/ domingo 31 de mayo de 2020

Hoy soluciones, no justificaciones

Es hora de que el gobierno restablezca el orden en todo ámbito, ya que es a lo está obligado, tanto por la ley como por la sociedad, que dicho sea de paso, es la esencia de su existir y persistir, debiéndose dejar de lado las simulaciones y la politiquería, que lo único que provocan es una disgregación entre la sociedad, muy inconveniente en cualquier tiempo, pero en estos, es aún peor, ya que la actuación de nuestras autoridades se finca sobre excusas indebidas sin otorgar ninguna solución a la problemática generalizada, de tal suerte que queda en entredicho su efectividad, a grado tal de que en determinadas situaciones, la sociedad esté solicitando la ayuda a los grupos criminales, lo que deja más que manifiesto la ineficacia de la autoridad, cuestiones que deben preocupar tanto a los poderes de derecho como a la sociedad, para que sean atendidas y resueltas por quienes tienen la obligación legal de hacerlo.

Ahora bien, es muy urgente dentro del ámbito de político se abandone la mafia y componendas entre grupos y se antepongan los intereses de la sociedad, ya que así se percibe, pues al parecer no se respetan las jerarquías, sino más bien se privilegia, precisamente, los cotos de poder, tan es así que, al Secretario General de Gobierno, se le hace a un lado de lo importante y trascendente; solo se le utiliza como mera decoración, a tal grado que a últimas fechas su triste papel ha dado para andar ocurriendo a los incendio de los bosques, pasando desapercibida una verdadera atención a la gobernabilidad del Estado, la cual debería ser con todo el honor y vergüenza; por encima de cualquier otro funcionario que constitucionalmente está por debajo en atribuciones.

Consecuentemente, que el Jefe de Gabinete se vaya a su escritorio a hacer las proyecciones que su capacidad y talento le permitan y respete las funciones del Secretario General de Gobierno, que inexplicablemente se ha sometido, no obstante de ser un hombre capaz, si bien de origen humilde, de Tototlán, Jalisco, hoy ya miembro de la sociedad distinguida de Lomas del Valle y desarrollador urbano en su pueblo natal, debe sacar la casta y hacer valer su encargo, como lo mandata la Constitución y la ley respectiva, haciendo que se restablezca la paz, gravemente perdida en nuestra sociedad y de la que este gobierno, distraído en la política banal, justificada en el coronavirus, se ha desatendido la pandemia criminal de todo tipo de delitos, pero el que más lacera es el de homicidio y desaparición forzada, que ha obligado a muchas personas acudir a las mismas organizaciones presuntamente delictivas a pedir apoyos para la localización de sus familiares desaparecidos.

Pareciera que a esa Secretaria General de Gobierno, no tan solo no es de su interés la seguridad, sino que se ha dejado totalmente de lado por esta administración, a grado tal que a la burocracia no indispensable se le ha incrementado los salarios y a las policías de todo tipo, en las que se deposita la seguridad, la investigación y la persecución de los delitos, se ha reducido el presupuesto en nombre de la mentada austeridad, por lo que reitero una vez más, que el ginecólogo responsable de la coordinación de seguridad pública del estado, será mejor en la maternidad o en el quirófano, que en el tema encomendado es una tragedia, que para este gobierno, ni tan siquiera es tema, por eso es que, es innegable que en este gobierno solamente se hace política a futuro en nombre de una pandemia y se desatiende el caos, solo se amedrenta con discursos en alta voz, aquel que está buscando el cómo subsistir o hacer despertar sus derechos legítimos y humanos que le conceden las leyes y desafortunadamente con la complacencia de una dependencia Estatal disque independiente de derechos humanos que solo acalla la queja de la víctima y dispendia en plazas y demás recursos el presupuesto de esa institución, que es urgente se audite y se verifique el uso adecuado del erario público.

Una vez más a mis compañeritos abogados, que hoy por hoy, los que vivimos de la práctica profesional, atravesamos por una crisis laboral y económica, les hago un llamado a la solidaridad y apoyemos al compañero con más dificultades económicas y dejemos el confort del no se puede, el no puedo cambiar nada y la castración absoluta de señalar la corrupción judicial y de procuración de justicia que estamos padeciendo todos los jaliscienses, que es evidente que entre más días pasen en estas condiciones, la inseguridad y la delincuencia será más grave; vamos compañeros, organicémonos en lo personal o en lo gremial, pero ya, urge.

Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

Es hora de que el gobierno restablezca el orden en todo ámbito, ya que es a lo está obligado, tanto por la ley como por la sociedad, que dicho sea de paso, es la esencia de su existir y persistir, debiéndose dejar de lado las simulaciones y la politiquería, que lo único que provocan es una disgregación entre la sociedad, muy inconveniente en cualquier tiempo, pero en estos, es aún peor, ya que la actuación de nuestras autoridades se finca sobre excusas indebidas sin otorgar ninguna solución a la problemática generalizada, de tal suerte que queda en entredicho su efectividad, a grado tal de que en determinadas situaciones, la sociedad esté solicitando la ayuda a los grupos criminales, lo que deja más que manifiesto la ineficacia de la autoridad, cuestiones que deben preocupar tanto a los poderes de derecho como a la sociedad, para que sean atendidas y resueltas por quienes tienen la obligación legal de hacerlo.

Ahora bien, es muy urgente dentro del ámbito de político se abandone la mafia y componendas entre grupos y se antepongan los intereses de la sociedad, ya que así se percibe, pues al parecer no se respetan las jerarquías, sino más bien se privilegia, precisamente, los cotos de poder, tan es así que, al Secretario General de Gobierno, se le hace a un lado de lo importante y trascendente; solo se le utiliza como mera decoración, a tal grado que a últimas fechas su triste papel ha dado para andar ocurriendo a los incendio de los bosques, pasando desapercibida una verdadera atención a la gobernabilidad del Estado, la cual debería ser con todo el honor y vergüenza; por encima de cualquier otro funcionario que constitucionalmente está por debajo en atribuciones.

Consecuentemente, que el Jefe de Gabinete se vaya a su escritorio a hacer las proyecciones que su capacidad y talento le permitan y respete las funciones del Secretario General de Gobierno, que inexplicablemente se ha sometido, no obstante de ser un hombre capaz, si bien de origen humilde, de Tototlán, Jalisco, hoy ya miembro de la sociedad distinguida de Lomas del Valle y desarrollador urbano en su pueblo natal, debe sacar la casta y hacer valer su encargo, como lo mandata la Constitución y la ley respectiva, haciendo que se restablezca la paz, gravemente perdida en nuestra sociedad y de la que este gobierno, distraído en la política banal, justificada en el coronavirus, se ha desatendido la pandemia criminal de todo tipo de delitos, pero el que más lacera es el de homicidio y desaparición forzada, que ha obligado a muchas personas acudir a las mismas organizaciones presuntamente delictivas a pedir apoyos para la localización de sus familiares desaparecidos.

Pareciera que a esa Secretaria General de Gobierno, no tan solo no es de su interés la seguridad, sino que se ha dejado totalmente de lado por esta administración, a grado tal que a la burocracia no indispensable se le ha incrementado los salarios y a las policías de todo tipo, en las que se deposita la seguridad, la investigación y la persecución de los delitos, se ha reducido el presupuesto en nombre de la mentada austeridad, por lo que reitero una vez más, que el ginecólogo responsable de la coordinación de seguridad pública del estado, será mejor en la maternidad o en el quirófano, que en el tema encomendado es una tragedia, que para este gobierno, ni tan siquiera es tema, por eso es que, es innegable que en este gobierno solamente se hace política a futuro en nombre de una pandemia y se desatiende el caos, solo se amedrenta con discursos en alta voz, aquel que está buscando el cómo subsistir o hacer despertar sus derechos legítimos y humanos que le conceden las leyes y desafortunadamente con la complacencia de una dependencia Estatal disque independiente de derechos humanos que solo acalla la queja de la víctima y dispendia en plazas y demás recursos el presupuesto de esa institución, que es urgente se audite y se verifique el uso adecuado del erario público.

Una vez más a mis compañeritos abogados, que hoy por hoy, los que vivimos de la práctica profesional, atravesamos por una crisis laboral y económica, les hago un llamado a la solidaridad y apoyemos al compañero con más dificultades económicas y dejemos el confort del no se puede, el no puedo cambiar nada y la castración absoluta de señalar la corrupción judicial y de procuración de justicia que estamos padeciendo todos los jaliscienses, que es evidente que entre más días pasen en estas condiciones, la inseguridad y la delincuencia será más grave; vamos compañeros, organicémonos en lo personal o en lo gremial, pero ya, urge.

Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

domingo 05 de julio de 2020

Espléndida impunidad

domingo 28 de junio de 2020

Cuando el arriero es bueno

lunes 22 de junio de 2020

Una Trinidad infame

lunes 08 de junio de 2020

Bendita manifestación

domingo 31 de mayo de 2020

Hoy soluciones, no justificaciones

domingo 24 de mayo de 2020

¿Se les acabo la dignidad?

domingo 17 de mayo de 2020

Un Presidente de la CEDHJ timador

domingo 10 de mayo de 2020

Convocatoria discriminatoria

domingo 03 de mayo de 2020

La mentira, delito grave

Cargar Más