Luis Octavio Cotero Bernal

  / domingo 1 de diciembre de 2019

Gracias a los súper machos

El día de ayer, en los diarios de Reforma exhibe encuestas en las que dicen que el 68% de los encuestados, aprueba el desempeño de López Obrador y solo el 31% no, será que está vigente aquel excelente caricaturista Rius, que hacia una sátira de la política en aquellos semanarios que denomino “los Súper Machos” y luego los “Agachados”, donde nos ostentaba, al pueblo y al gobierno, en una caricatura real, que si aún viviera de seguro estaría repitiendo la historia política de este país.

Donde los gobernantes se distinguen por su excelsa ignorancia, terquedad, autoritarismo, prepotencia y muchos de ellos agachones o Súper Machos”, pues es innegable como los Senadores y Diputados, consientes aplauden y contribuyen al desgobierno, al consentir y favorecer medidas absurdas y sobre todo expresiones o respuestas poco o nada inteligentes, en particular en el tema de la violencia e inseguridad a nivel nacional que a diario vivimos, la cual ha crecido a pasos agigantados, a lo que la respuesta de la autoridad es vergonzosamente ridícula, absurda, incongruente, al emitir su irracional propuesta de “abrazos y no balazos” con la que además se mancilla al Ejercito Mexicano. Para mí y para quienes tenemos la desgracia de tener hijos o familiares desaparecidos y/o asesinados, además de ofensiva y grotesca, nos parece la idiotez más grande que se puede haber escuchado de un gobernante investido de autoridad, con leyes e instituciones para someter al más criminal, por tanto, el proceder de nuestras Autoridades, donde únicamente se lucen por decir simplezas, por no decir estupideces y no por dar resultados tangibles, es obvio que no deberían estar ocupando el lugar que ocupan, ya que su ineficacia es más que notoria, que solo un enajenado que no ha tenido la desgracia de perder a un miembro de su familia en tales condiciones, se atreve a decir lo contrario, por lo que el proceder de muchos funcionarios, conforme al derecho, es un severo incumplimiento de la ley y una innegable traición a la patria, al no realizar ningún acto serio, cierto y eficaz, que venga a combatir el terrorismo que el Presidente se niega reconocer, junto con los 628 Legisladores que integran el Congreso de la Unión y que le solapan, aplauden y consienten, al no fincarle ninguna responsabilidad ni al Presidente ni a su cuerpo de seguridad, que solamente se la viven justificando y culpando a otros de su ineficiencia de la forma más estulta posible.

Si estas administraciones Federal o Estatal, han hecho algo positivo, desde luego que no es ningún mérito, ni hay porque reconocérselos, pues para eso se alquilaron, que frente a la realidad de la pérdidas de vidas, todos los días, a todas horas, por todas partes, si algo han hecho bien, que bueno, pero que quede claro que no han podido someter al crimen y que tienen que recurrir por responsabilidad moral y legal a lo que sea necesario, para restablecer el orden y la paz social, cueste lo que cueste, que la soberanía tan llevada y traída, solo la tienen en su lenguaje, pero en la realidad solo un ciego no la ve y menos la acepta un necio, que para hacerlo es requisito ser un ignorante, deshonesto, traidor, prepotente, arrogante, como el clásico dictador o el que pretende serlo o por lo menos cree que lo es y los agachados Diputados, Senadores y la sociedad que todavía aun acepta que alguien de esta calaña se pueda mantener en el poder.

Y con mucha pena reconocer la traición y lo agachón aunada la cobardía de que gozan, que eso pareciera, los Colegios y Organizaciones Estatales y Nacionales del Foro de Abogados, que guardan silencio y con lo que otorgan la aceptación de gobernantes que no respetan el Estado de Derecho, invaden las instituciones de justicia y desintegran los órganos de la procuración por tenerlos en la miseria material y humana.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

El día de ayer, en los diarios de Reforma exhibe encuestas en las que dicen que el 68% de los encuestados, aprueba el desempeño de López Obrador y solo el 31% no, será que está vigente aquel excelente caricaturista Rius, que hacia una sátira de la política en aquellos semanarios que denomino “los Súper Machos” y luego los “Agachados”, donde nos ostentaba, al pueblo y al gobierno, en una caricatura real, que si aún viviera de seguro estaría repitiendo la historia política de este país.

