Enrique Velázquez González

  / miércoles 15 de mayo de 2019

Ser maestro no es sólo asistir al aula


Enrique Velázquez

Siempre se ha dicho que la educación es la solución a los múltiples problemas sociales que padecemos en México, y sin duda concuerdo con esa afirmación. Los países que más han invertido en una educación pública de calidad, con infraestructura adecuada, con un sistema de formación docente y con salarios justos, son aquellos que presentan menos problemas de violencia y de desigualdad, son las naciones más plurales y prósperas. Sin embargo, en nuestro país poco se ha hecho para garantizar, realmente, que niñas, niños y jóvenes accedan a una educación pública de calidad. Poco se ha hecho para responder a las demandas salariales y el respeto a los derechos laborales de los y las maestras.

Este 15 de mayo se conmemoró el Día del Maestro, otro año más con la oportunidad de hacer un enorme reconocimiento a todos aquellos y aquellas docentes que hacen que la sombra de un árbol se convierta en el aula de clases, aquellos y aquellas que aún con un salario precario acuden con alegría a formar a niñas y niños, aquellos y aquellas que sin importar lo que marque un plan educativo que no los toma en cuenta enseñan conforme a las necesidades de la comunidad donde laboran.

La docencia es una de las labores más nobles e importantes. Una profesora o profesor no solo transmite conocimiento técnico y científico, también comparte experiencias de vida, sensibiliza y concientiza a nuestras niñas, niños y jóvenes sobre el contexto en el que vivimos. Los y las maestras son quienes impulsan el pensamiento crítico, la cultura de la paz y de derechos humanos, además son quienes avivan el espíritu de transformación social necesario en las generaciones del futuro.

Las y los maestros son parte fundamental en la vida de todos los mexicanos, para muchos se convierten en un modelo a seguir, marcan nuestras vidas dentro del aula, pero también fuera de ella. Es la profesión en la que sin importar lo difíciles que pueden llegar a ser las circunstancias del entorno nunca deja de inspirar, de orientar, de dar cariño y comprensión a cada uno de sus alumnos a través de los años de trabajo.

Gracias a quienes hoy ejercen esta profesión porque con sus enseñanzas están cambiando el mundo día con día. Gracias porque no es solo asistir al aula y cumplir con la parte laboral, porque se trata de tener vocación y esmero en compartir con las próximas generaciones. Mi admiración, respeto y sincera felicitación a todas ellas y ellos.



Enrique Velázquez

Siempre se ha dicho que la educación es la solución a los múltiples problemas sociales que padecemos en México, y sin duda concuerdo con esa afirmación. Los países que más han invertido en una educación pública de calidad, con infraestructura adecuada, con un sistema de formación docente y con salarios justos, son aquellos que presentan menos problemas de violencia y de desigualdad, son las naciones más plurales y prósperas. Sin embargo, en nuestro país poco se ha hecho para garantizar, realmente, que niñas, niños y jóvenes accedan a una educación pública de calidad. Poco se ha hecho para responder a las demandas salariales y el respeto a los derechos laborales de los y las maestras.

Este 15 de mayo se conmemoró el Día del Maestro, otro año más con la oportunidad de hacer un enorme reconocimiento a todos aquellos y aquellas docentes que hacen que la sombra de un árbol se convierta en el aula de clases, aquellos y aquellas que aún con un salario precario acuden con alegría a formar a niñas y niños, aquellos y aquellas que sin importar lo que marque un plan educativo que no los toma en cuenta enseñan conforme a las necesidades de la comunidad donde laboran.

La docencia es una de las labores más nobles e importantes. Una profesora o profesor no solo transmite conocimiento técnico y científico, también comparte experiencias de vida, sensibiliza y concientiza a nuestras niñas, niños y jóvenes sobre el contexto en el que vivimos. Los y las maestras son quienes impulsan el pensamiento crítico, la cultura de la paz y de derechos humanos, además son quienes avivan el espíritu de transformación social necesario en las generaciones del futuro.

Las y los maestros son parte fundamental en la vida de todos los mexicanos, para muchos se convierten en un modelo a seguir, marcan nuestras vidas dentro del aula, pero también fuera de ella. Es la profesión en la que sin importar lo difíciles que pueden llegar a ser las circunstancias del entorno nunca deja de inspirar, de orientar, de dar cariño y comprensión a cada uno de sus alumnos a través de los años de trabajo.

Gracias a quienes hoy ejercen esta profesión porque con sus enseñanzas están cambiando el mundo día con día. Gracias porque no es solo asistir al aula y cumplir con la parte laboral, porque se trata de tener vocación y esmero en compartir con las próximas generaciones. Mi admiración, respeto y sincera felicitación a todas ellas y ellos.


viernes 04 de octubre de 2019

El fuero, ¿fuera?

viernes 27 de septiembre de 2019

Todos los derechos para todas las personas

jueves 05 de septiembre de 2019

Una nueva política

jueves 22 de agosto de 2019

Nueva Policía Metropolitana

miércoles 14 de agosto de 2019

Asistencia escolar y programas sociales

miércoles 10 de julio de 2019

Algo no anda bien

miércoles 03 de julio de 2019

Inicio de la Guardia Nacional

jueves 27 de junio de 2019

Hacer valer el Congreso de Jalisco

miércoles 19 de junio de 2019

Construcción de la democracia

Cargar Más