Manuel Villagómez Rodríguez

  / lunes 14 de enero de 2019

Política industrial / México, campeón mundial en apertura comercial

El 30 de noviembre se firmó el nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, en sustitución del TLC y el 30 de diciembre entró en vigor el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) en el que participan 11 naciones: Brunei, Australia, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y México; recordemos que Trump salió de este tratado que tanto apoyó Obama, argumentando que era para que China no impusiera las reglas del TPP.

Con esta acción, México amplía a 13 su red de tratados comerciales y el acceso a 51 países en el mundo, es pues el momento de que los sectores económicos toquemos puertas en el Senado, para saber la opinión de quienes tienen la responsabilidad de informarnos los beneficios o riegos que representan 13 tratados comerciales y cuáles son los beneficios concretos para la economía y el bolsillo del pueblo y preguntar lo mismo a la Secretaría de Economía (SE). El TPP en su Artículo 24.2: Comité de PYMEs, indica: “1. Las partes establecen un Comité de PYMEs (Comité), integrado por representantes de los gobiernos de cada Parte. 2. El Comité: a) Identificará formas de apoyar a las PYMEs de las Partes para aprovechar las oportunidades comerciales conforme al presente Tratado, b) Intercambiará y discutirá las experiencias y mejores prácticas de cada Parte en apoyo y asistencia a las PYMEs exportadoras con respecto a, entre otros, programas de formación, educación comercial, financiación del comercio, identificación de socios comerciales en otras Partes y el establecimiento de buenas referencias de negocios…”

El mercado del TPP es de 500 millones de personas y representa el 13% del Producto Interno Bruto Mundial y, si a esta cifra le agregamos los habitantes de EU, Canadá y los países de la Comunidad Económica Europea, estaremos llegando a mil millones, cifra muy importante porque con el TPP se van a unificar normativas sobre inversión y servicios en una amplia gama de sectores, además, se eliminan aranceles en productos agrícolas e industriales de acuerdo con la cadena japonesa NHK, claro que Japón tiene tecnología y un potencial industrial superior a nosotros y otros países, por lo que hay qué hacer lo que prevé el programa de las PYMEs, aquí recordemos que el TLC que firmamos hace 26 años con E.U y Canadá, nos obligaba a crear el “Instituto de la Micro y Pequeña Empresa”, obligación que nunca cumplimos y, Peña Nieto creaba el Instituto del Emprendedor que, le faltó lo que al carrizo, corazón ($). En el TPP se incluyen reglas que buscan hacer el comercio internacional más inclusivo para que beneficie de manera evidente a los ciudadanos. Ante esta gran apertura comercial, tenemos un nuevo gobierno a quien desde ahora, le solicitamos que juntos, gobierno y empresarios, detecten las áreas de oportunidad, se realicen los programas y se aprovechen porque Japón, Canadá, Singapur y Vietnam tienen más tecnología y mayor agresividad para cubrir las áreas de oportunidad de estos mercados. El TPP hace hincapié en la coherencia regulatoria y en su alcance al implantar buenas medidas regulatorias y expresa: “Cuando se realicen las evaluaciones de impacto regulatorio, la parte pondrá en consideración el impacto potencial de la regulación propuesta sobre las PYMEs” y esto es muy importante para nuestro país, en virtud de que el 96% de las empresas son micro y tienen hasta 15 trabajadores, las pequeñas y las medianas son el 3% y no pasan de 100 trabajadores y las grandes son el 1% y llegan a 250 trabajadores, por lo tanto, en la aplicación de las normativas de cualquier Tratado de Libre Comercio con el exterior, se deben proteger los sectores más vulnerables de la economía nacional dándoles los elementos regulatorios para que se desarrollen, quitándoles burocracia y corrupción.


mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com

El 30 de noviembre se firmó el nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, en sustitución del TLC y el 30 de diciembre entró en vigor el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) en el que participan 11 naciones: Brunei, Australia, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y México; recordemos que Trump salió de este tratado que tanto apoyó Obama, argumentando que era para que China no impusiera las reglas del TPP.

Con esta acción, México amplía a 13 su red de tratados comerciales y el acceso a 51 países en el mundo, es pues el momento de que los sectores económicos toquemos puertas en el Senado, para saber la opinión de quienes tienen la responsabilidad de informarnos los beneficios o riegos que representan 13 tratados comerciales y cuáles son los beneficios concretos para la economía y el bolsillo del pueblo y preguntar lo mismo a la Secretaría de Economía (SE). El TPP en su Artículo 24.2: Comité de PYMEs, indica: “1. Las partes establecen un Comité de PYMEs (Comité), integrado por representantes de los gobiernos de cada Parte. 2. El Comité: a) Identificará formas de apoyar a las PYMEs de las Partes para aprovechar las oportunidades comerciales conforme al presente Tratado, b) Intercambiará y discutirá las experiencias y mejores prácticas de cada Parte en apoyo y asistencia a las PYMEs exportadoras con respecto a, entre otros, programas de formación, educación comercial, financiación del comercio, identificación de socios comerciales en otras Partes y el establecimiento de buenas referencias de negocios…”

El mercado del TPP es de 500 millones de personas y representa el 13% del Producto Interno Bruto Mundial y, si a esta cifra le agregamos los habitantes de EU, Canadá y los países de la Comunidad Económica Europea, estaremos llegando a mil millones, cifra muy importante porque con el TPP se van a unificar normativas sobre inversión y servicios en una amplia gama de sectores, además, se eliminan aranceles en productos agrícolas e industriales de acuerdo con la cadena japonesa NHK, claro que Japón tiene tecnología y un potencial industrial superior a nosotros y otros países, por lo que hay qué hacer lo que prevé el programa de las PYMEs, aquí recordemos que el TLC que firmamos hace 26 años con E.U y Canadá, nos obligaba a crear el “Instituto de la Micro y Pequeña Empresa”, obligación que nunca cumplimos y, Peña Nieto creaba el Instituto del Emprendedor que, le faltó lo que al carrizo, corazón ($). En el TPP se incluyen reglas que buscan hacer el comercio internacional más inclusivo para que beneficie de manera evidente a los ciudadanos. Ante esta gran apertura comercial, tenemos un nuevo gobierno a quien desde ahora, le solicitamos que juntos, gobierno y empresarios, detecten las áreas de oportunidad, se realicen los programas y se aprovechen porque Japón, Canadá, Singapur y Vietnam tienen más tecnología y mayor agresividad para cubrir las áreas de oportunidad de estos mercados. El TPP hace hincapié en la coherencia regulatoria y en su alcance al implantar buenas medidas regulatorias y expresa: “Cuando se realicen las evaluaciones de impacto regulatorio, la parte pondrá en consideración el impacto potencial de la regulación propuesta sobre las PYMEs” y esto es muy importante para nuestro país, en virtud de que el 96% de las empresas son micro y tienen hasta 15 trabajadores, las pequeñas y las medianas son el 3% y no pasan de 100 trabajadores y las grandes son el 1% y llegan a 250 trabajadores, por lo tanto, en la aplicación de las normativas de cualquier Tratado de Libre Comercio con el exterior, se deben proteger los sectores más vulnerables de la economía nacional dándoles los elementos regulatorios para que se desarrollen, quitándoles burocracia y corrupción.


mvrfundacion@gpovillamex.com

fundacion_clcs@gpovillamex.com