/ domingo 22 de noviembre de 2020

Revertir la crisis económica desde el compromiso y participación ciudadana

Manuel Herrera Vega

La contingencia sanitaria provocada por el Covid-19 se ha presentado como un hecho sin precedentes de consecuencias económicas que todavía no podemos calcular. Tenemos evidencia que esta coyuntura ha golpeado duramente a las familias de más bajos ingresos y ha dejado a su paso severos daños a la industria, a los comercios y negocios prestadores de servicios, impactando de una forma negativa y dramática indicadores como el ingreso y el empleo.

Como parte de su informe El desafío social en tiempos del Covid-19, la Cepal estima que al cierre del 2020 el 47.8 por ciento de la población mexicana estará en condiciones de pobreza. Esto significa un aumento de 5.9 puntos porcentuales con respecto a 2019, mientras que el 15.9 por ciento de los mexicanos pasaría al grupo en pobreza extrema. En el mismo documento, la Cepal ha proyectado una caída general del 6.5 por ciento en la economía mexicana.

Vivimos tiempos de incertidumbre, no podemos negarlo. Pero en medio de esta confusión, debemos ser capaces de reflexionar y de reconocer que existen a nuestro alcance opciones y recursos no solo para estabilizar el barco en medio de la tormenta sino para ir más allá.

El paso que debemos dar de inmediato es recuperar el compromiso y reconfigurar la participación de todos los ciudadanos en torno a mejorar nuestras posibilidades de crecimiento. Es decir, construir nuevas redes virtuosas de oportunidad para fortalecer la economía regional, comunitaria, familiar y personal.

Entender esto con claridad nos va a ayudar de manera insospechada, pues dejaremos de esperar solamente ajustes macroeconómicos, inversiones fantásticas o programas gubernamentales mágicos para salvar a los negocios de la noche a la mañana, lo cual es un poco iluso y hasta irresponsable.

La organización Alternativas por México ha tomado este reto y por ello puso en marcha un ejercicio de escucha nacional ciudadana llamada “Alternativas para salir adelante”, como un espacio plural e inclusivo que cubre dos propósitos: detectar puntualmente en donde están las preocupaciones e impactos económicos de la pandemia, y a la vez sumar las ideas, la creatividad e iniciativas de los participantes para promover soluciones reales. Es posible tomar parte en este encuentro democrático, a través del sitio: www.alternativasparasaliradelante.com

Si queremos que esta crisis del Coronavirus sea un auténtico punto de inflexión que ayude a transformar positivamente nuestras condiciones de vida en el contexto local, el gran paso es recuperar el espíritu de vivir en sociedad y de participar en acciones económicas que tengan efecto de prosperidad multiplicadora.

Este es el momento de abrir debates y de profundizar en nuevas ideas e iniciativas para el desarrollo local. Por ello, esta consulta y aquellos foros de perfil similar representan hoy plataformas excelentes para integrar esas redes que necesitamos.

La Cepal estima que al cierre del 2020 el 47.8 por ciento de la población mexicana estará en condiciones de pobreza. Esto significa un aumento de 5.9 puntos porcentuales con respecto a 2019, mientras que el 15.9 por ciento de los mexicanos pasaría al grupo en pobreza extrema.

Si queremos que esta crisis del Coronavirus sea un auténtico punto de inflexión que ayude a transformar positivamente nuestras condiciones de vida en el contexto local, el gran paso es recuperar el espíritu de vivir en sociedad y de participar en acciones económicas que tengan efecto de prosperidad multiplicadora.

¡Pongamos manos a la obra!

Manuel Herrera Vega

La contingencia sanitaria provocada por el Covid-19 se ha presentado como un hecho sin precedentes de consecuencias económicas que todavía no podemos calcular. Tenemos evidencia que esta coyuntura ha golpeado duramente a las familias de más bajos ingresos y ha dejado a su paso severos daños a la industria, a los comercios y negocios prestadores de servicios, impactando de una forma negativa y dramática indicadores como el ingreso y el empleo.

Como parte de su informe El desafío social en tiempos del Covid-19, la Cepal estima que al cierre del 2020 el 47.8 por ciento de la población mexicana estará en condiciones de pobreza. Esto significa un aumento de 5.9 puntos porcentuales con respecto a 2019, mientras que el 15.9 por ciento de los mexicanos pasaría al grupo en pobreza extrema. En el mismo documento, la Cepal ha proyectado una caída general del 6.5 por ciento en la economía mexicana.

Vivimos tiempos de incertidumbre, no podemos negarlo. Pero en medio de esta confusión, debemos ser capaces de reflexionar y de reconocer que existen a nuestro alcance opciones y recursos no solo para estabilizar el barco en medio de la tormenta sino para ir más allá.

El paso que debemos dar de inmediato es recuperar el compromiso y reconfigurar la participación de todos los ciudadanos en torno a mejorar nuestras posibilidades de crecimiento. Es decir, construir nuevas redes virtuosas de oportunidad para fortalecer la economía regional, comunitaria, familiar y personal.

Entender esto con claridad nos va a ayudar de manera insospechada, pues dejaremos de esperar solamente ajustes macroeconómicos, inversiones fantásticas o programas gubernamentales mágicos para salvar a los negocios de la noche a la mañana, lo cual es un poco iluso y hasta irresponsable.

La organización Alternativas por México ha tomado este reto y por ello puso en marcha un ejercicio de escucha nacional ciudadana llamada “Alternativas para salir adelante”, como un espacio plural e inclusivo que cubre dos propósitos: detectar puntualmente en donde están las preocupaciones e impactos económicos de la pandemia, y a la vez sumar las ideas, la creatividad e iniciativas de los participantes para promover soluciones reales. Es posible tomar parte en este encuentro democrático, a través del sitio: www.alternativasparasaliradelante.com

Si queremos que esta crisis del Coronavirus sea un auténtico punto de inflexión que ayude a transformar positivamente nuestras condiciones de vida en el contexto local, el gran paso es recuperar el espíritu de vivir en sociedad y de participar en acciones económicas que tengan efecto de prosperidad multiplicadora.

Este es el momento de abrir debates y de profundizar en nuevas ideas e iniciativas para el desarrollo local. Por ello, esta consulta y aquellos foros de perfil similar representan hoy plataformas excelentes para integrar esas redes que necesitamos.

La Cepal estima que al cierre del 2020 el 47.8 por ciento de la población mexicana estará en condiciones de pobreza. Esto significa un aumento de 5.9 puntos porcentuales con respecto a 2019, mientras que el 15.9 por ciento de los mexicanos pasaría al grupo en pobreza extrema.

Si queremos que esta crisis del Coronavirus sea un auténtico punto de inflexión que ayude a transformar positivamente nuestras condiciones de vida en el contexto local, el gran paso es recuperar el espíritu de vivir en sociedad y de participar en acciones económicas que tengan efecto de prosperidad multiplicadora.

¡Pongamos manos a la obra!