/ jueves 27 de agosto de 2020

Sísifo y la piedra

Sísifo, en la mitología griega, fue fundador y rey de Éfira. Este personaje, se distinguió por retar y engañar a los dioses, causándoles tal enojo que decidieron no matarlo. Sin embargo su castigo fue descomunal: fue condenado a empujar una gran piedra por la empinada ladera de una montaña. Cuando después de un desmedido esfuerzo se aproximaba a la cima, la piedra rodaba y caía de nuevo a la base de la montaña, para que Sísifo volviera a iniciar, una y otra vez, por toda la eternidad.

Los relatos antiguos literarios nos enseñan lecciones morales, con reflexiones que al retomarlas muestran su vigencia. En valida analogía, en tiempos actuales, Sísifo somos cada uno de los ciudadanos, de los electores, de los mexicanos, que cargamos y soportamos el peso de la gran piedra que son los partidos políticos y la clase política que de ahí se desprende, de cualquier color, ideología y denominación.

Parecemos condenados a apoyar piedras, algunas que se nos muestran interesantes, que nos despiertan esperanzas, que nos ofrecen alivio, que nos parecen correctas. A esas, les damos confianza, voluntad y voto. Y en ocasiones esfuerzo, difusión, colaboración y activismo. Varias veces hemos sentido que seremos capaces de haber seleccionado la mejor piedra, que seremos capaces de llevarla a la cima, de cumplir la misión, de encontrar a un buen gobernante. Sin embargo, la piedra siempre vuelve a caer, y a repetirse el ciclo de la emoción, desaliento, recuperación y emoción de nuevo.

En todo lo malo hay partes de bondad. Alivia el castigo el saber que el ciclo dura 6 años. Que al final de ese lapso, elegiremos de nuevo, y podremos probar una mejor opción que deseamos nos salga mejor que la de antes. La fórmula tiene su razón de ser: todos al llegar llegan con buena actitud, la mejor disposición, un ánimo triunfal. Todos al recorrer el tiempo empoderados, cambian, se transforman, se insensibilizan, pierden ímpetu, consumen su fortaleza, dan a la patria lo que tienen y lo que pueden… y después… conviene y deben de ser remplazados.

Esa característica sana de nuestra democracia nacional, es por demás sabia y conveniente. Nadie dará mayor esfuerzo al final que al principio de su periodo. Esa sentencia no debemos perderla de vista.

En pocos días, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral resolverá acerca de la procedencia o no de la solicitud de registro de 7 organizaciones que solicitaron constituirse como partido político nacional. Encuentro solidario, Grupo Promotor de México, Redes Sociales Progresistas, Libertad y Responsabilidad Democrática, Fuerza Social por México, Fundación Alternativa y Súmate por Nosotros, aspiran a sumarse a los 7 partidos ya existentes. También hay solicitudes de registro de partidos políticos locales.

En una época donde ha salido a la luz videos que evidencian los pasajes obscuros de la compra de votos, de la compra de voluntades, de apoyos a decisiones presidenciales y del lodoso camino que deben recorrer los políticos para acceder al poder, las piedras se siguen sumando y los Sísifos nos estamos cansando.

Nuestra sociedad insatisfecha sigue intentando encontrar a los buenos políticos, como si fuera castigo. Pesadas las piedras, empinada la subida. Ojala por lo menos nos den satisfacciones, logros de gobierno, buenos resultados, necesarios para volver a creer, para disfrutar el viaje, para darle valor a la dura tarea de ser gobernados, respetando nuestro contrato social.

@carlosanguianoz en Twitter

Sísifo, en la mitología griega, fue fundador y rey de Éfira. Este personaje, se distinguió por retar y engañar a los dioses, causándoles tal enojo que decidieron no matarlo. Sin embargo su castigo fue descomunal: fue condenado a empujar una gran piedra por la empinada ladera de una montaña. Cuando después de un desmedido esfuerzo se aproximaba a la cima, la piedra rodaba y caía de nuevo a la base de la montaña, para que Sísifo volviera a iniciar, una y otra vez, por toda la eternidad.

Los relatos antiguos literarios nos enseñan lecciones morales, con reflexiones que al retomarlas muestran su vigencia. En valida analogía, en tiempos actuales, Sísifo somos cada uno de los ciudadanos, de los electores, de los mexicanos, que cargamos y soportamos el peso de la gran piedra que son los partidos políticos y la clase política que de ahí se desprende, de cualquier color, ideología y denominación.

Parecemos condenados a apoyar piedras, algunas que se nos muestran interesantes, que nos despiertan esperanzas, que nos ofrecen alivio, que nos parecen correctas. A esas, les damos confianza, voluntad y voto. Y en ocasiones esfuerzo, difusión, colaboración y activismo. Varias veces hemos sentido que seremos capaces de haber seleccionado la mejor piedra, que seremos capaces de llevarla a la cima, de cumplir la misión, de encontrar a un buen gobernante. Sin embargo, la piedra siempre vuelve a caer, y a repetirse el ciclo de la emoción, desaliento, recuperación y emoción de nuevo.

En todo lo malo hay partes de bondad. Alivia el castigo el saber que el ciclo dura 6 años. Que al final de ese lapso, elegiremos de nuevo, y podremos probar una mejor opción que deseamos nos salga mejor que la de antes. La fórmula tiene su razón de ser: todos al llegar llegan con buena actitud, la mejor disposición, un ánimo triunfal. Todos al recorrer el tiempo empoderados, cambian, se transforman, se insensibilizan, pierden ímpetu, consumen su fortaleza, dan a la patria lo que tienen y lo que pueden… y después… conviene y deben de ser remplazados.

Esa característica sana de nuestra democracia nacional, es por demás sabia y conveniente. Nadie dará mayor esfuerzo al final que al principio de su periodo. Esa sentencia no debemos perderla de vista.

En pocos días, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral resolverá acerca de la procedencia o no de la solicitud de registro de 7 organizaciones que solicitaron constituirse como partido político nacional. Encuentro solidario, Grupo Promotor de México, Redes Sociales Progresistas, Libertad y Responsabilidad Democrática, Fuerza Social por México, Fundación Alternativa y Súmate por Nosotros, aspiran a sumarse a los 7 partidos ya existentes. También hay solicitudes de registro de partidos políticos locales.

En una época donde ha salido a la luz videos que evidencian los pasajes obscuros de la compra de votos, de la compra de voluntades, de apoyos a decisiones presidenciales y del lodoso camino que deben recorrer los políticos para acceder al poder, las piedras se siguen sumando y los Sísifos nos estamos cansando.

Nuestra sociedad insatisfecha sigue intentando encontrar a los buenos políticos, como si fuera castigo. Pesadas las piedras, empinada la subida. Ojala por lo menos nos den satisfacciones, logros de gobierno, buenos resultados, necesarios para volver a creer, para disfrutar el viaje, para darle valor a la dura tarea de ser gobernados, respetando nuestro contrato social.

@carlosanguianoz en Twitter

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 14 de octubre de 2020

¿Dónde vamos bien?

Carlos Anguiano

miércoles 30 de septiembre de 2020

Morena: renovación necesaria

Carlos Anguiano

miércoles 16 de septiembre de 2020

Tigres con cabeza de oso

Carlos Anguiano

miércoles 09 de septiembre de 2020

Peso político

Carlos Anguiano

jueves 27 de agosto de 2020

Sísifo y la piedra

Carlos Anguiano

miércoles 12 de agosto de 2020

Humanizar la crisis

Carlos Anguiano

miércoles 01 de julio de 2020

Dos años de seis

Carlos Anguiano

Cargar Más