/ martes 15 de mayo de 2018

Laicidad, “Una conquista que jamás perderemos”

Ezequiel Zamora Flores

El fin de semana pasado se realizó la Segunda Cumbre Interamericana de Profesionistas y Empresarios en la Ciudad de México, en la que participaron más de dos mil congresistas de diferentes nacionalidades como Colombia, Honduras, Guatemala, Estados Unidos, Chile, El Salvador y Costa Rica, y por supuesto, México, con la distinguida presencia del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, principal promotor de principios y valores, y de la protección de la libertad en favor de la sociedad mexicana y del todo el mundo, cuyo tema era Laicidad, ¡una conquista que jamás perderemos!

Uno de los salones principales del Centro de Convenciones del World Trade Center, ex profeso para el evento, fue colmado por los congresistas, entre los que destacaban intelectuales, académicos, abogados, científicos, así como del área de la salud, comunicólogos (por cierto, el 12 de mayo fue su día, ¡muchas felicidades!), entre otros, inscritos en la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), que asistieron a la Segunda Cumbre, los días 12 y 13 de mayo, participando conferencistas de la talla del doctor Roberto J. Blancarte Pimentel, sociólogo mexicano especializado en religión, laicidad y democracia, quien indicó que un estado laico garantiza una libertad religiosa. También hizo referencia a la máxima francesa “Una ley, un rey, una fe”, en torno a la relación gobierno, religión y leyes, que ha demostrado que, al unirlas, la sociedad es la que se ve oprimida. Se ve mermada la laicidad con la inclusión de textos bíblicos, propuestas de sacerdotes en puestos públicos y más aún, con invitación de representantes extranjeros para temas nacionales. Se debe exigir la aplicación del art 38 inciso q) que habla sobre la obligación de abstenerse de la inclusión de símbolos y caracteres religiosos en sus campañas. Este es el problema de meter a Dios en lo político.

Por su parte, el licenciado en Derecho Jorge Gaviño, presentó su ponencia sobre la diferencia entre los conceptos de laicidad, laica y laicismo, quien al establecer que se debe separar la política de la religión, mencionando que “La religión prepara al ser humano para el encuentro místico y la polis lo prepara para la vida”, agregó que hay elementos sustanciales (constitucionales) que debemos cuidar: educación laica y obligatoria; haciendo alusión a las palabras del Benemérito de las américas: …” la libertad es el destino de la sociedad segura”. ”… y al finalizar reafirmó: “Sí a la libertad de conciencia, sí a la libertad de religión, sí a libertad de imprenta, sí a la libertad de pensamiento.

El licenciado Arturo Manuel Díaz León, director de Asuntos religiosos, de la Secretaría de Gobernación, posteriormente destacó la importancia que tiene el separar las cuestiones religiosas de las políticas, de no permitir las “intentonas” de introducir privilegios de la iglesia católica en la vida social y política del país, que van desde convertir los derechos a la educación como la ampliación a nivel asistencial con carácter religioso.

Al día siguiente, 13 de mayo, el apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García clausuró la II Cumbre Interamericana de Empresarios y Profesionistas, en la que se entregaron reconocimientos y premio a artistas de APEM, -uno expone simultáneamente en Nueva York y en España; a deportistas -dos jovencitos campeones de ciclismo, uno en Colombia y otro en México-; a científicos, a defensores de Derechos Humanos; a ministros que han impulsado más a los profesionistas, o que ya formando parte del Cuerpo Ministerial, estudiaron su licenciatura, maestría y doctorado, quien recordó la difícil etapa de crecimiento de la Iglesia del Señor, que era vista por muchos como una pequeña luz, pero hoy, tras el trabajo de La Elección, el mundo la ve como una hermosa lumbrera.

Asimismo les instó a seguir adelante buscando la superación profesional, en todos los ámbitos para un mejor aprovechamiento tanto en la vida material como en la espiritual.

Ezequiel Zamora Flores

El fin de semana pasado se realizó la Segunda Cumbre Interamericana de Profesionistas y Empresarios en la Ciudad de México, en la que participaron más de dos mil congresistas de diferentes nacionalidades como Colombia, Honduras, Guatemala, Estados Unidos, Chile, El Salvador y Costa Rica, y por supuesto, México, con la distinguida presencia del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, principal promotor de principios y valores, y de la protección de la libertad en favor de la sociedad mexicana y del todo el mundo, cuyo tema era Laicidad, ¡una conquista que jamás perderemos!

Uno de los salones principales del Centro de Convenciones del World Trade Center, ex profeso para el evento, fue colmado por los congresistas, entre los que destacaban intelectuales, académicos, abogados, científicos, así como del área de la salud, comunicólogos (por cierto, el 12 de mayo fue su día, ¡muchas felicidades!), entre otros, inscritos en la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), que asistieron a la Segunda Cumbre, los días 12 y 13 de mayo, participando conferencistas de la talla del doctor Roberto J. Blancarte Pimentel, sociólogo mexicano especializado en religión, laicidad y democracia, quien indicó que un estado laico garantiza una libertad religiosa. También hizo referencia a la máxima francesa “Una ley, un rey, una fe”, en torno a la relación gobierno, religión y leyes, que ha demostrado que, al unirlas, la sociedad es la que se ve oprimida. Se ve mermada la laicidad con la inclusión de textos bíblicos, propuestas de sacerdotes en puestos públicos y más aún, con invitación de representantes extranjeros para temas nacionales. Se debe exigir la aplicación del art 38 inciso q) que habla sobre la obligación de abstenerse de la inclusión de símbolos y caracteres religiosos en sus campañas. Este es el problema de meter a Dios en lo político.

Por su parte, el licenciado en Derecho Jorge Gaviño, presentó su ponencia sobre la diferencia entre los conceptos de laicidad, laica y laicismo, quien al establecer que se debe separar la política de la religión, mencionando que “La religión prepara al ser humano para el encuentro místico y la polis lo prepara para la vida”, agregó que hay elementos sustanciales (constitucionales) que debemos cuidar: educación laica y obligatoria; haciendo alusión a las palabras del Benemérito de las américas: …” la libertad es el destino de la sociedad segura”. ”… y al finalizar reafirmó: “Sí a la libertad de conciencia, sí a la libertad de religión, sí a libertad de imprenta, sí a la libertad de pensamiento.

El licenciado Arturo Manuel Díaz León, director de Asuntos religiosos, de la Secretaría de Gobernación, posteriormente destacó la importancia que tiene el separar las cuestiones religiosas de las políticas, de no permitir las “intentonas” de introducir privilegios de la iglesia católica en la vida social y política del país, que van desde convertir los derechos a la educación como la ampliación a nivel asistencial con carácter religioso.

Al día siguiente, 13 de mayo, el apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García clausuró la II Cumbre Interamericana de Empresarios y Profesionistas, en la que se entregaron reconocimientos y premio a artistas de APEM, -uno expone simultáneamente en Nueva York y en España; a deportistas -dos jovencitos campeones de ciclismo, uno en Colombia y otro en México-; a científicos, a defensores de Derechos Humanos; a ministros que han impulsado más a los profesionistas, o que ya formando parte del Cuerpo Ministerial, estudiaron su licenciatura, maestría y doctorado, quien recordó la difícil etapa de crecimiento de la Iglesia del Señor, que era vista por muchos como una pequeña luz, pero hoy, tras el trabajo de La Elección, el mundo la ve como una hermosa lumbrera.

Asimismo les instó a seguir adelante buscando la superación profesional, en todos los ámbitos para un mejor aprovechamiento tanto en la vida material como en la espiritual.