/ lunes 25 de abril de 2022

¡Niñas y niños seguros en la red!


Natalia Mendoza Servín

En vísperas del 30 de abril, es importante recordar que las niñas y niños tienen derecho a la intimidad, de acuerdo con lo establecido en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. En tiempos modernos donde las tecnologías nos han alcanzado en muchos sentidos, prácticamente todas las niñas y niños tienen alguna imagen de ellos en alguna red social desde que eran bebés.

Una de las razones de que esto ocurra, es porque algunas madres y padres inmersos en el mundo tecnológico, deciden compartir con su comunidad virtual imágenes de sus hijas e hijos. A esta actividad se le conoce como Sharenting y con ella se crea una huella digital de las y los menores en Internet, además, se divulgan datos personales como su imagen e información que gira alrededor de la fotografía que se comparte en redes sociales.

Esta ciberconducta no solo puede poner en riesgo la integridad de las infancias, sino que también representa una violación a su derecho a la intimidad y a la privacidad. En primer lugar porque a las niñas y niños no se les consulta si desean que sus imágenes sean publicadas en entornos donde no sabrán qué personas tuvieron acceso a sus fotografías, si están de acuerdo con demostrar cierta apariencia o actitud en la imagen y tampoco podemos garantizarles cuánto tiempo estarán disponibles en línea y si eso afectará de alguna forma sus vidas futuras.

Por otra parte, las y los jefes de familia pueden tener criterios de publicación de fotografías distintos entre ellos mismos, y diferentes de la opinión de sus menores. Por ejemplo, alguien puede pensar que subir la foto sin ropa de un niño no tiene problema y otro integrante de la familia pensar que basta con que el niño aparezca con ropa interior para que la imagen pueda compartirse. Lo cierto es que jamás se pide la opinión del niño, y esto es una violación grave a sus derechos.

Si por el contrario, se ha preguntado al niño o la niña si da su consentimiento para subir su imagen a alguna red social y ha contestado afirmativamente, las madres y padres deben revisar los avisos y políticas de privacidad de la red social para evitar problemas a corto, ,mediano y largo plazo. Asimismo, hay que cuidar que las fotografías que se compartirán en entornos digitales no contengan información que puedan poner en riesgo a las y los menores o a otros integrantes de la familia, por ejemplo, datos de geolocalización, direcciones de domicilios particulares o de escuelas donde estudian.

Estar a cargo de menores implica la obligación de proteger su intimidad, de no usar de forma arbitraria su información personal, de escuchar sus opiniones y actuar con base en el interés superior que por ley les corresponde. Por ello, este 30 de abril lo mejor que pueden recibir las niñas y niños es garantizarles el goce de sus derechos humanos en Internet, pues no olviden que lo que ocurre dentro de las redes sociales también es real.


* Comisionada del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco

TW. @NataliaMese


Natalia Mendoza Servín

En vísperas del 30 de abril, es importante recordar que las niñas y niños tienen derecho a la intimidad, de acuerdo con lo establecido en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. En tiempos modernos donde las tecnologías nos han alcanzado en muchos sentidos, prácticamente todas las niñas y niños tienen alguna imagen de ellos en alguna red social desde que eran bebés.

Una de las razones de que esto ocurra, es porque algunas madres y padres inmersos en el mundo tecnológico, deciden compartir con su comunidad virtual imágenes de sus hijas e hijos. A esta actividad se le conoce como Sharenting y con ella se crea una huella digital de las y los menores en Internet, además, se divulgan datos personales como su imagen e información que gira alrededor de la fotografía que se comparte en redes sociales.

Esta ciberconducta no solo puede poner en riesgo la integridad de las infancias, sino que también representa una violación a su derecho a la intimidad y a la privacidad. En primer lugar porque a las niñas y niños no se les consulta si desean que sus imágenes sean publicadas en entornos donde no sabrán qué personas tuvieron acceso a sus fotografías, si están de acuerdo con demostrar cierta apariencia o actitud en la imagen y tampoco podemos garantizarles cuánto tiempo estarán disponibles en línea y si eso afectará de alguna forma sus vidas futuras.

Por otra parte, las y los jefes de familia pueden tener criterios de publicación de fotografías distintos entre ellos mismos, y diferentes de la opinión de sus menores. Por ejemplo, alguien puede pensar que subir la foto sin ropa de un niño no tiene problema y otro integrante de la familia pensar que basta con que el niño aparezca con ropa interior para que la imagen pueda compartirse. Lo cierto es que jamás se pide la opinión del niño, y esto es una violación grave a sus derechos.

Si por el contrario, se ha preguntado al niño o la niña si da su consentimiento para subir su imagen a alguna red social y ha contestado afirmativamente, las madres y padres deben revisar los avisos y políticas de privacidad de la red social para evitar problemas a corto, ,mediano y largo plazo. Asimismo, hay que cuidar que las fotografías que se compartirán en entornos digitales no contengan información que puedan poner en riesgo a las y los menores o a otros integrantes de la familia, por ejemplo, datos de geolocalización, direcciones de domicilios particulares o de escuelas donde estudian.

Estar a cargo de menores implica la obligación de proteger su intimidad, de no usar de forma arbitraria su información personal, de escuchar sus opiniones y actuar con base en el interés superior que por ley les corresponde. Por ello, este 30 de abril lo mejor que pueden recibir las niñas y niños es garantizarles el goce de sus derechos humanos en Internet, pues no olviden que lo que ocurre dentro de las redes sociales también es real.


* Comisionada del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco

TW. @NataliaMese