Donde los gobernantes se distinguen por su excelsa ignorancia, terquedad, autoritarismo, prepotencia y muchos de ellos agachones o Súper Machos”, pues es innegable como los Senadores y Diputados, consientes aplauden y contribuyen al desgobierno, al consentir y favorecer medidas absurdas y sobre todo expresiones o respuestas poco o nada inteligentes, en particular en el tema de la violencia e inseguridad a nivel nacional que a diario vivimos, la cual ha crecido a pasos agigantados, a lo que la respuesta de la autoridad es vergonzosamente ridícula, absurda, incongruente, al emitir su irracional propuesta de “abrazos y no balazos” con la que además se mancilla al Ejercito Mexicano. Para mí y para quienes tenemos la desgracia de tener hijos o familiares desaparecidos y/o asesinados, además de ofensiva y grotesca, nos parece la idiotez más grande que se puede haber escuchado de un gobernante investido de autoridad, con leyes e instituciones para someter al más criminal, por tanto, el proceder de nuestras Autoridades, donde únicamente se lucen por decir simplezas, por no decir estupideces y no por dar resultados tangibles, es obvio que no deberían estar ocupando el lugar que ocupan, ya que su ineficacia es más que notoria, que solo un enajenado que no ha tenido la desgracia de perder a un miembro de su familia en tales condiciones, se atreve a decir lo contrario, por lo que el proceder de muchos funcionarios, conforme al derecho, es un severo incumplimiento de la ley y una innegable traición a la patria, al no realizar ningún acto serio, cierto y eficaz, que venga a combatir el terrorismo que el Presidente se niega reconocer, junto con los 628 Legisladores que integran el Congreso de la Unión y que le solapan, aplauden y consienten, al no fincarle ninguna responsabilidad ni al Presidente ni a su cuerpo de seguridad, que solamente se la viven justificando y culpando a otros de su ineficiencia de la forma más estulta posible.

Si estas administraciones Federal o Estatal, han hecho algo positivo, desde luego que no es ningún mérito, ni hay porque reconocérselos, pues para eso se alquilaron, que frente a la realidad de la pérdidas de vidas, todos los días, a todas horas, por todas partes, si algo han hecho bien, que bueno, pero que quede claro que no han podido someter al crimen y que tienen que recurrir por responsabilidad moral y legal a lo que sea necesario, para restablecer el orden y la paz social, cueste lo que cueste, que la soberanía tan llevada y traída, solo la tienen en su lenguaje, pero en la realidad solo un ciego no la ve y menos la acepta un necio, que para hacerlo es requisito ser un ignorante, deshonesto, traidor, prepotente, arrogante, como el clásico dictador o el que pretende serlo o por lo menos cree que lo es y los agachados Diputados, Senadores y la sociedad que todavía aun acepta que alguien de esta calaña se pueda mantener en el poder.

Y con mucha pena reconocer la traición y lo agachón aunada la cobardía de que gozan, que eso pareciera, los Colegios y Organizaciones Estatales y Nacionales del Foro de Abogados, que guardan silencio y con lo que otorgan la aceptación de gobernantes que no respetan el Estado de Derecho, invaden las instituciones de justicia y desintegran los órganos de la procuración por tenerlos en la miseria material y humana.

* Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

locb15@hotmail.com

domingo 01 de diciembre de 2019

Gracias a los súper machos

domingo 24 de noviembre de 2019

¿Por ignorancia, castración o corrupción?

lunes 18 de noviembre de 2019

Prudencia, inteligencia o cobardía

domingo 10 de noviembre de 2019

¿Por qué lo malo sí y lo bueno no?

domingo 27 de octubre de 2019

¿Por qué no jalar parejo?

domingo 20 de octubre de 2019

Lealtad, traición o complicidad

domingo 06 de octubre de 2019

La vileza en su máxima expresión

domingo 29 de septiembre de 2019

¿Será un cáncer terminal?

domingo 22 de septiembre de 2019

Sin asombro ni agallas

Cargar Más