Ramiro Escoto Ratkovich

  / jueves 15 de agosto de 2019

No se distraigan… la reunión Meade–Herrera es la clave

Fechas para no olvidar, el Martes 13 de Agosto de 2018 para Elba Esther Gordillo fue dia de buena suerte, salió de prisión absuelta y con el perdone usted y el regreso de todos sus bienes confiscados, empero el 13 de Agosto del 2019 fue día de mala suerte para Rosario Robles a quien se le dictó prisión preventiva en Santa Martha Acatitla para enfrentar el proceso de ejercicio indebido del servicio público.

Justo esa mañana el abogado de la señalada dijo que también estaría implicado el ex secretario de Hacienda en la administración de Enrique Peña Nieto y excandidato a la Presidencia de México, José Antonio Meade, quien horas más tarde tuvo un encuentro con Arturo Herrera en Palacio Nacional y que fue consignado mediante una serie de fotografías que fueron filtradas a la prensa y de las cuales se ha generado una polémica, una serie de preguntas y sospechas.

Si esta reunión estaba programada, agendada previamente no debe existir problema, aunque resultaría extraña políticamente hablando, pero al momento de preguntarle al secretario de Hacienda sobre la visita de Meade, éste la negó en varias ocasiones, hasta que terminó aceptando la misma; ¿por qué entonces negarlo?

La cantidad del desvío de recursos apuntados a la Secretaría que encabezaba Rosario Robles cuenta más de cinco mil millones de pesos, cantidad que no pudo dejar de ser vista por el entonces secretario de Hacienda y desde luego con algún apunte al respecto para la administración entrante quien ahora espera en el proceso conocer exactamente la red y procesar conforme a derecho.

En una persona meticulosa de su entorno e información como lo es el presidente Andrés Manuel López Obrador no cabe el no estar enterado de la reunión Meade-Herrera y de lo que se entabló justo en el día en que su nombre estaba ahí en la lista de los que pudieran estar indiciados en la “Estafa Maestra” entre las paredes de ese salón de Palacio Nacional.

La mañana del miércoles 14 de agosto, ante la primera plana nacional, Arturo Herrera salió con una historia en la que involucraba una reunión entre exsecretarios y personajes políticos donde el presumía ser el anfitrión, tratando de justificar ese encuentro con Meade, pero no aclarando el por qué la negó más de tres veces.

Si el presidente es congruente debe existir de su parte transparencia total y una investigación al interior o de lo contrario sus datos serán como siempre de fuentes imprecisas y en este caso presuntamente encubriendo algo que históricamente puede llamar incluso a un expresidente a declarar más por un desvío por una serie de irregularidades que hoy, la sociedad y los medios tienen ya documentada.

Herrera ahora es o debe ser, motivo de investigación.

Fechas para no olvidar, el Martes 13 de Agosto de 2018 para Elba Esther Gordillo fue dia de buena suerte, salió de prisión absuelta y con el perdone usted y el regreso de todos sus bienes confiscados, empero el 13 de Agosto del 2019 fue día de mala suerte para Rosario Robles a quien se le dictó prisión preventiva en Santa Martha Acatitla para enfrentar el proceso de ejercicio indebido del servicio público.

Justo esa mañana el abogado de la señalada dijo que también estaría implicado el ex secretario de Hacienda en la administración de Enrique Peña Nieto y excandidato a la Presidencia de México, José Antonio Meade, quien horas más tarde tuvo un encuentro con Arturo Herrera en Palacio Nacional y que fue consignado mediante una serie de fotografías que fueron filtradas a la prensa y de las cuales se ha generado una polémica, una serie de preguntas y sospechas.

Si esta reunión estaba programada, agendada previamente no debe existir problema, aunque resultaría extraña políticamente hablando, pero al momento de preguntarle al secretario de Hacienda sobre la visita de Meade, éste la negó en varias ocasiones, hasta que terminó aceptando la misma; ¿por qué entonces negarlo?

La cantidad del desvío de recursos apuntados a la Secretaría que encabezaba Rosario Robles cuenta más de cinco mil millones de pesos, cantidad que no pudo dejar de ser vista por el entonces secretario de Hacienda y desde luego con algún apunte al respecto para la administración entrante quien ahora espera en el proceso conocer exactamente la red y procesar conforme a derecho.

En una persona meticulosa de su entorno e información como lo es el presidente Andrés Manuel López Obrador no cabe el no estar enterado de la reunión Meade-Herrera y de lo que se entabló justo en el día en que su nombre estaba ahí en la lista de los que pudieran estar indiciados en la “Estafa Maestra” entre las paredes de ese salón de Palacio Nacional.

La mañana del miércoles 14 de agosto, ante la primera plana nacional, Arturo Herrera salió con una historia en la que involucraba una reunión entre exsecretarios y personajes políticos donde el presumía ser el anfitrión, tratando de justificar ese encuentro con Meade, pero no aclarando el por qué la negó más de tres veces.

Si el presidente es congruente debe existir de su parte transparencia total y una investigación al interior o de lo contrario sus datos serán como siempre de fuentes imprecisas y en este caso presuntamente encubriendo algo que históricamente puede llamar incluso a un expresidente a declarar más por un desvío por una serie de irregularidades que hoy, la sociedad y los medios tienen ya documentada.

Herrera ahora es o debe ser, motivo de investigación.