/ jueves 11 de noviembre de 2021

La boda de Santiago Nieto

"Mi lealtad es con el Presidente @lopezobrador_. Mi amor para @C_Humphrey_J". Concluyó, en Twitter, Santiago Nieto, hoy ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) quien presentó su renuncia poco después de contraer nupcias con la Consejera Electoral del INE, Carla Humphrey en la ciudad de Antigua Guatemala.

Vayamos paso a paso. No es la primera vez que Santiago Nieto se ve obligado a abandonar un cargo público. Durante el mandato de Enrique Peña Nieto fue cesado de su cargo al frente de la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales (Fepade) por “transgredir el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República (PGR)”.

En aquel momento de efervescencia por las investigaciones en toda Latinoamérica sobre el caso de corrupción de la brasileña Odebrecht, todo explotó tras la acusación en contra de Emilio Lozoya porque este le exigía desvicularlo de la investigación y declararlo inocente de recibir sobornos. Nieto soportó una semana los embates del PRI y la presión mediática, hasta que aceptó dejar la Fiscalía en Delitos Electorales.

Con su llegada al gobierno de la cuarta transformación se enfrentaría a un nuevo obstáculo, el Fiscal General Alejandro Gertz, hombre de peso dentro del Gobierno obradorista, en quien Nieto no confiaba. El resurgimiento del caso Odebrecht y esta falta de sinergia entre la UIF y la Fiscalía General de la República agravó el conflicto entre ambos personajes durante los últimos meses.

Los que saben y comentan en algún momento llegaron a empoderar a tal grado a Santiago Nieto que sonó como uno de los nombres presidenciales del 2024. Sin lugar a dudas el funcionario gozaba de buena salud política, en tanto su rival perdía capital político al lanzarse contra la comunidad científica o peor aún, tras la escandalosa fotografía de Emilio Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México.

Tal parece que igual que en aquella ocasión de 2017, la boda de Santiago Nieto y Carla Humphrey, en sí misma, no representa una falta irreparable, como muchas otras que hemos visto en la política mexicana, sin embargo es lo incómodo de tener al apestado de cerca. El presidente sabía de la boda, sin embargo, cuando le preguntaron habló de lo escandaloso que era. Su respuesta refleja que el mandatario prefirió soltar el lastre a responder más preguntas. La renuncia de Nieto no es más que el costo de la humillación del Hunan.

Nos leemos la siguiente semana y recuerda luchar, luchar siempre, pero siempre luchar, desde espacios más informados, que construyen realidades menos desiguales y pacíficas.

* Coordinador del LID Laboratorio de Innovación Democrática

"Mi lealtad es con el Presidente @lopezobrador_. Mi amor para @C_Humphrey_J". Concluyó, en Twitter, Santiago Nieto, hoy ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) quien presentó su renuncia poco después de contraer nupcias con la Consejera Electoral del INE, Carla Humphrey en la ciudad de Antigua Guatemala.

Vayamos paso a paso. No es la primera vez que Santiago Nieto se ve obligado a abandonar un cargo público. Durante el mandato de Enrique Peña Nieto fue cesado de su cargo al frente de la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales (Fepade) por “transgredir el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República (PGR)”.

En aquel momento de efervescencia por las investigaciones en toda Latinoamérica sobre el caso de corrupción de la brasileña Odebrecht, todo explotó tras la acusación en contra de Emilio Lozoya porque este le exigía desvicularlo de la investigación y declararlo inocente de recibir sobornos. Nieto soportó una semana los embates del PRI y la presión mediática, hasta que aceptó dejar la Fiscalía en Delitos Electorales.

Con su llegada al gobierno de la cuarta transformación se enfrentaría a un nuevo obstáculo, el Fiscal General Alejandro Gertz, hombre de peso dentro del Gobierno obradorista, en quien Nieto no confiaba. El resurgimiento del caso Odebrecht y esta falta de sinergia entre la UIF y la Fiscalía General de la República agravó el conflicto entre ambos personajes durante los últimos meses.

Los que saben y comentan en algún momento llegaron a empoderar a tal grado a Santiago Nieto que sonó como uno de los nombres presidenciales del 2024. Sin lugar a dudas el funcionario gozaba de buena salud política, en tanto su rival perdía capital político al lanzarse contra la comunidad científica o peor aún, tras la escandalosa fotografía de Emilio Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México.

Tal parece que igual que en aquella ocasión de 2017, la boda de Santiago Nieto y Carla Humphrey, en sí misma, no representa una falta irreparable, como muchas otras que hemos visto en la política mexicana, sin embargo es lo incómodo de tener al apestado de cerca. El presidente sabía de la boda, sin embargo, cuando le preguntaron habló de lo escandaloso que era. Su respuesta refleja que el mandatario prefirió soltar el lastre a responder más preguntas. La renuncia de Nieto no es más que el costo de la humillación del Hunan.

Nos leemos la siguiente semana y recuerda luchar, luchar siempre, pero siempre luchar, desde espacios más informados, que construyen realidades menos desiguales y pacíficas.

* Coordinador del LID Laboratorio de Innovación Democrática

ÚLTIMASCOLUMNAS