/ martes 19 de mayo de 2020

Reactivar la economía

Uno de los retos que tiene el gobierno federal y el del Estado de Jalisco está en la reactivación de la economía, ante la amenaza de la enfermedad del coronavirus (Covid-19) que azota a la nación y ante la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá en estas próximas semanas, México debe de reactivar su economía.

El coronavirus suspendió las cadenas productivas en las maquiladoras y armadoras de la industria automotriz que han hecho que este mercado disminuya su producción y venta de los automóviles ante el riesgo que representa esta enfermedad que en México ya lleva más de cinco mil muertes y cincuenta mil seres humanos contagiados.

Esta enfermedad ha llegado para quedarse, aún no se sabe cómo combatirla, la misma ha sido causa de una parálisis económica a nivel mundial comenzando con China, Europa, Estados Unidos y América, los hospitales públicos en la ciudad de México se encuentran llenos y la atención médica en otras enfermedades es casi nula, por el riesgo que representa el paciente y el hospital en la transmisión de este virus que de acuerdo a los criterios médicos tiene una forma de corona que se trasmite por medio de la saliva y el saludo, sin que se den soluciones concretas para el combate de la misma como pueden ser la vacuna y los antibióticos; hasta el momento en una detección temprana y el confinamiento en casa algunos enfermos han salido adelante dependiendo de la edad y la condición física, por los dolores y las altas temperaturas de esta sintomatología del coronavirus.

Los pronósticos son lamentables conforme a las palabras del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, “si no tomamos en serio la epidemia del coronavirus que azota a las naciones, esta enfermedad se agravará”, más sin embargo la economía no puede parar y las fuentes de trabajo no pueden suspenderse, es necesario hacer una combinación entre vida y trabajo, entre salud y empresa con las consultas previas de los científicos en la salud pública y los expertos en el derecho laboral y derecho económico para tomar medidas urgentes en la reactivación de la economía nacional y los capitales no se vayan a otros países que les brinden la seguridad económica de salud y de trabajo.

Los criterios de la autoridad municipal, estatal y federal en materia de reactivación de economía deben de ser flexibles ante las condiciones que están viviendo los empresarios y los trabajadores que, ante la falta de producción de las mercancías y venta de las mismas, las empresas y comercios están pasando por una situación de parálisis económica representando para ellos pérdidas diarias, que pueden cuantificarse con criterios económicos y contables que son los expertos en los números y las operaciones matemáticas.

La esperanza no puede perderse, ni hablarse en discursos políticos como lo hacen los que nos gobiernan donde todo se quiere arreglar a través de la palabra y no de hechos concretos que deben de sustentarse en verdades para llegar a una realidad social, política y económica, el discurso puede equivocarse, pero rectificar el error en la palabra es importante para reconocer los errores y tomar decisiones apropiadas y no llegar a la quiebra de las empresas y comercios que por el confinamiento y el miedo al contagio muchas comenzaran de cero para reiniciar la activación económica sumamente necesaria para la sociedad.

* Profesor de Derecho de la UdeG.

* Miembro fundador de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho

antonio_dejesus@hotmail.com

@mendozaAntoio

Uno de los retos que tiene el gobierno federal y el del Estado de Jalisco está en la reactivación de la economía, ante la amenaza de la enfermedad del coronavirus (Covid-19) que azota a la nación y ante la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá en estas próximas semanas, México debe de reactivar su economía.

El coronavirus suspendió las cadenas productivas en las maquiladoras y armadoras de la industria automotriz que han hecho que este mercado disminuya su producción y venta de los automóviles ante el riesgo que representa esta enfermedad que en México ya lleva más de cinco mil muertes y cincuenta mil seres humanos contagiados.

Esta enfermedad ha llegado para quedarse, aún no se sabe cómo combatirla, la misma ha sido causa de una parálisis económica a nivel mundial comenzando con China, Europa, Estados Unidos y América, los hospitales públicos en la ciudad de México se encuentran llenos y la atención médica en otras enfermedades es casi nula, por el riesgo que representa el paciente y el hospital en la transmisión de este virus que de acuerdo a los criterios médicos tiene una forma de corona que se trasmite por medio de la saliva y el saludo, sin que se den soluciones concretas para el combate de la misma como pueden ser la vacuna y los antibióticos; hasta el momento en una detección temprana y el confinamiento en casa algunos enfermos han salido adelante dependiendo de la edad y la condición física, por los dolores y las altas temperaturas de esta sintomatología del coronavirus.

Los pronósticos son lamentables conforme a las palabras del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, “si no tomamos en serio la epidemia del coronavirus que azota a las naciones, esta enfermedad se agravará”, más sin embargo la economía no puede parar y las fuentes de trabajo no pueden suspenderse, es necesario hacer una combinación entre vida y trabajo, entre salud y empresa con las consultas previas de los científicos en la salud pública y los expertos en el derecho laboral y derecho económico para tomar medidas urgentes en la reactivación de la economía nacional y los capitales no se vayan a otros países que les brinden la seguridad económica de salud y de trabajo.

Los criterios de la autoridad municipal, estatal y federal en materia de reactivación de economía deben de ser flexibles ante las condiciones que están viviendo los empresarios y los trabajadores que, ante la falta de producción de las mercancías y venta de las mismas, las empresas y comercios están pasando por una situación de parálisis económica representando para ellos pérdidas diarias, que pueden cuantificarse con criterios económicos y contables que son los expertos en los números y las operaciones matemáticas.

La esperanza no puede perderse, ni hablarse en discursos políticos como lo hacen los que nos gobiernan donde todo se quiere arreglar a través de la palabra y no de hechos concretos que deben de sustentarse en verdades para llegar a una realidad social, política y económica, el discurso puede equivocarse, pero rectificar el error en la palabra es importante para reconocer los errores y tomar decisiones apropiadas y no llegar a la quiebra de las empresas y comercios que por el confinamiento y el miedo al contagio muchas comenzaran de cero para reiniciar la activación económica sumamente necesaria para la sociedad.

* Profesor de Derecho de la UdeG.

* Miembro fundador de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho

antonio_dejesus@hotmail.com

@mendozaAntoio

martes 21 de julio de 2020

Los consejeros del INE

martes 14 de julio de 2020

Pisoteando la ley

miércoles 08 de julio de 2020

Un presidente de México en los EU

martes 30 de junio de 2020

A un año de la Guardia Nacional

martes 23 de junio de 2020

Si yo fuera diputado

martes 16 de junio de 2020

Observador ciudadano

martes 09 de junio de 2020

Política y represión

martes 02 de junio de 2020

Todos a trabajar

martes 19 de mayo de 2020

Reactivar la economía

Cargar Más