ellos gracia y para otros dura lex, sed lex, dura ley, pero es la ley.

Se acerca el tiempo navideño y el fin de año, tiempo de reflexión y buenos propósitos, una buena intención será sin duda confiar en las nuevas autoridades, que su propósito de cambiar y de no fallar nos mantenga vigilantes y sobre todo unidos, tomando en cuenta que la misión que han recibido no es fácil, menos cuando existen tantos intereses particulares y grupales.

Deseamos y pedimos a Dios que les de salud y aguanten, que no se nos desgasten y estresen, que el deseo de cambiar las cosas para bienestar de la gente de Jalisco y de todo México perdure, que haya mutua cooperación tanto en las coincidencias como en las diferencias, que no se rompa el diálogo constructivo, para que nos vaya bien a todos.

jjesusvah@hotmail.com