/ viernes 8 de febrero de 2019

Lectores de encabezados y ya

MAKALAKESH


La acción de sólo leer el título de una nota y sentirse informado es una pecado que no tiene razón de ser, muchos medios de comunicación o personas creativas con necesidad de expresarse en sus redes sociales se están dando cuenta que la inmediatez y los ganchos en sus títulos son lo más importante. En un estudio realizado se descubrió que las personas que más comparten artículos son los que menos leen los mismos artículos que comparten, entonces ¿por qué comparten algo que no leyeron? La respuesta es sencilla, simplemente por los encabezados en tonos amarillos.

Mientras más escandaloso sea el título más posibilidad de que sea compartido, a lo mejor en el mismo cuerpo del artículo hay una información que ni siquiera se acerca a lo dicho en el encabezado, pero no muchos se dan cuenta ya que la mayoría no lee el articulo; es terrible la forma de compartir información que no conocemos y que sólo compartimos porque caímos en este juego sucio. Tal vez la inmediatez de la información nos hace más flojos y no nos da a gana leer todo un articulo sobre la Guardia Nacional cuando creemos entender lo que dice con sólo leer el título de la nota, algo como: "No usarán armas estarán indefensos", un título que llama la atención ¿no?, pero en el cuerpo del artículo especifica que sólo cuando estén en capacitación, o sea, se puede manipular la información de tal forma en la que sólo tomas una pequeña parte verdadera de la información para exagerarla y darle forma a ese titulo amarillista.

Para estar bien informado es necesario tener bastantes fuentes de información y aún así esto no te garantiza saber en verdad qué es lo que pasa, con todo lo que nos ofrece las nuevas formas de comunicación y entretenimiento, ¿en verdad nos damos tiempo para comparar información y sacar nuestras propias conclusiones sobre la vida política en México? Muy pocas personas se dan el tiempo de reunir información, es mucho más sencillo creer que sabemos qué es lo que pasa si abrazamos la primer información que nos llega, la adicción a solo leer encabezados es gasolina para que exploten las fake news tan famosas que ya es un fenómeno mundial.

Un descarado abuso y muy poco profesionalismo de los medios de
comunicación o los que pretenden serlo que amoldan la información para tener más impacto arriesgando su credibilidad y jugando con la confianza de muchas personas que confían en esos medios, debido a las pasadas elecciones y el boom de las redes sociales muchas personas de todas edades se echaron un clavado al debate político, lo que fue interesante pero también hubo muchas personas que jamás entendieron lo delicado de tratar con la confianza de la gente cuando quieren informarse, parece que muchas plumas y medios sólo quieren adoctrinar mentes y no darle información a esas mentes.

El abanico de opciones para conseguir noticias verídicas es cada vez más peligroso, ya que el abanico se hace gigante cada año que pasa, cualquier persona desde su cuarto puede hacer un "noticiero" con tres millones de impactos al mes en donde mal informa a la pobre gente que lo sigue y que además le cree, esas personas no saben que ese sujeto que los "informa" aún vive con sus papás y sólo hace lo que hace porque es flojo y quiere atención y dinero fácil, hay tantas opiniones baratas y poco valiosas que empiezan a

mimetizarse con las verdaderas opiniones sesudas llevándonos a una época de poco entendimiento, verdad, razón y seriedad, una forma de regular o penalizar los medios que incurran en el descaro y que su descaro al informar repercuta en las decisiones del país es imperdonable y debe ser tratado lo antes posible ya que en cualquier momento pueda nacer un falso mesías pagado por los políticos de siempre.

MAKALAKESH


La acción de sólo leer el título de una nota y sentirse informado es una pecado que no tiene razón de ser, muchos medios de comunicación o personas creativas con necesidad de expresarse en sus redes sociales se están dando cuenta que la inmediatez y los ganchos en sus títulos son lo más importante. En un estudio realizado se descubrió que las personas que más comparten artículos son los que menos leen los mismos artículos que comparten, entonces ¿por qué comparten algo que no leyeron? La respuesta es sencilla, simplemente por los encabezados en tonos amarillos.

Mientras más escandaloso sea el título más posibilidad de que sea compartido, a lo mejor en el mismo cuerpo del artículo hay una información que ni siquiera se acerca a lo dicho en el encabezado, pero no muchos se dan cuenta ya que la mayoría no lee el articulo; es terrible la forma de compartir información que no conocemos y que sólo compartimos porque caímos en este juego sucio. Tal vez la inmediatez de la información nos hace más flojos y no nos da a gana leer todo un articulo sobre la Guardia Nacional cuando creemos entender lo que dice con sólo leer el título de la nota, algo como: "No usarán armas estarán indefensos", un título que llama la atención ¿no?, pero en el cuerpo del artículo especifica que sólo cuando estén en capacitación, o sea, se puede manipular la información de tal forma en la que sólo tomas una pequeña parte verdadera de la información para exagerarla y darle forma a ese titulo amarillista.

Para estar bien informado es necesario tener bastantes fuentes de información y aún así esto no te garantiza saber en verdad qué es lo que pasa, con todo lo que nos ofrece las nuevas formas de comunicación y entretenimiento, ¿en verdad nos damos tiempo para comparar información y sacar nuestras propias conclusiones sobre la vida política en México? Muy pocas personas se dan el tiempo de reunir información, es mucho más sencillo creer que sabemos qué es lo que pasa si abrazamos la primer información que nos llega, la adicción a solo leer encabezados es gasolina para que exploten las fake news tan famosas que ya es un fenómeno mundial.

Un descarado abuso y muy poco profesionalismo de los medios de
comunicación o los que pretenden serlo que amoldan la información para tener más impacto arriesgando su credibilidad y jugando con la confianza de muchas personas que confían en esos medios, debido a las pasadas elecciones y el boom de las redes sociales muchas personas de todas edades se echaron un clavado al debate político, lo que fue interesante pero también hubo muchas personas que jamás entendieron lo delicado de tratar con la confianza de la gente cuando quieren informarse, parece que muchas plumas y medios sólo quieren adoctrinar mentes y no darle información a esas mentes.

El abanico de opciones para conseguir noticias verídicas es cada vez más peligroso, ya que el abanico se hace gigante cada año que pasa, cualquier persona desde su cuarto puede hacer un "noticiero" con tres millones de impactos al mes en donde mal informa a la pobre gente que lo sigue y que además le cree, esas personas no saben que ese sujeto que los "informa" aún vive con sus papás y sólo hace lo que hace porque es flojo y quiere atención y dinero fácil, hay tantas opiniones baratas y poco valiosas que empiezan a

mimetizarse con las verdaderas opiniones sesudas llevándonos a una época de poco entendimiento, verdad, razón y seriedad, una forma de regular o penalizar los medios que incurran en el descaro y que su descaro al informar repercuta en las decisiones del país es imperdonable y debe ser tratado lo antes posible ya que en cualquier momento pueda nacer un falso mesías pagado por los políticos de siempre.