Editorial Editorial

  / sábado 8 de junio de 2019

México de contrastes

Benjamín González Roaro


De manera cotidiana, cada uno de nosotros ha visto las desigualdades y la pobreza que caracterizan a las distintas regiones de nuestro país. Somos una Nación tan compleja y tan llena de contrastes en lo social, lo económico y de calidad de vida, que muchas veces resulta difícil imaginar si tendremos -Estado, gobiernos, instituciones y sociedad- la capacidad de revertir las carencias que agobian a casi 55 millones de mexicanas y mexicanos en situación de vulnerabilidad.

Estos problemas -lo mismo que la violencia y la inseguridad- se han convertido en temas obligados de la disputa político electoral y, en esta lógica, también hemos visto todo tipo propuestas, pero ninguna racional ni exitosa, hasta ahora. Gobiernos van y vienen y los mexicanos más necesitados seguirán estando ahí presentes, tanto en las estadísticas como en la realidad.

Hoy en día, el gobierno de la Cuarta Transformación busca allegarse recursos -al costo que sea y sin importar que para ello tenga que recurrir a drásticos recortes presupuestales, despidos de personal, cancelación de programas, etc.- con el propósito de entregar dinero directamente a los sectores más necesitados; sin embargo, las experiencias han mostrado que los programas asistenciales contribuyen muy poco a revertir la pobreza; en todo caso, sólo la mitigan.

Es en este contexto que quiero retomar algunas conclusiones del Informe de Desarrollo Municipal 2010-2015 Transformando México desde lo Local, que la semana pasada presentó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y cuyo planteamiento central propone impulsar el desarrollo de los municipios con el objetivo de mejorar el bienestar de sus habitantes y reducir las desigualdades existentes.

Lo que particularmente me interesa, es compartir con ustedes lo que el PNUD plantea para superar esta situación tan desigual entre los mexicanos. Para empezar, el organismo internacional no plantea distribuir dinero hacia los grupos en situación de pobreza, esto no es parte de la solución.

El PNUD aporta un conjunto de 16 propuestas; desde luego que no sería posible aplicar todas a todos los municipios del país por igual -por ejemplo, incrementar el impuesto predial en las localidades urbanas-, pero retomo otras que me parecen interesantes:

Para el PNUD y su grupo de especialistas y académicos, el objetivo central es fortalecer a los municipios, así como impulsar el desarrollo de los mismos, poniendo en el centro de todas las acciones a las personas y su bienestar. Para esto, plantea modificar la fórmula de asignación del Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FAISM); financiar planes para el fortalecimiento de capacidades; mejorar la rendición de cuentas, la transparencia y la fiscalización de los recursos públicos que se reciben vía participaciones y aportaciones federales; apoyo al financiamiento de proyectos municipales; fortalecer los instrumentos en materia de planeación, ejecución, monitoreo y evaluación; y, una necesaria profesionalización de los funcionarios públicos municipales, entre otras.

Ojalá que nuestros gobiernos no desdeñaran la propuesta de convertir a los municipios en “actores con potencial de transformación local y nacional”.

La entrega de dinero, sin el diseño de instrumentos y programas que potencien el desarrollo integral de las personas y sus comunidades, no sólo termina por convertirse en un círculo que acentúa la dependencia respecto a esos recursos que el Estado les provee, sino también en el establecimiento de una relación clientelar cuyo propósito, desde luego, no es resolver las desigualdades ni la pobreza a largo plazo.

Por el contrario, su verdadero objetivo consiste en ampliar las bases de apoyo social y político del gobierno en turno.


* Presidente de la Academia Mexicana de Educación.

Benjamín González Roaro


De manera cotidiana, cada uno de nosotros ha visto las desigualdades y la pobreza que caracterizan a las distintas regiones de nuestro país. Somos una Nación tan compleja y tan llena de contrastes en lo social, lo económico y de calidad de vida, que muchas veces resulta difícil imaginar si tendremos -Estado, gobiernos, instituciones y sociedad- la capacidad de revertir las carencias que agobian a casi 55 millones de mexicanas y mexicanos en situación de vulnerabilidad.

Estos problemas -lo mismo que la violencia y la inseguridad- se han convertido en temas obligados de la disputa político electoral y, en esta lógica, también hemos visto todo tipo propuestas, pero ninguna racional ni exitosa, hasta ahora. Gobiernos van y vienen y los mexicanos más necesitados seguirán estando ahí presentes, tanto en las estadísticas como en la realidad.

Hoy en día, el gobierno de la Cuarta Transformación busca allegarse recursos -al costo que sea y sin importar que para ello tenga que recurrir a drásticos recortes presupuestales, despidos de personal, cancelación de programas, etc.- con el propósito de entregar dinero directamente a los sectores más necesitados; sin embargo, las experiencias han mostrado que los programas asistenciales contribuyen muy poco a revertir la pobreza; en todo caso, sólo la mitigan.

Es en este contexto que quiero retomar algunas conclusiones del Informe de Desarrollo Municipal 2010-2015 Transformando México desde lo Local, que la semana pasada presentó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y cuyo planteamiento central propone impulsar el desarrollo de los municipios con el objetivo de mejorar el bienestar de sus habitantes y reducir las desigualdades existentes.

Lo que particularmente me interesa, es compartir con ustedes lo que el PNUD plantea para superar esta situación tan desigual entre los mexicanos. Para empezar, el organismo internacional no plantea distribuir dinero hacia los grupos en situación de pobreza, esto no es parte de la solución.

El PNUD aporta un conjunto de 16 propuestas; desde luego que no sería posible aplicar todas a todos los municipios del país por igual -por ejemplo, incrementar el impuesto predial en las localidades urbanas-, pero retomo otras que me parecen interesantes:

Para el PNUD y su grupo de especialistas y académicos, el objetivo central es fortalecer a los municipios, así como impulsar el desarrollo de los mismos, poniendo en el centro de todas las acciones a las personas y su bienestar. Para esto, plantea modificar la fórmula de asignación del Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FAISM); financiar planes para el fortalecimiento de capacidades; mejorar la rendición de cuentas, la transparencia y la fiscalización de los recursos públicos que se reciben vía participaciones y aportaciones federales; apoyo al financiamiento de proyectos municipales; fortalecer los instrumentos en materia de planeación, ejecución, monitoreo y evaluación; y, una necesaria profesionalización de los funcionarios públicos municipales, entre otras.

Ojalá que nuestros gobiernos no desdeñaran la propuesta de convertir a los municipios en “actores con potencial de transformación local y nacional”.

La entrega de dinero, sin el diseño de instrumentos y programas que potencien el desarrollo integral de las personas y sus comunidades, no sólo termina por convertirse en un círculo que acentúa la dependencia respecto a esos recursos que el Estado les provee, sino también en el establecimiento de una relación clientelar cuyo propósito, desde luego, no es resolver las desigualdades ni la pobreza a largo plazo.

Por el contrario, su verdadero objetivo consiste en ampliar las bases de apoyo social y político del gobierno en turno.


* Presidente de la Academia Mexicana de Educación.

viernes 12 de julio de 2019

Un neoliberal menos

domingo 07 de julio de 2019

A Toda Máquina: preguntas a la Sader

domingo 30 de junio de 2019

Gobernar en la era digital

domingo 30 de junio de 2019

El pitbull, una raza letal

domingo 23 de junio de 2019

La ASEJ bajo sospecha

miércoles 19 de junio de 2019

De Frente al Poder

Cargar Más