Luis Octavio Cotero Bernal

  / domingo 11 de agosto de 2019

Hágase la voluntad de Dios

Un viejo adagio que reza: “Hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre”, -me viene a la memoria- porque estamos molestos todos los mexicanos y más, porque el presidente Trump, de una y otra forma nos discrimina cuando nosotros no necesitamos que nos discrimine nadie ajeno a nuestra patria.

Entre nosotros, estamos clasificados por el Presidente López Obrador, unos como “fifís”, a todos aquellos que disienten de su decir y hacer en el ejercicio del poder, basado en la historia de México, cuando así se señalaba a aquellos que discrepaban con el Presidente Francisco I. Madero, lo que resulta una discriminación evidente que se debe superar de inmediato y rectificar por el mismo autor de esa clasificación discriminatoria, para que con toda razón, derecho y legitimación, exijamos al vecino un trato respetuoso, decoroso y digno, para la gente de nuestro pueblo, porque los mexicanos, solo eso somos, mexicanos.

Así como pedimos la voluntad de los demás, hay que respetar el hacer y quehacer de cada uno, para estar en condiciones de exigir con toda legitimidad el desempeño correcto de cada uno de nosotros y que la justicia para que si lo sea, pues de lo contrario se genera una anarquía, en la que cada quien haga y diga lo que le conviene, sin respetar el derecho de los demás, ya que devendrá una respuesta igual, por el trato desigual e irrespetuoso, que no guardamos entre unos y otros, ya no digamos entre autoridades en el desempeño de su encargo.

A últimas fechas, hasta la naturaleza nos ha enseñado que cuando no se le respeta, un día se impone y restablece sus condiciones y desafortunadamente, en muchas ocasiones, a costa de vidas humanas, animales y de todo tipo; desde luego en respuesta a nuestra conducta de autoridades y sociedad en general, que no hemos cumplido con el deber legal y natural, ya que las leyes de cada tipo existen, para que el ser humano, la flora, la fauna y toda la naturaleza en su contexto, pueda existir y subsistir generándonos un mundo pleno de satisfactores, que desafortunadamente el disque ser racional se ha encargado de alterar irresponsablemente, con sus respectivas consecuencias y costos que ya mencione.

A mis compañeros abogados y demás integrantes de este universo, las circunstancias nos exigen el más alto sentido de responsabilidad en nuestro diario vivir, aspiraciones y propósitos, anteponiendo a los intereses particulares y de grupo, el natural y social, que haga posible recuperar o restablecer el paraíso que recibimos al nacer y que cada quien nos hemos construido o destruido desafortunadamente.

Profesor Investigador de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com


Un viejo adagio que reza: “Hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre”, -me viene a la memoria- porque estamos molestos todos los mexicanos y más, porque el presidente Trump, de una y otra forma nos discrimina cuando nosotros no necesitamos que nos discrimine nadie ajeno a nuestra patria.

Entre nosotros, estamos clasificados por el Presidente López Obrador, unos como “fifís”, a todos aquellos que disienten de su decir y hacer en el ejercicio del poder, basado en la historia de México, cuando así se señalaba a aquellos que discrepaban con el Presidente Francisco I. Madero, lo que resulta una discriminación evidente que se debe superar de inmediato y rectificar por el mismo autor de esa clasificación discriminatoria, para que con toda razón, derecho y legitimación, exijamos al vecino un trato respetuoso, decoroso y digno, para la gente de nuestro pueblo, porque los mexicanos, solo eso somos, mexicanos.

Así como pedimos la voluntad de los demás, hay que respetar el hacer y quehacer de cada uno, para estar en condiciones de exigir con toda legitimidad el desempeño correcto de cada uno de nosotros y que la justicia para que si lo sea, pues de lo contrario se genera una anarquía, en la que cada quien haga y diga lo que le conviene, sin respetar el derecho de los demás, ya que devendrá una respuesta igual, por el trato desigual e irrespetuoso, que no guardamos entre unos y otros, ya no digamos entre autoridades en el desempeño de su encargo.

A últimas fechas, hasta la naturaleza nos ha enseñado que cuando no se le respeta, un día se impone y restablece sus condiciones y desafortunadamente, en muchas ocasiones, a costa de vidas humanas, animales y de todo tipo; desde luego en respuesta a nuestra conducta de autoridades y sociedad en general, que no hemos cumplido con el deber legal y natural, ya que las leyes de cada tipo existen, para que el ser humano, la flora, la fauna y toda la naturaleza en su contexto, pueda existir y subsistir generándonos un mundo pleno de satisfactores, que desafortunadamente el disque ser racional se ha encargado de alterar irresponsablemente, con sus respectivas consecuencias y costos que ya mencione.

A mis compañeros abogados y demás integrantes de este universo, las circunstancias nos exigen el más alto sentido de responsabilidad en nuestro diario vivir, aspiraciones y propósitos, anteponiendo a los intereses particulares y de grupo, el natural y social, que haga posible recuperar o restablecer el paraíso que recibimos al nacer y que cada quien nos hemos construido o destruido desafortunadamente.

Profesor Investigador de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com


domingo 10 de noviembre de 2019

¿Por qué lo malo sí y lo bueno no?

domingo 27 de octubre de 2019

¿Por qué no jalar parejo?

domingo 20 de octubre de 2019

Lealtad, traición o complicidad

domingo 06 de octubre de 2019

La vileza en su máxima expresión

domingo 29 de septiembre de 2019

¿Será un cáncer terminal?

domingo 22 de septiembre de 2019

Sin asombro ni agallas

lunes 16 de septiembre de 2019

Solo recordamos, nada celebramos

miércoles 11 de septiembre de 2019

¿Y la sociedad cuándo?

domingo 01 de septiembre de 2019

La derrota de un gobierno

Cargar Más